oración, reflexión, colaboración y acción
Superar la crisis ecológica que vive la humanidad.
«Como cristianos queremos ofrecer nuestra contribución para superar la crisis ecológica que está viviendo la humanidad», reiteró el Papa Francisco, invitando a la Liturgia de la Palabra que presidirá, en la I Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación, instituida por él mismo, con el anhelo de impulsar la conversión ecológica y el ecumenismo. Invitación que el Obispo de Roma pronunció en la última audiencia general de agosto, la número cien de su Pontificado:
«(RV).- El próximo martes, 1º de septiembre, se celebrará la Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación. En comunión de oración con nuestros hermanos ortodoxos y con todas las personas de buena voluntad, queremos ofrecer nuestra contribución a la superación de la crisis ecológica que está viviendo la humanidad.
En todo el mundo, las diversas realidades eclesiales locales han programado oportunas iniciativas de oración y de reflexión, para hacer que esa Jornada sea un momento fuerte también con vistas a la asunción de estilos de vida coherentes.
Con los obispos, sacerdotes, personas consagradas y fieles laicos de la Curia romana, nos encontraremos en la Basílica de San Pedro a las 17.00 para la Liturgia de la Palabra, a la que desde ahora invito a participar a los romanos, a los peregrinos y a cuantos lo deseen».
En su carta a los Cardenales Turkson y Koch, presidentes respectivamente de los Pontificios Consejos Justicia y Paz y para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, fechada en la Fiesta de la Transfiguración del Señor, de 2015, el Papa Bergoglio escribe:
«Debemos ante todo extraer de nuestro rico patrimonio espiritual las motivaciones que alimentan la pasión por el cuidado de la creación, recordando siempre que, para los creyentes en Jesucristo, Verbo de Dios hecho hombre por nosotros, «la espiritualidad no está desconectada del propio cuerpo, ni de la naturaleza o de las realidades de este mundo, sino que vive con ellas y en ellas, en comunión con todo lo que nos rodea» (cf. Carta Enc. Laudato si’, 216).
Con su Encíclica Alabado seas, hace hincapié en que la crisis ecológica nos llama a una «profunda conversión espiritual». Y que los cristianos estamos llamados a una «conversión ecológica», que implica dejar brotar todas las consecuencias del encuentro con Jesucristo en las relaciones con el mundo que nos rodea (ibíd., 217). De hecho, «vivir la vocación de ser protectores de la obra de Dios es parte esencial de una existencia virtuosa, no consiste en algo opcional ni en un aspecto secundario de la experiencia cristiana» (ibíd.).
Por lo que el Santo Padre anhela que la Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación ofrezca «a cada creyente y a las comunidades una valiosa oportunidad de renovar la adhesión personal a la propia vocación de custodios de la creación, elevando a Dios una acción de gracias por la maravillosa obra que Él ha confiado a nuestro cuidado, invocando su ayuda para la protección de la creación y su misericordia por los pecados cometidos contra el mundo en el que vivimos».

Raíces profundas de la ecología integral.

(RV).- El próximo martes 1º de septiembre, a las 17.00 en la Basílica Vaticana, el Santo Padre presidirá la celebración de la Palabra con motivo de la Primera Jornada Mundial de oración por el cuidado de la creación, que fue instituida por el mismo Papa Francisco el pasado 6 de agosto. Se trata de una Jornada de carácter ecuménico puesto que se celebra junto a la Iglesia Ortodoxa.   
En efecto, durante la audiencia general del último miércoles de agosto, el Pontífice invitó a los fieles y peregrinos que lo deseen a participar en esta celebración en la que, tal como explicó, “en comunión de oración con nuestros hermanos ortodoxos y con todas las personas de buena voluntad, queremos ofrecer nuestra contribución a la superación de la crisis ecológica que está viviendo la humanidad”.
Francisco recordó asimismo que en todo el mundo, las diversas realidades eclesiales locales han programado oportunas iniciativas de oración y de reflexión, para hacer que esa Jornada sea un momento fuerte también con vistas a la asunción de estilos de vida coherentes”.
Escuchemos al Arzobispo José Rodríguez Carballo, Secretario de la Congregación para la Vida Consagrada, quien – ante el ante el micrófono de Albergo Goroni –  comenta y agradece esta iniciativa del Papa Francisco tras su encíclica sobre la ecología:
mons. Ruiz Arenas
Responsabilidad por ser cuidadores de la creación
(RV).- Con ocasión de la reciente invitación del Papa Francisco a participar en la primera Jornada Mundial de Oración dedicada al cuidado de la creación, nuestro compañero Alberto Goroni entrevistó al secretario general del Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización, monseñor Octavio Ruiz Arenas quien comenta la importancia de este evento que se llevará el próximo 1 de septiembre en la Basílica Vaticana.
“Realmente el Papa Francisco ha querido llamar la atención a todos los fieles para que, por una parte, reconozcamos la belleza y la grandeza de toda la creación, pero al mismo tiempo tomemos conciencia de la responsabilidad que tenemos de constituirnos en cuidadores, en vigilantes, de esa naturaleza para que sirva realmente para la estadía de toda la humanidad”.
“Hay tantos problemas que hoy en día están afectando a la naturaleza y somos nosotros los responsables del mal uso que se hace del agua, de la tierra, de todos los productos naturales, que pensamos que somos dueños de la naturaleza y no estamos pensando en el futuro”.
“El Papa uniéndose a la Iglesia Ortodoxa en un gesto de profundo ecumenismo y de fe nos pide que nos unamos en una jornada de oración para pedirle al Señor que aprendamos a respetar la naturaleza, que nos sintamos parte de ella misma, y de ese cuidado, esa vigilancia para que cumplamos con la responsabilidad la tarea que el Señor nos dio, desde el comienzo mismo de la creación, de ser los custodios de la naturaleza humana y al mismo tiempo buscar un desarrollo que sea integral, digno pero con un respeto profundo de esos recursos naturales”.
Para Radio Vaticano, MTC.

