Papa Francisco:

Cercanía, oración y aliento a los damnificados por las lluvias en Argentina.

Al recibir «con dolor la noticia de los graves daños» causados por las lluvias torrenciales, en varias regiones argentinas, el Papa Francisco envió una carta al Presidente de la Conferencia Episcopal Argentina.
Pidiendo a Mons. Arancedo, Arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz, que transmita su cercanía espiritual a los numerosos damnificados, el Santo Padre desea acompañar asimismo con su oración y aliento el «testimonio de fraterna solidaridad» que, «en estos momentos de necesidad», están impulsando los obispos, los religiosos y los fieles de tantas parroquias.
Con el anhelo de que se promueva la colaboración, con espíritu de unidad, con las autoridades, instituciones y voluntarios para socorrer a los miles de afectados, y encomendando a todos a la intercesión de nuestra Madre la Virgen, el Papa Francisco imparte de corazón la bendición apostólica
(CdM – RV)
Texto completo de la carta del Papa Francisco
Mons. José María Arancedo
Arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz
Presidente de la Conferencia Episcopal Argentina
He recibido con dolor la noticia de los graves daños que las lluvias torrenciales de los últimos días han provocado en numerosas provincias del país. Te pido, querido hermano, que hagas llegar mi cercanía espiritual a todas esas miles de personas que han tenido que ser evacuadas, muchas de ellas viendo cómo se perdía en un momento todo lo que tenían: hogar, bienes, recuerdos familiares ... , fruto de tantos años de sacrificio y trabajo.
Deseo también acompañar con mi oración y mi palabra de aliento a los hermanos obispos, sacerdotes y fieles de tantas parroquias que, en estos momentos de necesidad, se desviven por estar cerca de su pueblo; así como a las autoridades, instituciones y voluntarios, para que colaborando entre sí con espíritu de unidad lleven a todos los afectados un testimonio de fraterna solidaridad.
Los encomiendo a todos a la intercesión de nuestra Madre la Virgen, para que ella los cuide y proteja siempre, y les imparto de corazón la bendición apostólica.
Francisco

El Papa a delegación musulmana:

El trabajo más importante es escucharnos.

Esta mañana, antes de la audiencia general, el Papa recibió en el Aula Pablo VI a una delegación de Líderes Musulmanes de Gran Bretaña acompañados por el arzobispo de Westminster, el cardenal Vincent Nichols y por el cardenal Jean-Louis Tauran, Presidente del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso, presentes en Roma en ocasión de un encuentro que afronta tres desafíos: integración, educación y violencia.
Después de darles con alegría la bienvenida, les dijo:
“Me gusta pensar que el trabajo más importante que nosotros debemos hacer hoy entre nosotros, en la humanidad, es el trabajo “de la oreja”: escucharnos. Escucharnos, sin apuro de dar la respuesta. Acoger la palabra del hermano, de la hermana y pensar después a dar la respuesta. La capacidad de escucha, esto es tan importante. Es interesante: cuando las personas tienen esta capacidad de escucha, hablan con un tono bajo, tranquilo. En cambio, cuando no la tienen, hablan fuerte y gritan incluso.
Entre hermanos, todos nosotros debemos hablar, escucharnos y hablar despacio, tranquilos, buscar juntos el camino. Y cuando se escucha y se habla, ya se está en el camino.
Les agradezco por este camino que están haciendo y pido a Dios Omnipotente y misericordioso que los bendiga. Y les pido que recen por mí. Muchas gracias”.
(MCM-RV)

Homilía del Papa


Pensar en la fidelidad de Dios




Dios siempre es fiel a su alianza: fue fiel con Abraham y a la salvación prometida en Su Hijo Jesús. Lo afirmó el Santo Padre en su homilía de la Misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta. Francisco exhortó a detenernos hoy, durante unos diez minutos, para pensar en nuestra propia historia y descubrir la belleza del amor de Dios, incluso en medio de las cosas feas, que todos conocemos en la vida.
El Pontífice desarrolló su meditación entorno a la figura Abraham, presentada por la liturgia del día. En efecto, en la Primera Lectura se narra acerca de la alianza que Dios hizo con él, a quien Jesús llama “padre”. También aludió a los fariseos, a quienes se refiere el Evangelio. De Abraham el Papa Bergoglio dijo que confía en Dios y obedece cuando es llamado a irse a otra tierra que habría recibido en herencia.
Abraham, hombre de fe, experimenta que Dios no lo había engañado
Hombre de fe y de esperanza, cree cuando se le dice que habría tenido un hijo, “a la edad de más de100 años”, con “la mujer estéril”. “Si alguien tratara de hacer una descripción de la vida de Abraham, podría decir: ‘Éste es un soñador’” – dijo el Papa – y añadió que algo de soñador tenía, pero de “aquel sueño de la esperanza”, no era un loco, y explicó:
“Puesto a la prueba, después de haber tenido el hijo, hijo muchacho, adolescente, se le pide que lo ofrezca en sacrificio: obedeció y fue contra toda esperanza. Y éste es nuestro padre Abraham, que va adelante, adelante, adelante y cuando Jesús dice que Abraham vio su día, vio a Jesús, estuvo lleno de alegría. Sí: vio en promesa eso y esa alegría de ver la plenitud de la promesa de la alianza, la alegría de ver que Dios no lo había engañado, que Dios – como hemos rezado en el Cántico litúrgico – es siempre fiel a su alianza”.
El mismo Salmo responsorial invita a recordar las maravillas, Sus prodigios. Esto para nosotros, estirpe de Abraham, es como cuando pensamos en nuestro padre que se ha ido, y recordamos “las cosas buenas de papá” y pensamos: “Pero ¡es grande papá!”.
La promesa de Dios es hacer a Abraham padre de una multitud de naciones y él obedece
El pacto, por parte de Abraham, consiste en haber “obedecido siempre”, dijo Francisco. La promesa de Dios es convertirlo en “padre de una multitud de naciones”. “Ya no te llamarás Abram, sino Abraham” le dice el Señor. Y Abraham creyó. Después, en otro diálogo, siempre en el libro del Génesis, Dios le dice que su descendencia será numerosa como las estrellas del cielo y la arena que está en la orilla del mar. Y hoy nosotros “podemos decir”: “Yo soy una de aquellas estrellas. Yo soy un granito de arena”.

Mirar la Historia: somos un pueblo



Por lo tanto, entre Abraham y nosotros, está la otra Historia – dijo el Papa – la historia del Padre de los Cielos y de Jesús que por esto dice a los fariseos que Abraham exultó en la esperanza de ver “mi día”. “Lo vio y estuvo pleno de alegría”. Éste es el gran mensaje y la Iglesia hoy invita precisamente a detenerse y a mirar “nuestras raíces”, “a nuestro padre” que “nos ha hecho pueblo, cielo pleno de estrellas, playas llenas de granitos de arena”:
“Mirar la Historia: yo no estoy solo, soy un pueblo. Vamos juntos. La Iglesia es un pueblo. Pero un pueblo soñado por Dios, un pueblo que ha dado un padre a la Tierra que obedeció, y tenemos un hermano que ha dado su vida por nosotros, para hacernos pueblo. Y así podemos mirar al Padre, agradecer; mirar a Jesús, agradecer; y mirar a Abraham y a nosotros, que somos parte del camino”.
Dios es fiel: detenerse para descubrir, también en medio de las cosas feas de la vida, la belleza del amor de Dios
Por último el Papa Francisco invitó a hacer “un día de memoria”, poniendo de manifiesto que “en esta gran Historia, en el marco de Dios y de Jesús, está la pequeña historia de cada uno de nosotros”:
“Los invito a dedicar hoy cinco minutos, diez minutos, sentados, sin radio, sin tv; sentados y pensar en la propia historia: las bendiciones y los problemas, todo. Las gracias y los pecados: todo. Y ver allí la fidelidad de aquel Dios que permaneció fiel a su alianza, ha permanecido fiel a la promesa que había hecho a Abraham, ha permanecido fiel a la salvación que había prometido en Su Hijo Jesús. Estoy seguro de que en medio de las cosas, tal vez feas – porque todos las tenemos, tantas cosas feas en la vida – si hoy hacemos esto, descubriremos la belleza del amor de Dios, la belleza de Su Misericordia, la belleza de la esperanza. Y estoy seguro de que todos nosotros estaremos llenos de alegría”.