Sostuvo el Papa Francisco
Testimoniar la fe con palabras y gestos de misericordia

(RV).- En sus saludos a los numerosos fieles y peregrinos procedentes de diversos países que escucharon la catequesis del Papa del último miércoles de agosto, en el ámbito de la 100ª audiencia general de su Pontificado, el Obispo de Roma dirigió unas palabras especiales a los peregrinos de lengua árabe, y de modo especial, a los procedentes de Oriente Medio.

Antes de desear que el Señor los bendiga y tras recordar a estos queridos hermanos y hermanas quela oración refuerza la familia, el Santo Padre los invitó a rezar a fin de que sus familias, siguiendo el ejemplo de la Sagrada Familia de Nazaret, sean lugares de comunión, cenáculos de oración, auténticas escuelas del Evangelio y pequeñas Iglesias domésticas.

El Papa Francisco invitó a los peregrinos polacos a pedir juntos al Señor el don del Espíritu Santo, puesto que sólo Él puede encender en nuestros corazones el fuego del amor, de modo que con un ardiente afecto filial podamos dirigirnos a Dios en su calidad de Padre y rezar verdaderamente. Con este afecto – les dijo el Papa – encontraremos siempre el tiempo para la oración personal y familiar. Y añadió que la oración traerá la paz y la felicidad de quienes se sienten amados.

Al dar su bienvenida a los queridos peregrinos de lengua portuguesa, incluyendo a los fieles de diferentes parroquias de Portugal y a los estudiantes del Colegio Pío Brasileño de Roma, el Pontíficeles deseó que el Señor los bendiga para que sean por doquier faros que irradien la luz del Evangelio, mientras les manifestó su deseo de que su peregrinación a la Ciudad Eterna refuerce en sus corazones el hecho de sentir y de vivir con la Iglesia, acompañados y protegidos por la Santísima Virgen María.

Por último, al saludar a los peregrinos de lengua italiana, entre los cuales a las Religiosas del Rostro Santo y a las Hermanas procedentes de la ciudad de Monza, pertenecientes a la Congregación de la Preciosísima Sangre de Jesús, que celebran sus respectivos Capítulos Generales; junto a quienes celebran la Asamblea general del Instituto Secular de la Pequeña Familia Franciscana; y sin olvidar a los seminaristas que participan en el encuentro de verano de la localidad de Frascati, entre otros; el Papa deseó a todos que testimonien la fe con palabras y gestos de misericordia y compasión hacia el próximo.

( Radio Vaticana).

Verdad y Amor, palabras del Papa
Santa Mónica y San Agustín nos ayudan a llegar a Cristo.
(RV).- El Papa Francisco recordó a Santa Mónica y a San Agustín, en su audiencia general, en vísperas de la memoria de estos santos, evocando su ejemplo e invocando su intercesión, en particular, para que acompañen a los papás y mamás, en la educación de sus hijos. Así como a los enfermos y a los jóvenes, para tender hacia Cristo:
«Mañana celebraremos la memoria de Santa Mónica, madre de San Agustín. A la intercesión de estos Santos le encomendamos a los recién casados y a los padres cristianos, para que, como Mónica, acompañen con el ejemplo y con la oración el camino de sus hijos. Les encomendamos también a los enfermos más necesitados de confortación y de atenciones constantes, así como a la juventud, para que, como Agustín, tienda siempre hacia la plenitud de la Verdad y del Amor, que esCristo: Él solo puede saciar las necesidades profundas del corazón humano».
(CdM – RV)



Catequesis del Papa
La oración brota 
de la escucha de Jesús
(RV).- "Invito a todos a descubrir la belleza de la oración en familia para que rezando unos por otros seamos protegidos por el amor de Dios", dijo el Papa el 26 de agosto de 2015, después de fundamentar que "el espíritu de la oración se fundamenta en el gran mandamiento: «amarás al Señor, tu Dios, con todo el corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas".
La oración en la familia es el tercer aspecto desarrollado por Francisco después de haber hablado de la fiesta y el trabajo en la familia. “La oración se alimenta del afecto por Dios. Un corazón lleno de amor a Dios sabe transformar en oración un pensamiento sin palabras, una invocación delante de una imagen sagrada, o un beso hacia la Iglesia”.
El Papa explicó que “a pesar de lo complicado que es el tiempo en la familia, siempre ocupado, con mil cosas que hacer, la oración nos permite encontrar la paz para las cosas necesarias, y descubrir el gozo de los dones inesperados del Señor, la belleza de la fiesta y la serenidad del trabajo”.
Para insistir una vez más con su pedido de leer el evangelio diariamente y en familia: “La oración –dijo- brota de la escucha de Jesús, de la lectura y familiaridad con la Palabra de Dios. Preguntémonos: ¿Tenemos en casa el Evangelio? ¿Encontramos un momento para leerlo juntos? ¿Lo meditamos recitando el Rosario? El Evangelio leído y reflexionado en familia es como un pan bueno que nutre el corazón de todos. Y por la mañana y por la tarde, cuando nos sentemos a la mesa, digamos juntos una oración con sencillez.
El Obispo de Roma invitó también a la Oración por el Cuidado de la Creación -en la crisis ecológica que la humanidad está viviendo-, que tendrá lugar en todo el mundo el 1 de septiembre, en comunión con los hermanos ortodoxos y todas las personas de buena voluntad. RADIO VATICANA
(from Vatican Radio)

El espíritu de la oración devuelve el tiempo a Dios, dijo el Papa
2015-08-26 Radio Vaticana

Ni siquiera la muerte puede separarnos de la caricia de Dios

(RV).- Tras haber reflexionado acerca de cómo vive la familia los tiempos de la fiesta y del trabajo, en su catequesis del último miércoles de agosto, y en el ámbito de la 100ª audiencia general desde el inicio de su pontificado, el Papa Francisco se detuvo a considerar, con los numerosos fieles y peregrinos presentes en la Plaza de San Pedro, el tiempo de laoración.

Hablando en italiano el Santo Padre destacó que los cristianos lamentan con sinceridad la falta de tiempo para rezar más porque el corazón humano siembre busca la oración, incluso sin saberlo. Y afirmó que está bien creer en Dios con todo el corazón y esperar que Él nos ayude en las dificultades, al igual que sentirse en el deber de darle gracias. Sin embargo, Francisco invitó a preguntarnos si queremos al Señor, y si el pensamiento de Dios nos conmueve, nos sorprende y nos mueve a la ternura.

Lenguaje intensivo del amor

De ahí su invitación a pensar en el gran mandamiento que sostiene a todos los demás con su fórmula: “Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas”, que utiliza “el lenguaje intensivo del amor”. Por esta razón el Papa Bergoglio también formuló la pregunta de si logramos pensar en Dios como la caricia que nos mantiene en vida, antes de la cual no hay nada. Una caricia que ni siquiera la muerte interrumpe. O si pensamos en Él sólo como en el Omnipotente creador de todas las cosas, el Juez que controla todas la acciones, lo que también es verdad. Pero como dijo el Pontífice, sólo cuando Dios es el afecto de todos nuestros afectos, llega a ser pleno el significado de estas palabras. Entonces – añadió el Papa – nos sentimos felices, y también un poco desconcertados, porque Él piensa en nosotros y, sobre todo – exclamó – ¡nos ama!

Se trata de algo impresionante, dijo Francisco, puesto que Dios podía hacerse reconocer sencillamente como el Ser Supremo, impartir sus mandamientos y esperar los resultados. Y, en cambio, Dios ha hecho y hace infinitamente más que esto. Y, de hecho – prosiguió – un corazón en el que habita el afecto por Dios hace que también se vuelva oración un pensamiento sin palabras o una invocación ante una imagen sagrada o un beso hacia la Iglesia. Por eso es bello cuando las mamás enseñan a sus hijos pequeños a enviar un beso a Jesús o a la Virgen, porque en ese momento – explicó el Santo Padre – el corazón de los niños se transforma en lugar de oración, que es un don del Espíritu Santo.