(María Fernanda Bernasconi - RV).

“Vía Crucis por las mujeres crucificadas”

Aliento del Papa a los que luchan 
contra la trata.
No es nuevo para los Argentinos que el Santo Padre hable en contra de la Trata de personas, es casi un hecho histórico que como Cardenal Argentino la combatió y denunció. Ahora en su pontificado continúa aquella línea de lucha, la cual la lleva a todo el mundo. El Papa Francisco exhorto a proseguir la obra en favor de las jóvenes salvadas de la prostitución, invito a los romanos a participar en el Vía Crucis por las mujeres crucificadas. Que tuvo lugar el viernes, 7 de abril en la Garbatella”.


“Saludo a la Comunidad Papa Juan XXIII y, al tiempo que exhorto a proseguir la obra en favor de las jóvenes salvadas de la prostitución, invito a los romanos a participar en el Vía Crucis por las mujeres crucificadas. Que tuvo lugar el viernes, 7 de abril en la Garbatella”. Con estas palabras el Papa Francisco alentó e invitó en su catequesis del primer miércoles de abril, a participar en el Vía Crucis por las mujeres crucificadas, que este año realiza su tercera edición.
El Evento, promovido por la Comunidad Papa Juan XXIII, busca sensibilizar a la sociedad actual sobre el drama de las mujeres víctimas de la trata y la esclavitud de la prostitución. En Italia, son más de cien mil las mujeres extranjeras entre 15 y 25 años, obligadas a prostituirse. A ellas, está dedicado el Vía Crucis de solidaridad y oración, que se llevará acabo la tarde de este viernes, 7 de abril, en el barrio romano de la Garbatella. Este momento de oración y reflexión estará encabezado por Mons. Angelo Becciu, Sustituto de la Secretaria de Estado Vaticano y otras personalidades, quienes llevaran en sus hombros una gran cruz, con ella, “quieren abrazar simbólicamente a todas las víctimas de este horrible mercado, señalan los organizadores, para darles solidaridad y elevar una oración de súplica a nuestro Señor en favor de las jóvenes que piden ser liberadas de este flagelo”.
(Renato Martinez – Radio Vaticano)

El Papa Francisco y la cuaresma

Quinta predicación de Cuaresma
 “Se ha manifestado la justicia de Dios”. El V centenario de la Reforma protestante, una ocasión de gracia y de reconciliación para toda la Iglesia”. Es el tema que abordó, el primer viernes de abril, el Padre Raniero Cantalamessa, Predicador de la Casa Pontificia, y miembro de la Renovación Carismática Católica frente al Santo Padre.





En efecto, a las 9.00, en la Capilla Redemptoris Mater del Palacio Apostólico del Vaticano, el Santo Padre Francisco asistió, junto a los demás miembros de la familia pontificia, a la quinta Predicación de Cuaresma, durante la cual el Predicador abordó cuatro puntos, a saber: “Los orígenes de la Reforma protestante”; “La doctrina de la justificación por la fe, después de Lutero”; “La justificación por la fe: ¿doctrina de Pablo o de Jesús?” y “Cómo predicar hoy la justificación por la fe”.

Los orígenes de la Reforma protestante

En el primer punto, el Padre Cantalamessa trató de arrojar luz sobre la historia y sobre el estado actual del debate que representa la forma más útil para hacer del aniversario del V Centenario de la Reforma protestante, una ocasión de gracia y de reconciliación para toda la Iglesia. Y para lo cual, invitó a releer el pasaje de la Carta a los Romanos que dice que “independientemente de la ley, la justicia de Dios se ha manifestado, atestiguada por la ley y los profetas, justicia de Dios por la fe en Jesucristo, para todos los que creen”.

La doctrina de la justificación por la fe, después de Lutero

En el segundo punto de sus reflexiones, el Predicador de la Casa Pontificia afirmó que después de Lutero la doctrina de la justificación gratuita por la fe, en los que hicieron de ello una razón de vida, tuvo como consecuencia una indudable mejora en la calidad de vida cristiana, gracias a la circulación de la palabra de Dios en lengua vulgar, así como a los numerosos himnos y cantos inspirados, a los textos escritos especialmente y hechos accesibles al pueblo, gracias a la entonces reciente invención y difusión de la imprenta. Si bien, desde un punto de vista exterior, la tesis de la justificación por la sola fe se convirtió en la línea divisoria entre el catolicismo y el protestantismo.

Contraposición que se extendió hasta convertirse también en una contraposición entre cristianismo y judaísmo, con los católicos que representaban, según algunos, la continuación del legalismo y ritualismo judío, y el protestantismo que representaba la novedad cristiana.

Pero tal como recordó el Padre Cantalamessa, a partir de los años 70 del siglo pasado, se produjo un vuelco radical en el ámbito de los estudios bíblicos. Se trata – dijo – de la llamada “nueva perspectiva sobre Jesús de Nazaret”, también conocida como “tercera vía de investigación sobre el Jesús histórico”. A la vez que recordó que esta nueva perspectiva, consiste en reconocer en el judaísmo la verdadera matriz dentro de la cual se ha formado el cristianismo, destruyendo el mito de la irreductible alteridad del cristianismo con respecto al judaísmo. Y añadió que el criterio con el que se juzga la mayor o menor probabilidad de que un dicho y un hecho de la vida de Jesús sea auténtico es su compatibilidad con el judaísmo de su tiempo y no su incompatibilidad como se pensaba en un tiempo.

La justificación por la fe: ¿doctrina de Pablo o de Jesús?


Según la opinión del Predicador – tal como lo expresó en su tercer punto – la dificultad nace a partir del hecho de que la exégesis de Pablo se comporta, a veces, como si el problema comenzara con él y como si Jesús no hubiera dicho nada al respecto. Pero recordó que la doctrina de la justificación gratuita por la fe no es una invención del Apóstol, sino el mensaje central del Evangelio de Cristo. “Si no fuera así – dijo – tendrían razón los que dicen que Pablo, y no Jesús, es el verdadero fundador del cristianismo”.

Cómo predicar hoy la justificación por la fe

En la parte final de sus reflexiones, el Predicador de la Casa Pontificia se preguntó cuál podría ser la conclusión de esta rápida mirada de los cinco siglos transcurridos desde el comienzo de la Reforma protestante. A lo que respondió que, ante todo, es vital que el centenario de la Reforma no se desaproveche, permaneciendo prisioneros del pasado, intentando establecer errores y razones, quizá con un tono más pacífico que el pasado.

El Padre Raniero Cantalamessa, concluyó este ciclo de predicaciones dirigiendo al Papa y a los demás presentes sus mejores deseos por una ¡feliz y Santa Pascua!

(María Fernanda Bernasconi - RV).

Papa Francisco:

Cuatro Años de Pontificado al servicio de Dios y de la Iglesia


El 13 de marzo de 2013, pasará a la historia como el día en el que el cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio fue elegido Papa de la Iglesia Católica, adoptando el nombre de Francisco y siendo el primer Pontífice latinoamericano. Han pasado ya cuatro años desde aquel día en el que el mundo conoció la voz  del Santo Padre. 
A lo largo de esta jornada las Redes Sociales de Radio Vaticana se han llenado de mensajes de cariño y felicitaciones dirigidas al Papa desde varias partes del mundo. Nuestros seguidores destacan la importancia de la «Cultura del Encuentro» y del diálogo fraterno que propone constantemente el Obispo de Roma, como modelo de comunicación que permita a las sociedades «construir puentes entre ellas y nunca muros».



“Jesús viene siempre a nuestro encuentro y nos habla al corazón”.