Por esta razón el Papa pidió que jamás olvidemos pedir este don para cada uno de nosotros, a fin de que el tiempo de la entera vida familiar esté envuelto en el amor de Dios con la búsqueda espontánea del tiempo de la oración.

Hacia el final de su catequesis el Pontífice afirmó que el espíritu de la oración devuelve el tiempo a Dios, y después de recordar el episodio evangélico de las hermanas de Lázaro, Marta y María, en que la primera aprendió que escuchar al Señor era verdaderamente lo esencial, la “parte mejor” del tiempo; Francisco sugirió leer en casa el Evangelio, meditándolo, en la familia, mientras se reza el Rosario, para que llegue a ser como un pan bueno que alimenta el corazón de todos.

Francisco concluyó invitando a descubrir la belleza de la oración en la familia para que rezando unos por otros seamos protegidos por el amor de Dios.

Después de su catequesis el Papa Bergoglio invitó a los presentes a participar, el próximo martes 1º de septiembre, en la Primera Jornada Mundial de Oración dedicada al cuidado de la creación, que el mismo Pontífice instituyó el pasado 6 de agosto, y que tendrá lugar en la Basílica Vaticana, a las 17.00, donde el Santo Padre presidirá la Liturgia de la Palabra.

Estas fueron sus palabras:

“El próximo martes, 1º de septiembre, se celebrará la Jornada Mundial de Oración por el cuidado de la creación. En comunión de oración con nuestros hermanos ortodoxos y con todas las personas de buena voluntad, queremos ofrecer nuestra contribución a la superación de la crisis ecológica que está viviendo la humanidad.

En todo el mundo, las diversas realidades eclesiales locales han programado oportunas iniciativas de oración y de reflexión, para hacer que esa Jornada sea un momento fuerte también con vistas a la asunción de estilos de vida coherentes.

Con los obispos, sacerdotes, personas consagradas y fieles laicos de la Curia romana, nos encontraremos en la Basílica de San Pedro a las 17.00 para la Liturgia de la Palabra, a la que desde ahora invito a participar a los romanos, a los peregrinos y a cuantos lo deseen”.

(María Fernanda Bernasconi - RV).
(por Radio Vaticano)
Llamamiento del Papa por la pacificación en Ucrania
(RV).- El Papa Francisco, después de rezar el Ángelus del cuarto domingo de agosto, con varios miles de fieles y peregrinos reunidos en la Plaza de San Pedro, en la víspera de la fiesta nacional de Ucrania, hizo un llamamiento por la pacificación en esta nación, que vive un conflicto que se ha agravado en las últimas semanas:
“Queridos hermanos y hermanas:
Con preocupación, sigo el conflicto en Ucrania oriental, que se ha exacerbado nuevamente en estas últimas semanas. Renuevo mi llamamiento a fin de que se respeten los compromisos asumidos para llegar a la pacificación, y con la ayuda de las organizaciones y de las personas de buena voluntad, se responda a la emergencia humanitaria en el país.
Que el Señor conceda la paz a Ucrania, que se prepara a celebrar, mañana, la fiesta nacional. ¡Que la Virgen María interceda por nosotros!”.
Después de rezar a la Madre de Dios, y del llamamiento por la pacificación en Ucrania, como es costumbre, el Papa Bergoglio saludó a los fieles que se habían dado cita en la Plaza de San Pedro con motivo del Ángelus dominical del 23 de agosto. En esta ocasión, el Obispo de Roma, dirigiéndose a los queridos hermanos y hermanas, saludó cordialmente a todos los peregrinos, tanto a los romanos como a los procedentes de varios países, y de modo especial a los nuevos seminaristas del Pontificio Colegio Norteamericano, que llegaron a la Ciudad Eterna para comenzar sus estudios teológicos. 
El Pontífice también saludó al grupo deportivo de San Jorge en Legnano, a los fieles de Luzzana y de Chioggia; y a los chicos y jóvenes de la diócesis italiana de Verona.
Y no se olviden esta semana – añadió el Papa –  de detenerse cada día un momento para preguntarse: “¿Quién es Jesús para mí?”. Y cada uno responda en su corazón. ¿Quién es Jesús para mí?
“A todos – dijo Francisco – les deseó un feliz domingo. Y por favor, ¡no se olviden de rezar por mí! ¡Buen almuerzo y hasta la vista!
(María Fernanda Bernasconi  - RV).
El Papa Francisco alienta al Pueblo de Dios 
María nos ayuda a ir a Jesús, para experimentar la libertad que Él nos da!!!
(RV).- Él nos brinda la «libertad de limpiar nuestras opciones de las incrustaciones mundanas y de los miedos», destacó el Papa Francisco en sus palabras, para introducir el rezo mariano, del XXI primer domingo del Tiempo Ordinario. Dirigiéndose a los miles de fieles romanos y de peregrinos de tantas partes del mundo, que una semana más acudieron a la Plaza de San Pedro, y a los que se suman a través de los medios de comunicación, el Obispo Roma hizo hincapié, con el Evangelio de Juan, en que «la fidelidad a Dios es ser fieles a Jesús».