El Papa visita una parroquia romana

“El rostro transfigurado de Jesús nos anime a seguir adelante en el camino de la vida y en el camino de vida cristiana, nos anime a pedir perdón por nuestros pecados y a no pecar tanto, pero sobre todo, nos anime a tener confianza en el Señor”, con estas palabras el Papa Francisco alentó a los fieles de la parroquia de Santa María Magdalena de Canossa, en el barrio Octavia de Roma, dónde este domingo, 12 de marzo, encontró a toda la comunidad parroquial, dialogó con los niños y jóvenes, rezó junto a los enfermos y ancianos, y presidió la celebración Eucarística.
Entre cantos y aclamaciones, y en medio de la alegría de los niños y jóvenes, el Obispo de Roma fue recibido en el Campo deportivo de la parroquia. Enseguida las preguntas de los jóvenes al Sucesor de Pedro sobre la persona de Jesús, si prefiere ser Papa o párroco, sobre los chismes y las malas palabras, sobre los momentos más bellos que ha pasado, sobre el uso de la tecnología para comunicar y el riesgo de caer en un diálogo virtual y líquido, sin diálogo y escucha concreta; finalmente, el agradecimiento a los catequistas por su trabajo y por el rol que desempeñan dentro de la vida parroquial; preguntas y respuestas que marcaron el primer momento de la visita.
Saludo a los padres de los niños bautizados en el último año
Luego, el Papa Francisco se trasladó al teatro de la parroquia para saludar a los padres de los niños que se bautizaron durante el último año. “Les gradezco mucho por estar aquí – afirmó el Pontífice – es cansado estar de pie, con los niños. ¡Muchas gracias! Les pido que oren por mí, lo necesito, y yo oraré por ustedes, para que estos niños crezcan bien y sean personas de bien. Gracias por dar la vida: ¡esto es grande! ¡Nos asemeja tanto a Dios, dar la vida, es esto lo que Él nos da!”.
Encuentro con los ancianos y enfermos
Enseguida, el conmovedor encuentro con los ancianos y enfermos de la parroquia, a quienes abraza y anima a llevar su enfermedad y a donarla como una semilla de vida para los demás. “Les agradezco por estar aquí. Les prometo de rezar por ustedes. Y quiero también decirles simplemente que la enfermedad es una cruz – ustedes lo saben – pero la cruz es una semilla de vida, y llevándola bien se puede dar mucha vida a tanta gente que nosotros no conocemos; y luego, en el Cielo, lo sabremos. Les agradezco por llevar su enfermedad así. Estoy cerca de ustedes y les pido también de orar por mí, que el Señor me de vida espiritual, que me haga bueno, que  haga de mí un buen sacerdote para el servicio de los demás. Me encomiendo a sus oraciones”.
Homilía: “Jesús se ha hecho pecado por nosotros”
Después de saludar a los colaboradores de la pastoral y haber confesado a algunos fieles, el Papa Francisco presidió la Santa Misa. Comentando el Evangelio que la liturgia presenta este II Domingo de Cuaresma, el Santo Padre señaló que, en dos momentos se hace referencia a la belleza de Jesús, de Jesús-Dios, de Jesús resplandeciente, de Jesús lleno de alegría y de vida. “Primero, en la visión: ‘Y se transfiguró’. Se transfigura delante de ellos, de los discípulos: y su rostro brilló como el sol y sus vestiduras se hicieron cándidas como la luz. Y Jesús se transforma, se transfigura. La segunda vez, mientras bajaban de la montaña, Jesús les ordenó de no hablar de esta visión antes que Él no haya resucitado de la muerte, es decir, en la resurrección Jesús tendrá – había tenido, todavía no había resucitado – el mismo rostro resplandeciente, brillante, ¡será así! Pero, ¿Qué cosa quería decir? Que entre esta transfiguración, muy bella, y aquella de la resurrección, existirá otro rostro de Jesús: existirá un rostro no tan bello; existirá un rostro feo, desfigurado, torturado, despreciado, ensangrentado por la corona de espinas”.
Debemos mirar la cruz, precisó el Papa, ahí está Jesús-Dios, el “Hijo amado”, el Hijo de Dios, Dios mismo, en el cual el Padre se complace. “Él se ha anonadado para salvarnos. Y podemos usar una palabra muy fuerte, muy fuerte, tal vez una de las palabras más fuertes del Nuevo Testamento, una palabra que usa San Pablo: se ha hecho pecado. El pecado es la cosa más fea; el pecado es la ofensa a Dios, una bofetada a Dios, es decir a Dios: Tú no me importas, yo prefiero esto. Y Jesús se ha hecho pecado, se ha anonadado, se ha abajado hasta ahí. Y para preparar a los discípulos a no escandalizarse de verlo así, en la cruz, ha hecho esta transfiguración”.
Nosotros, precisó el Pontífice, estamos acostumbrados a hablar del pecado cuando nos confesamos; pero también, nosotros estamos acostumbrados a hablar de los pecados de los demás. Es una cosa fea, dijo el Papa, en cambio, deberíamos mirar nuestros pecados y ver a Jesús, que se ha hecho pecado por nosotros. “Este es el camino hacia la Pascua, hacia la Resurrección: con la seguridad de esta transfiguración ir adelante; ver este rostro resplandeciente, muy bello que será el mismo en la Resurrección y el mismo que encontraremos en el Cielo, y también ver este otro rostro, que se ha hecho pecado, ha pagado así, por todos nosotros”.
Pensemos en esto, alentó el Papa Francisco, en este amor, y pensemos también en la belleza del rostro transfigurado de Jesús que encontraremos en el Cielo. “Y que esta contemplación de los dos rostros de Jesús – aquel transfigurado y aquel hecho pecado, hecho maldición – nos anime a seguir adelante en el camino de la vida, en el camino de la vida cristiana. Nos anime a pedir perdón por nuestros pecados y a no pecar tanto. Nos anime sobre todo a tener confianza, porque si Él se ha hecho pecado es porque ha tomado nuestros pecados. Y Él está dispuesto siempre a perdonarnos. Sólo debemos pedirlo”.
Saludos al final de la visita
“Muchas gracias por su calurosa acogida. Veo que son una comunidad vivaz, que se mueve, y esto me da gusto, agregó el Papa. Vayan adelante con alegría, siempre, sin desanimarse. Les pido de orar por mí: lo necesito, dijo, porque debo hacer bien el trabajo, no más o menos; y para hacerlo bien, es necesario sus oraciones”.

Ángelus del Papa:

El Señor nos indica hacia dónde lleva la cruz.
Al rezar el Ángelus del II Domingo de Cuaresma con los numerosos fieles y peregrinos que se dieron cita en la Plaza de San Pedro, el Papa Francisco se refirió a la Transfiguración de Jesús que presenta en esta ocasión el Evangelio. Y dijo que la “luminosidad” que caracteriza este evento extraordinario, simboliza su finalidad, a saber: “iluminar las mentes y los corazones de los discípulos, a fin de que puedan comprender claramente quién es su Maestro”.
Además, el Obispo de Roma afirmó que el Señor sabiendo que sería condenado a muerte, deseaba preparar a sus Apóstoles ante el escándalo tan grande para su fe que representaba la crucifixión, así como preanunciar su resurrección, manifestándose como el Mesías, el Hijo de Dios.
Y si bien esta revelación de Dios se produce de un modo diferente a las expectativas humanas, en el sentido de que Jesús se presenta como un siervo humilde y desarmado; un hombre pobre que no tiene donde posar la cabeza; el Papa Bergoglio recordó que, precisamente mediante este signo desconcertante de la cruz, Jesús llegará a su gloriosa resurrección.
También destacó que con su transfiguración, el Señor quiso mostrar su gloria, no para evitar a los Apóstoles que pasaran también ellos a través de la cruz, sino para indicar hacia dónde lleva la cruz. Porque como dijo el Obispo de Roma, “el que muere con Cristo, con Cristo resucitará. El que lucha junto a Él, con Él triunfará”. Y éste – añadió el Papa – es el mensaje de esperanza que contiene la cruz del Señor, con la que nos exhorta a la fortaleza en nuestra existencia.
Además, Francisco  recordó que “la Cruz cristiana no es un adorno de la casa ni un ornamento que ponerse, sino una llamada al amor con la que Jesús se ha sacrificado para salvar a la humanidad del mal y del pecado”. De ahí que el Santo Padre haya invitado a contemplar en el tiempo de Cuaresma la imagen del crucificado que es símbolo de la fe cristiana y pidió que la Cruz marque las etapas del itinerario cuaresmal para comprender cada vez más la gravedad del pecado y el valor del sacrificio con el cual el Redentor nos ha salvado.
Por último, el Papa exhortó a pedir a la Virgen Santa, que supo contemplar la gloria de Jesús escondida en su humanidad, que nos ayude a estar con Él en la oración silenciosa, y a dejarnos iluminar por su presencia.
Queridos hermanos y hermanas. ¡buenos días!
El Evangelio de este segundo domingo de Cuaresma nos presenta el relato de la Transfiguración de Jesús (Cfr. Mt 17, 1-9). Llevados aparte a tres de los Apóstoles, Pedro, Santiago y Juan, Él subió con ellos a un monte elevado, y allí se produjo este fenómeno peculiar: el rostro de Jesús “resplandeció como el sol y sus vestiduras se volvieron blancas como la luz” (v. 2). De este modo el Señor hizo resplandecer en su misma persona aquella gloria divina que se podía entender con la fe en su predicación y en sus gestos milagrosos. Y a la transfiguración se acompaña, en el monte, la aparición de Moisés y Elías, “que hablaban con Él” (v. 3).
La “luminosidad” que caracteriza este evento extraordinario simboliza su finalidad: iluminar las mentes y los corazones de los discípulos, a fin de que puedan comprender claramente quién es su Maestro. Es un destello de luz que se abre improvisamente sobre el misterio de Jesús e ilumina toda su persona y toda su vicisitud.
Ya decididamente encaminado hacia Jerusalén, donde deberá padecer la condena a muerte por crucifixión, Jesús quiere preparar a los suyos a este escándalo – el escándalo de la cruz –  a este escándalo demasiado fuerte para su fe y, al mismo tiempo, preanunciar su resurrección, manifestándose como el Mesías, el Hijo de Dios.
Y Jesús los prepara para aquel momento triste y de tanto dolor. En efecto, Jesús se estaba demostrando un Mesías diverso con respecto a las expectativas, a lo que ellos se imaginaban sobre el Mesías, a cómo debería ser el Mesías, un Mesías diferente con respecto a las expectativas: no un rey poderoso y glorioso, sino un siervo humilde y desarmado; no un señor de gran riqueza, signo de bendición, sino un hombre pobre que no tiene donde posar la cabeza; no un patriarca con descendencia numerosa, sino un célibe sin casa y sin nido. Es verdaderamente una revelación de Dios invertida y el signo más desconcertante de este escandaloso cambio es la cruz. Pero precisamente a través de la cruz Jesús llegará a la gloriosa resurrección, que será definitiva, no como esta transfiguración que duró un momento, un instante.
Jesús transfigurado en el monte Tabor ha querido mostrar a sus discípulos su gloria, no para evitarles que pasen a través de la cruz, sino para indicar hacia dónde lleva la cruz. El que muere con Cristo, con Cristo resucitará. Y la cruz es la puerta de la resurrección. El que lucha junto a Él, con Él triunfará. Éste es el mensaje de esperanza que contiene la cruz de Jesús, exhortando a la fortaleza en nuestra existencia. La Cruz cristiana no es un adorno de la casa o un ornamento que ponerse, sino que la cruz cristiana es  una llamada al amor con la que Jesús se ha sacrificado para salvar a la humanidad del mal y del pecado.
En este tiempo de Cuaresma, contemplamos con devoción la imagen del crucificado, Jesús en la cruz: es el símbolo de la fe cristiana, es el emblema de Jesús, muerto y resucitado por nosotros. Hagamos de modo que la Cruz marque las etapas de nuestro itinerario cuaresmal para comprender cada vez más la gravedad del pecado y el valor del sacrificio con el cual el Redentor nos ha salvado, a todos nosotros.
La Virgen Santa ha sabido contemplar la gloria de Jesús escondida en su humanidad. Que Ella nos ayude a estar con Él en la oración silenciosa, y a dejarnos iluminar por su presencia, para llevar en el corazón, a través de las noches más oscuras, un reflejo de su gloria.

Dolor y cercanía del Papa

Por el incendio de la casa Refugio Virgen de la Asunción.
Tras rezar la oración mariana del Ángelus, el domingo 12 de marzo, segundo domingo de Cuaresma, el Santo Padre Francisco expresó su dolor y cercanía con el pueblo de Guatemala tras el incendio desencadenado en la casa hogar Refugio Virgen de la Asunción, el miércoles 8 de marzo, que se cobró la vida de decenas de personas, la mayoría menores de edad que vivían en estas instalaciones y dejó numerosos heridos graves.
Ante este trágico incidente el Obispo de Roma aseguró sus oraciones y pidió asimismo rezar por todas las chicas y chicos víctimas de violencia, maltrato, explotación y de guerras. «Esta es una plaga», dijo el Pontífice, «esto es un grito escondido que debe ser escuchado por todos nosotros y que no podemos continuar fingiendo que no vemos y no escuchamos».
A continuación, el Sucesor de Pedro saludó a las familias, grupos parroquiales y peregrinos procedentes de varias zonas de Italia y de otras partes del mundo, reunidos en la Plaza de San Pedro para escuchar la habitual reflexión del Evangelio dominical y recibir la Bendición Apostólica. En esta jornada soleada, Francisco dirigió unas palabras especiales a los peregrinos llegados de Alemania y el Líbano, así como a un grupo de maratonistas de Portugal.
En esta ocasión, la Plaza de San Pedró contó también con la presencia de varios grupos de jóvenes, a quienes el Papa saludó con particular alegría: los chicos del municipio italiano de Lodi que se preparan para la Profesión de Fe, los estudiantes de Dalmine y Busto Arsizio, y el coro juvenil “Gota tras gota” dela localidad de Bérgamo. 
Queridos hermanos y hermanas,
Expreso mi cercanía al pueblo de Guatemala que vive el luto por el grave y triste incendio desencadenado en el interior de la casa Refugio Virgen de la Asunción, causando víctimas y heridas en las chicas que vivían allí. Que el Señor reciba sus almas, cure a los heridos, consuele a sus familias doloridas y a toda la nación. También rezo, y les pido que recen conmigo, por todas las chicas y chicos víctimas de violencia, maltrato, explotación y de las guerras. Esta es una plaga, esto es un grito escondido que debe ser escuchado por todos nosotros y que no podemos continuar fingiendo que no vemos y no escuchamos.
Dirijo un cordial saludo a todos ustedes aquí presentes, fieles de Roma y de tantas partes del mundo. Saludo a los peregrinos de Friburgo y Mannheim, en Alemania, así como a los del Líbano y a los maratonistas de Portugal.
Saludo a los grupos parroquiales provenientes de Gioiosa Ionica y Pachino, y a los chicos de Lodi que se preparan para la Profesión de Fe, los estudiantes de Dalmine y Busto Arsizio. Es verdad eso que ustedes dicen: no a la Cultura del Descarte, ¡bien!... y el coro juvenil “Gota tras gota” de Bérgamo.
Les deseo a todos un buen domingo. Por favor  no se olviden de rezar por mí. ¡Buen almuerzo! y ¡Hasta la vista!

Diálogo y escucha para construir un mundo mejor.

Aliento del Papa a voluntarios del Teléfono Amigo de Italia
Con el diálogo y la escucha en la familia, en el trabajo y en la política aprendemos que el otro es un don de Dios, que nos interpela en los más necesitados y nos impulsa a derribar muros y crear puentes.



Al recibir a los miembros de la organización de voluntariado telefónico al servicio de la escucha y del diálogo – Teléfono Amigo - que en Italia cumple 50 años, el Papa Francisco reiteró la importancia de acompañar a las personas que se sienten solas ante las dificultades y la indiferencia en nuestro mundo de hoy:


«Se trata de un servicio importante, en especial en el actual contexto social, marcado por múltiples malestares, originados a menudo en el aislamiento y la falta de diálogo. Las grandes ciudades superpobladas son emblema de un género de vida poco humano al que los individuos se están acostumbrando: indiferencia difusa, comunicación cada vez más virtual y menos personal, carencia de valores firmes sobre los cuales fundar la existencia, cultura del tener y aparentar. En este contexto, es indispensable favorecer el diálogo y la escucha».

El Obispo de Roma hizo hincapié en la necesidad de impulsar el diálogo expresión de la caridad al servicio del bien común:

«A través del diálogo podemos aprender a ver que el otro no es una amenaza, sino un don de Dios, que nos interpela y pide ser reconocido. Dialogar ayuda a las personas a humanizar las relaciones y a superar las incomprensiones.

¡Si hubiera más diálogo - diálogo verdadero - en las familias, en los ambientes de trabajo, en la política, se solucionarían más fácilmente muchas cuestiones!

Si no hay diálogo aumentan los problemas, los malentendidos, las divisiones».

El diálogo requiere capacidad de escucha, señaló también el Papa, destacando que el que sabe escuchar, escucha a Dios y a los hermanos necesitados, crea puentes de comunicación:

«La actitud de la escucha, de la que Dios es modelo, nos impulsa a derribar los muros de las incomprensiones, a crear puentes de comunicación, superando el aislamiento y la cerrazón en nuestro mundo pequeño».

Con su aprecio por el voluntariado del diálogo y la escucha, ésta fue la exhortación del Santo Padre para construir un mundo mejor:

«Queridos amigos, a través del diálogo y de la escucha podemos ayudar a construir un mundo mejor, haciendo que sea lugar de acogida y respeto, contrarrestando así las divisiones y los conflictos. Los aliento a proseguir con entusiasmo renovado su valioso servicio a la sociedad, para que nadie quede aislado, para que no se quiebren los lazos del diálogo y para que nunca falte la escucha, que es la manifestación más simple de la caridad hacia los hermanos.

Al tiempo que cuento con sus oraciones, los encomiendo a la protección de la Virgen María, Mujer del silencio y de la escucha, y los bendigo de corazón a ustedes, a sus colaboradores y a todos los que ‘encuentran’ telefónicamente en su trabajo de cada día».

Viajes del Papa Francisco


Visitará Colombia del 6 al 11 de septiembre de 2017.

“Acogiendo la invitación del Presidente de la República y de los Obispos colombianos, Su Santidad el Papa Francisco efectuará un Viaje Apostólico a Colombia, del 6 al 11 de septiembre de 2017, visitando las ciudades de Bogotá, Villavicencio, Medellín y Cartagena”, lo dio a conocer en un comunicado la Oficina de Prensa de la Santa Sede. El programa del viaje será publicado próximamente.

Contemporáneamente, al anuncio de la Visita Apostólica del Papa Francisco a Colombia, se ha realizado en Bogotá una rueda de prensa para la presentación del Viaje pontificio, en la que participaron el Nuncio Apostólico en ese país, Mons. Ettore Balestero, el Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, el Presidente de la Conferencia Episcopal Colombiana, Mons. Luis Augusto Castro Quiroga y el Arzobispo de Bogotá, el Cardenal Rubén Salazar. Durante la rueda de prensa fue presentado el logo y el lema que acompañarán la Visita del Pontífice: “Demos el primer paso”. En el comunicado, se subraya que esta Visita es una invitación a todos los colombianos a dar el primer paso para construir la paz con la ayuda del Papa Francisco “misionero de reconciliación”.


“Demos el primer paso”. Visita Apostólica del Papa Francisco a Colombia 2017.

Racional del concepto

Colombia ha vivido el conflicto armado más largo de América Latina. Los más de 50 años de violencia, han dejado una herida muy profunda en el corazón de una sociedad que anhela reconstruirse sanando las heridas que la volvieron ajena al dolor, indiferente ante la violencia y distante ante las lágrimas. Los colombianos aprendimos a convivir con la violencia. Durante mucho tiempo la aceptamos y la justificamos. El dolor se hizo parte de nuestra historia y permitió que esta permeara el corazón de millones de ciudadanos. Esta, es una historia de violencia que deja una lesión profunda y que hizo que muchos perdiéramos los lazos que nos unían como Colombianos. Nos separarnos como nación, nos dedicamos a sentarnos en diferentes orillas, nos olvidamos del dialogo y la escucha al prójimo. Nos vestimos de colores, rótulos y marcas que nos hicieron enemigos y sembraron en lo más profundo de nuestro ser el sentimiento de desesperanza alimentado por huellas de dolor y odio. Sentimientos, que nos llevaron a irrespetar la dignidad humana, el valor de la vida y la confianza como Colombianos. Esta guerra nos robó la posibilidad de soñar con un país diferente, un país en Paz.

Sin embargo, nos dimos cuenta que 50 años de guerra no fueron nuestro mayor problema ni lo único que nos define. El problema si fueron los 50 años de razones que borraron de nuestros corazones los valores de la Paz y unión. Optamos en nuestra vida cotidiana por la violencia como una forma de vida; una forma de relacionarnos con nuestras familias, nuestros amigos, nuestros vecinos y nosotros mismos. Le dejamos la tarea de construir un país en Paz a otros y no entendimos que la construcción de la Paz siempre estuvo en nuestras manos. La Paz se construye en los micro espacios, en las mesas a la hora de compartir un alimento, en las esquinas de los barrios, en la manera como dialogamos con nuestro prójimo, como cuidamos de nuestros hijos y como respetamos a nuestros padres. Hoy como lo señala el Santo Padre, “perdimos el encanto de soñar juntos, de caminar juntos, hoy debemos encontrarnos y atrevernos a soñar. Sin importar cuales hayan sido las caídas nunca debemos perder el encanto de soñar con un camino diferente.”

Es por esto, que la visita del Papa Francisco a Colombia es un momento de gracia y alegría para soñar con la posibilidad de transformar nuestro país y dar el primer paso. El Santo Padre, es un misionero para la reconciliación. Su presencia nos ayudará a descubrir que sí es posible volver a unirnos como nación para así aprender a mirarnos de nuevo con ojos de esperanza y misericordia. Nosotros debemos ser los artesanos de nuestra Paz, como Jesús nos enseñó. Por esto, como iglesia, tenemos la responsabilidad de ser misioneros de Paz y encuentro, para enseñarle a un país a descubrirse con acciones de Paz en su corazón. Este sueño requiere del esfuerzo de todos y se construye todos los días. Para esto es necesario que demos un primer paso, que nos permita volver a acercarnos a Jesús, volver a encontrarnos con el amor de nuestras familias, desarmar las palabras con nuestro prójimo y tener compasión con quienes han sufrido.

La venida del Santo Padre a Colombia es una invitación a que como Colombianos nos veamos a nosotros mismos de una manera esperanzadora y que podamos dar un primer paso para: RECONOCER el sufrimiento de otros, PERDONAR a quienes nos han herido, Volvernos a ENCONTRAR como Colombianos, ENTENDER el dolor de los que han sufrido, SANAR nuestro corazón, DESCUBRIR el país que se esconde detrás de las montañas, CONSTRUIR, el país que siempre hemos soñado. Un país en Paz. Es una invitación del Papa Francisco para que como iglesia salgamos a la calle para estar al lado de los Colombianos en la construcción de la Paz. ´Quiero que la iglesia salga a la calle, la paz se construye caminando´.

Un visita que se representa con la imagen del Santo Padre caminando, para construir un símbolo de acción, de dar el paso y comenzar a construir y soñar; porque todo cambio comienza con la conversión del corazón (individuo), todo cambio necesita un momento para volver a encontrarnos (colectivo), es un momento en nuestra historia para descubrirnos como país, elemento que se refleja en la figura precolombina Colombiana. Es por esto que hoy debemos sembrar esperanza en nuestros corazones, bondad en nuestros actos, paz en nuestras palabras y amor en nuestro país. Para que de esta forma la venida del Santo Padre sea un punto de partida para comenzar algo nuevo. “La riqueza parte del corazón de cada uno en las acciones de cada día”. Con mis manos que siembran, con mi corazón que entiende, con mi mente que sueña puedo cosechar un mejor futuro y unirnos a través de una palabra en el espíritu que será aliento de vida, para afrontar los desafíos que nos aquejan en esta nueva etapa en la que nos encontramos.

“La principal amenaza es pensar que la paz se encuentra en las acciones de otros”.

Papa Francisco.

EN ESPAÑA QUIEREN CENSURAR LA SANTA MISA


Quieren acabar con las Misas en Televisión Española

Podemos quiere eliminar las misas católicas de la parrilla de Televisión Española. Pablo Iglesias argumenta que los medios de comunicación públicos no son un espacio «para que se lleven a cabo ritos religiosos de cualquier tipo» porque España es un país aconfesional.
Podemos es un partido político español de izquierdas, fundado en enero de 2014 y liderado por Pablo Iglesias Turrión.
(El Confidencial) En una proposición no de ley (PNL), presentada en el Congreso de los Diputados, el grupo parlamentario de Unidos Podemos remarca que «en España conviven personas de muchas ideologías y de distintas creencias religiosas: católicas, islamistas, evangelistas, ortodoxas, ateas, agnósticas o judías». Según el escrito, «ante la imposibilidad de dar cabida a todos y cada uno de los sistemas ideológicos y conjunto de creencias, y para que ninguna persona pueda sentirse discriminada, la actitud más sensata de una televisión pública es la de absoluta neutralidad en materia de ideologías, religión o creencias». Es por ello que piden el «cese» de las «emisiones de misas que semanalmente se programan» en la parrilla de La 2 de TVE.

Unidos Podemos pide a TVE que sea respetuosa con todas las creencias e ideologías de la ciudadanía, de modo que no privilegie únicamente a una parte de la sociedad. Desde Ciudadanos se muestran abiertos a «debatir lo que se retransmite en la cadena pública» y coinciden con Unidos Podemos al señalar que «España es un estado aconfesional».

La misa católica que cada domingo ofrece La 2 es todo un éxito de audiencia. Si el concurso 'Saber y ganar', de Jordi Hurtado, es el talismán de la cadena de lunes a viernes, la 'Santa Misa' lo es del fin de semana. Cada domingo, este tipo de retransmisiones reportan a la cadena las cuotas de pantalla más altas de su parrilla. En lo que llevamos de temporada, del 1 de septiembre al 9 de marzo, la misa promedia un estupendo 6,6% con 327.000 espectadores. En estos primeros 6 meses de la temporada La 2 acumula un 2,6%, de modo que la 'Santa Misa' se coloca 4 puntos por encima de la media del canal.
La PNL coincide con el récord de la misa

Unidos Podemos presentó la PNL el pasado 20 de febrero y casualmente la 'Santa Misa' alcanzó entonces sus mejores datos de audiencia, según los datos de la consultora Dos30'. Ese mes las retransmisiones religiosas alcanzaron un destacado 7,1% tras seducir a 366.000 espectadores. Con respecto a enero la subida fue de 9 décimas y 60.000 nuevos fieles. En marzo, con tan solo una emisión (*), la cifra se mantiene en un 7% (340.000). Ese resultado supone una mejora del 161,2% sobre la media del canal.



Como puede apreciarse en el gráfico superior, la 'Santa Misa' se queda en algunos meses cerca de triplicar la media mensual del canal. Estos datos explicarían también los motivos por los que TVE se ha mostrado siempre reacia a prescindir de este tipo de actos religiosos. Desde hace años, el concurso 'Saber y ganar', la 'Santa Misa' y los 'Documentales' de La 2 se han convertido en los espacios con mayor 'share' del canal.
Mujeres jubiladas, las más fieles

¿Cuál es el perfil del espectador que cada semana conecta con La 2 para seguir la misa? Según los datos de Dos30', la 'Santa Misa' cuenta con uno de los públicos más envejecidos de la televisión. Prácticamente la totalidad de sus espectadores se concentra en el grupo de «+65 (años)»; es decir, su público objetivo lo conforman sobre todo personas jubiladas, con un 21,7%. Si nos fijamos en el siguiente grupo de edad (de 45 a 64 años), la cifra de espectadores se reduce drásticamente hasta el 2,6%. La 'Santa Misa', por tanto, carece de interés para el resto de la ciudadanía, de hecho, ningún otro grupo alcanza el 1%.




Los más y menos devotos

El análisis por comunidades autónomas (CCAA) nos deja algunas curiosas conclusiones. La primera de todas ellas se refiere a la gran diferencia que existe entre Castilla y León y Baleares, las comunidades con mayor y menor seguimiento, respectivamente. En las Islas el interés por la misa católica es prácticamente nulo en lo que llevamos de temporada (1,9%), mientras que en CYL el seguimiento por esta retransmisión llega a rozar el 17%. Los castellanoleoneses son los únicos espectadores que conectan masivamente con esta oferta dominical de La 2. Ninguna otra CCAA supera la barrera del 10%. Cabe recordar que el grupo denominado como 'resto' incluye la suma de varias regiones sin audiencias desglosadas.


Asturias (5,6%), Madrid (5,4%), Aragón (4,8%), Cataluña (3,1%) y las Islas Baleares (1,9%) son las comunidades en las que la 'Santa Misa' se sitúa por debajo del 6% de media. Curiosamente en estas regiones el número de votantes de Unidos Podemos resulta bastante más alto en comparación con otras. En el Principado de Asturias, por ejemplo, el porcentaje de votos alcanzado por la formación morada en las últimas elecciones generales (26-J) fue del 23,78%; en Madrid del 21,23%; en Aragón del 19,68%; en Cataluña (En Comú) del 24,51%; y en Baleares (UP Més) del 25,38%.

FUENTE: Info Católica 

SACRILEGIO EN ARGENTINA



DELINCUENTES ROBAN CUSTODIA CON EL CUERPO DE CRISTO DENTRO 




BUENOS AIRES, 11 Mar. 17 / 08:53 am (ACI).- Dos hombres armados con una maza robaron la custodia con la hostia consagrada que estaba en la capilla de adoración perpetua de la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús en City Bell, en La Plata (Argentina), causando un gran dolor entre los fieles.

El hecho ocurrió ayer 10 de marzo en horas de la tarde. Según informó el Arzobispado de La Plata, el robo sacrílego fue denunciado por el párroco, el P. Hernán Remundini, que llamó “a toda la feligresía y, en particular, a los adoradores, a la Santa Misa que, en reparación y desagravio”, se celebrará hoy 11 de marzo a las 6:30 p.m. (hora local).
Según informó la prensa local, una mujer de 70 años estaba adorando al Santísimo Sacramento cuando ingresaron los delincuentes a la capilla. Ambos llegaron en una moto y con una maza rompieron el vidrio que protegía la custodia.

El P. Remundini dijo a la prensa que “robos cada tanto tenemos pero nunca sucedió una profanación del Santísimo”. Sobre la señora que fue testigo de la profanación, indicó que “no le hicieron nada pero está en shock del susto”.

El Arzobispado indicó que la capilla de adoración perpetua “está abierta desde hace más de seis años. Y constituye uno de sus apostolados centrales” de la Iglesia local.

“En reiteradas ocasiones, la presencia y perseverancia de numerosos adoradores, las 24 horas de cada día, es una fuente de gracia para la comunidad. La Capilla ha sido testigo del nacimiento y maduración de distintas vocaciones eclesiales (al matrimonio, al sacerdocio y a la virginidad consagrada, entre otras). Y constituye, por lo tanto, una verdadera referencia católica, en la región”,
añadió.

El Papa después del Ángelus:


“Oren por mí y por mis colaboradores de la Curia Romana”

RV).- “Hace pocos días hemos iniciado la Cuaresma, que es el camino del Pueblo de Dios hacia la Pascua, un camino de conversión… Les deseo a todos que el camino cuaresmal sea rico de frutos; y les pido que se recuerden en sus oraciones de mí y de mis colaboradores de la Curia Romana, que esta tarde iniciaremos la semana de Ejercicios Espirituales”, invitación del Papa Francisco al final de la oración mariana del Ángelus, del primer domingo de marzo, I Domingo de Cuaresma.

También, el Obispo de Roma saludó a las familias, a los grupos parroquiales, a las asociaciones y a todos los peregrinos procedentes de Italia y de diversos Países presentes en la Plaza de San Pedro, especialmente a los peregrinos de Madrid, Córdoba y Varsovia; como a aquellos de Belluno y Mestre. El Papa además, dirigió su saludo a los jóvenes del decanato de Baggio (Milán) y a los participantes en el Encuentro promovido por las Maestras Pías Filipinas.

Texto completo de los saludos del Papa Francisco después del Ángelus

Queridos hermanos y hermanas,

Dirijo un cordial saludo a las familias, a los grupos parroquiales, a las asociaciones y a todos los peregrinos procedentes de Italia y de diversos Países.

Saludo a los fieles provenientes de las diócesis de Madrid, Córdoba y Varsovia; como a aquellos de Belluno y Mestre. Saludo a los jóvenes del decanato de Baggio (Milán) y a los participantes en el Encuentro promovido por las Maestras Pías Filipinas.

Hace pocos días hemos iniciado la Cuaresma, que es el camino del Pueblo de Dios hacia la Pascua, un camino de conversión, de lucha contra el mal con las armas de la oración, del ayuno, y de las obras de caridad. Les deseo a todos que el camino cuaresmal sea rico de frutos; y les pido que se recuerden en sus oraciones de mí y de mis colaboradores de la Curia Romana, que esta tarde iniciaremos la semana de Ejercicios Espirituales. Gracias de todo corazón por esta oración que harán. Y por favor no se olviden – no se olviden – ¿Qué sucedería si tratáramos la Biblia como tratamos a nuestro teléfono celular? Piensen en esto. ¡La Biblia siempre con nosotros, cerca de nosotros!

¡Les deseo buen domingo! ¡Buen almuerzo! y ¡Hasta la vista!

(Traducción del italiano, Renato Martinez – Radio Vaticano)

meses de marzo y abril de 2017

Celebraciones presididas por el Santo Padre.

(RV).- La Oficina de las Celebraciones Litúrgicas del Sumo Pontífice publicó el calendario de las celebraciones presididas por el Santo Padre en los meses de marzo y abril de 2017.
Recordando que el primer miércoles de marzo, Miércoles de Ceniza, el Pontífice presidió la Eucaristía con el rito de bendición e imposición de las cenizas, en la Basílica de Santa Sabina en Roma. Mientras que, el domingo 5 de marzo, I Domingo de Cuaresma, se dará inicio a los ejercicios espirituales para el Papa y la Curia Romana en la localidad italiana de Ariccia. La Oficina de las Celebraciones Litúrgicas del Sumo Pontífice, también informó que, el viernes 10 de marzo, será la conclusión de los ejercicios espirituales para el Papa y la Curia Romana. Así mismo, el viernes 17 de este mes, el Santo Padre presidirá la Liturgia Penitencial, a las 5 de la tarde en la Basílica de San Pedro. Mientras que, el sábado 25 de marzo, Solemnidad de la Anunciación del Señor, el Sucesor de Pedro realizará su Visita Pastoral a la ciudad italiana de Milán.
Las celebraciones presididas por el Santo Padre continuaran durante el mes de abril, el domingo 2 de ese mes, el Pontífice irá en Visita Pastoral a la Diócesis italiana de Carpi. Mientras que, el domingo 9 de abril, Domingo de Ramos y de la Pasión del Señor, el Papa Francisco conmemorará la entrada del Señor en Jerusalén y presidirá la Santa Misa en la Plaza de San Pedro. Asimismo, la Oficina de las Celebraciones Litúrgicas del Sumo Pontífice, también informó el calendario de celebraciones para la Semana Santa, que inician el jueves 13 de abril, Jueves Santo, con la celebración de la Santa Misa del Crisma a las 9.30 de la mañana, en la Basílica de San Pedro. Mientras que, el Santo Padre celebrará la Misa in Coena Domini, en un lugar que será comunicado posteriormente. Al día siguiente, Viernes Santo, el Papa presidirá la Celebración de la Pasión del Señor, a las 5.00 de la tarde en la Basílica de San Pedro; sucesivamente, a las 9.15 de la noche, el Pontífice se dirigirá al Coliseo Romano para la celebración del tradicional “Via Crucis”. El sábado 15 de abril, Sábado Santo, el Obispo de Roma presidirá en la Basílica de San Pedro la Vigilia Pascual a las 8.30 de la noche. Mientras que, el domingo 16 de abril, Domingo de Pascua, el Papa Francisco presidirá la Santa Misa del día en la Plaza de San Pedro a las 10.00 de la mañana y al mediodía, desde el balcón central de la Basílica Vaticana impartirá su Bendición “Urbi et Orbi”.

(Renato Martinez –Radio Vaticano)

dice el Papa


La cruz revela la solidaridad de Jesús con los que han perdido la dignidad.
REFLEXIONES EN FRONTERA, jesuita Guillermo Ortiz
Escribe Francisco en el número 19 de Misericordia et Mísera; "... Pensemos solamente, a modo de ejemplo, en la obra de misericordia corporal de vestir al desnudo (cf. Mt 25,36.38.43.44). Ella nos transporta a los orígenes, al jardín del Edén, cuando Adán y Eva se dieron cuenta de que estaban desnudos y, sintiendo que el Señor se acercaba, les dio vergüenza y se escondieron (cf. Gn 3,7-8). Sabemos que el Señor los castigó; sin embargo, él «hizo túnicas de piel para Adán y su mujer, y los vistió» (Gn 3,21). La vergüenza quedó superada y la dignidad fue restablecida".

"Miremos fijamente también a Jesús en el Gólgota. El Hijo de Dios está desnudo en la cruz; su túnica ha sido echada a suerte por los soldados y está en sus manos (cf. Jn 19,23-24); él ya no tiene nada. En la cruz se revela de manera extrema la solidaridad de Jesús con todos los que han perdido la dignidad porque no cuentan con lo necesario. Si la Iglesia está llamada a ser la «túnica de Cristo»[1] para revestir a su Señor, del mismo modo ha de empeñarse en ser solidaria con aquellos que han sido despojados, para que recobren la dignidad que les han sido arrebatada. "Estuve desnudo y me vestieron" (Mt 25,36) implica, por tanto, no mirar para otro lado ante las nuevas formas de pobreza y marginación que impiden a las personas vivir dignamente".

RADIO VATICANO

Carnaval de Canarias

Premian a drag queen 
que se disfrazó de Virgen María

El Carnaval de las islas Canarias (España) ha premiado el espectáculo blasfemo en el que un drag queen aparece vestido de Virgen María y con claras referencias a la crucifixión de Cristo.

El pasado 27 de febrero se eligió como nuevo Drag Queen del Carnaval de las Palmas de Gran Canaria (España), a Drag Sethlas que se presentó con un número blasfemo titulado “¡Mi cielo yo no hago milagros. Que sea lo que Dios quiera!”.

En el espectáculo blasfemo el drag queen llegó vestido como la Virgen María y con la canción ‘Like a prayer’ de Madonna, y en otro momento se mostraba crucificado y con una corona de espinas, en referencia a la crucifixión de Cristo.

Durante el número que constituye una violación de los sentimientos religiosos se simulaba una procesión religiosa. En ella, Drag Sethlas, vestido de Virgen y en otro momento aparecía subido a una cruz mientras cantaba estrofas blasfemas. También había una grupo de “nazarenos”.

El certamen de Drag Queen del Carnaval de las Palmas de Gran Canaria fue trending topic mundial. Los comentarios en las redes mostraron el descontento por el espectáculo que representa una falta de respeto a los creyentes. Incluso preguntaban si se hubiera atrevido a algo similar con el islam.

Sin embargo los organizadores del certamen consideraron esta blasfemia como “una apuesta transgresora”.

El drag queen, Drag Sethlas, se llama Borja Casillas, tras ser premiado concedió una entrevista a la radio española Onda Cero en donde informó que es profesor de Educación Infantil y, aunque se declaró gnóstico, actualmente está estudiando una adaptación para dar clase de religión en centros privados y concertados.




Episcopado se pronuncia

El Presidente de la Conferencia Episcopal Española, Cardenal Ricardo Blázquez, hizo un llamamiento “al respeto de los sentimientos religiosos” en relación con este espectáculo.

El portavoz de la CEE, el P. José María Gil Tamayo declaró a través de su cuenta de Twitter su “repulsa por actos blasfemos en la gala drag del carnaval de las Palmas de Gran Canaria” y les aseguró su oración y desagravio.

El Obispo de Canarias, Mons. Francisco Cases, celebrará una Eucaristía el próximo viernes 3 de marzo en la catedral como reparación de esta blasfemia. En un comunicado el Obispo lamentó la “frivolidad blasfema” del espectáculo. Además precisó que la pasada jornada fue el “día más triste” de su estancia en Canarias, ya que triunfó la frivolidad blasfema en votos y aplausos de una “muchedumbre enardecida”.

En el comunicado el Prelado afirma que “lo primero que ha brotado de mi corazón ha sido pedir perdón, a nuestro Salvador y a su bendita madre, también nuestra. Perdona a mi pueblo, Señor. Perdona a tus hijos, Madre. Perdóname a mí, que debo responder por ellos ante ti. Perdona a tantos como formando parte de la comunidad cristiana no damos el debido testimonio”.

Mons. Cases también preguntaba si no existen límites a la libertad de expresión y si todo vale en las manifestaciones festivas.

Por su parte, el presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso, aseguró desde su cuenta de Facebook, que el espectáculo era “una ofensa”.

“El Carnaval es transgresión; la libertad que se derrocha, increíble pero nunca debe utilizarse para ofender tanto los valores de tanta gente. Ayer, en la Gala Drag Queen de Las Palmas de Gran Canaria, en el momento estelar no hubo Carnaval ni libertad, solo ofensa”.


CONCLUSIÓN 

Realmente estoy cansado de ver como nos ofenden, como nos cachetean, como nos insultan. La escuela debe ser Laica dicen pero la filosofía oriental entra a las escuelas a través del yoga. Nos dicen fanáticos... nos insultan, nos discriminan, nos segregan. La CRISTOFOBIA HA COMENZADO. No se puede llevar una cruz y vestir camisa negra porque sino sos fanático religioso. 
Si pertenecés a una O.N.G. sin denominación religiosa, y llevás un proyecto para compartir con escuelas católicas, y no católicas pasa lo mismo.  PERO SI YO FUERA EL GRAN GURÚ DE LA MAR EN COCHE... aaaa claro sería otra cosaaaa. 
Pedir la “santa vergüenza” frente a la tentación

Que el Señor nos dé la gracia de la “santa vergüenza” frente a la tentación de la ambición que implica a todos, también a los obispos y a las parroquias. Es la exhortación que hizo el Santo Padre en su homilía de la Misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta. Francisco recordó, en efecto, que quien quiere ser el primero, debe hacerse último y servidor de los demás.
“Todos seremos tentados”. El Pontífice comenzó su reflexión a partir de esta experiencia de la vida cristiana, tal como lo afirman las Lecturas del día. En la Primera se recuerda que quien quiere servir al Señor, debe prepararse para hacer frente a la tentación. Y, en efecto, el Evangelio narra que Jesús anuncia a sus discípulos su propia muerte, si bien ellos no lo comprenden y tienen miedo de interrogarlo.
La tentación de no cumplir la misión por temor.
Ésta es “la tentación de no cumplir la misión”, dijo el Papa. Y añadió que también Jesús fue tentado: primero, tres veces por el diablo en el desierto y después por Pedro, ante el anuncio de su muerte.
La tentación de la ambición también existe entre los obispos y en las parroquias
Pero hay otra tentación de la que habla el Evangelio del día: los discípulos van discutiendo por el camino acerca de quién de ellos es el más grande y se callan cuando Jesús les pregunta de qué estaban hablando. Se callan porque se avergüenzan de esa discusión:
“Pero era gente buena, que quería seguir al Señor, servir al Señor. Pero no sabían que el camino del servicio al Señor no era tan fácil, no era como enrolarse en una institución, una asociación de beneficencia, para hacer el bien: no, es otra cosa. Tenían temor por esto. Y después, la tentación de la mundanidad: desde el momento en que la Iglesia es Iglesia hasta hoy, esto ha sucedido, sucede y sucederá. Pero pensemos en las luchas en las parroquias: ‘Yo quiero ser presidente de esta asociación, escalar un poco’, ‘¿Quién es el más grande, aquí? ¿Quién es el más grande en esta parroquia? No, yo soy más importante que aquel, y aquel otro no porque ha hecho aquella cosa…’, y allí, la cadena de los pecados”.
Además, Francisco ofreció otros ejemplos concretos para hacer comprender esta tentación:
“Algunas veces lo decimos con vergüenza nosotros, los sacerdotes, en los presbiterios: ‘Yo querría aquella parroquia…’ – ‘Pero el Señor está aquí…’ – ‘pero yo querría aquella…’. Lo mismo. No el camino del Señor, sino ese camino de la vanidad, de la mundanidad. También entre nosotros los obispos sucede lo mismo: la mundanidad viene como tentación. Tantas veces. ‘Yo estoy en esta diócesis pero miro hacia aquella que es más importante y me muevo para lograrlo… sí, uso esta influencia, esta otra, aquella otra, o esta influencia, hago presión, presiono sobre este punto para llegar allá…’ – ‘Pero ¡el Señor está allá!’”.
El deseo de ser más importante nos impulsa hacia el camino de la mundanidad. De modo que el Papa exhortó a pedir siempre al Señor “la gracia de avergonzarnos, cuando nos encontramos en estas situaciones”. 
La santa vergüenza ante la tentación de la mundanidad: somos siervos inútiles
En efecto, Jesús invierte aquella lógica. Y sentado junto a ellos, les recuerda que “si uno quiere ser el primero, debe ser el último y el servidor de todos”. Y toma a un niño y lo pone en medio de ellos. El Papa pidió que se rece por la Iglesia, “por todos nosotros” – dijo –  para que el Señor nos defienda “de las ambiciones, de la mundanidad, de creernos más grandes que los demás”:
“Que el Señor nos dé la gracia de la vergüenza, aquella santa vergüenza, cuando nos encontramos en aquella situación, bajo aquella tentación, avergonzarnos: ‘¿Pero yo soy capaz de pensar así? Cuando veo a mi Señor en la cruz, ¿y yo quiero usar al Señor para escalar?’. Y que nos dé la gracia de la sencillez de un niño: comprender que sólo vale el camino del servicio… Y quizás, yo imagino una última pregunta: ‘Señor, te he servido toda la vida. He sido el último toda la vida. ¿Y ahora, qué?’. ¿Qué cosa nos dice el Señor? ‘Di’ de ti mismo: ‘Soy un siervo inútil’”.
(María Fernanda Bernasconi - RV).

Catholic.net :: Aprende a orar

MIRAME MADRE CELESTIAL

María Madre de Gracia

María Madre de Gracia y de la Misericordia, te pedimos que presurosa intersedas ante Nuestro Señor Jesucristo, para que convierta nuestros corazones, procurando ser más fieles cada día a Dios Padre.
Dignate... Madre Nuestra, a asistirno a cada momento, para ser más parecidos a Nuestro Señor Jesucristo, y así, lograr la santificación, para que al llegar a la muerte, podamos correr presurosos a los brazos de Nuestro Padre Celestial.
Señora de los cielos, no nos quites tus ojos maternales, no vuelvas tu rostro a estos... tus débiles hijos, que no dudan en ofender a Nuestro Señor Jesucristo.
Intercede Madre de los Cristianos, para que el Rey de Reyes y Señor de Señores, envie al Espíritu Santo... Divino Paráclito, y encienda nuestros Corazones con su Fuego, para que se consuman de Amor por tu Hijo, quien no dudó en dar su vida por nosotros.
Enciende Señor nuestros Corazones que se han congelado y endurecido por el pecado. ¡Quema Señor!... ¡Quema mi corazón para que se purifique!, para que se consuma mi vida de Amor por vos, como una braza se consume por el fuego. Que mi alma arda por tu fuego Santo y sea limpiada, para que quede blanca como la nieve.
Madre Mía... a tí acudo con este deseo ferviente, a tí clamo presuroso por una conversión profunda, por una unión más sólida con la Santa Iglesia, que es la unión con el Tres Veces Santo... con el León de Judá.
Mamá... Mamá del Cielo... acompañanos en este caminar para que seas tú nuestra dulce Guía.
////////////////////////////////////////AMÉN.