Y exclamó que «¡necesitamos estar con Él, alimentarnos en su mesa, con sus palabras de vida eterna!»

«Creer en Jesús significa hacer de Él el centro, el sentido de nuestra vida», reiteró luego el Santo Padre, subrayando que «Cristo no es un elemento accesorio: es el ‘pan vivo’, el alimento indispensable». Y que «ligarse a Él, en una verdadera relación de fe y de amor, no significa estar encadenados, sino ser profundamente libres, siempre en camino, abiertos a los desafíos de nuestro tiempo».

Reflexionando sobre las palabras de Jesús sobre el ‘Pan de la vida’, al día siguiente del milagro de la multiplicación de los panes y de los peces, el Papa señaló cómo se apagó en la gente el gran entusiasmo del día anterior, puesto que se esperaban palabras, que según algunos, debían ser más ‘exitosas’ para lo que pensaban que debía ser un Mesías.

¡Pero, precisamente sobre esto se equivocaban: sobre el modo de entender la misión del Mesías!

Ante los que se alejan de Jesús por su lenguaje duro, Él no hace descuentos, recordó el Papa, evocando asimismo la profesión de fe con la que San Pedro responde al Señor, que le había preguntado: «¿también ustedes quieren irse?».

A las que Pedro respondió: «Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de Vida eterna. No dijo dónde iremos, sino a quién, enfatizó el Santo Padre.

«Siempre las palabras de Jesús nos ponen en crisis; en crisis por ejemplo, ante el espíritu del mundo, a la mundanidad». Señaló también el Papa e invitó a preguntarnos cada uno «¿Quién es Jesús para mí? ¿Es un nombre, una idea, es un personaje histórico solamente? O es verdaderamente aquella persona que me ama, que ha dado su vida por mí y camina conmigo».

(CdM – RV)

Texto completo de las palabras del Papa antes del rezo del Ángelus:

«Queridos hermanos y hermanas ¡buenos días!

Concluye hoy la lectura del capítulo sexto del Evangelio de Juan, con las palabras sobre el ¡Pan de la vida’, pronunciadas por Jesús, al día siguiente del milagro de la multiplicación de los panes y peces.

Al final de su sermón, el gran entusiasmo del día anterior se apagó, porque Jesús había dicho que era el Pan bajado del cielo y que daba su carne como alimento y su sangre como bebida, aludiendo así claramente al sacrificio de su misma vida. Estas palabras suscitaron desilusión en la gente, que las juzgó indignas del Mesías, no ‘exitosas’

Algunos miraban a Jesús como a un Mesías que debía hablar y actuar de modo que su misión tuviera éxito, ¡enseguida!

¡Pero, precisamente sobre esto se equivocaban: sobre el modo de entender la misión del Mesías!

Ni siquiera los discípulos logran aceptar ese lenguaje, lenguaje inquietante del Maestro. Y el pasaje de hoy cuenta su malestar: «¡Es duro este lenguaje! – decían - ¿Quién puede escucharlo?». (Jn 6,60)

En realidad, ellos entendieron bien las palabras de Jesús. Tan bien que no quieren escucharlo, porque es un leguaje que pone en crisis su mentalidad. Siempre las palabras de Jesús nos ponen en crisis; en crisis por ejemplo, ante el espíritu del mundo, a la mundanidad. Pero Jesús ofrece la clave para superar la dificultad; una clave hecha con tres elemento. Primero, su origen divino: él ha bajado del cielo y subirá allí donde estaba antes (62).

Segundo, sus palabras se pueden comprender sólo a través de la acción del Espíritu Santo, Aquel que «da la vida» (n. 63). Y es precisamente el Espíritu Santo el que hace comprender bien a Jesús.

Tercero: la verdadera causa de la incomprensión de sus palabras es la falta de fe: «hay entre ustedes algunos que no creen». (64), dice Jesús. En efecto, desde ese momento, «muchos de sus discípulos se alejaron de él y dejaron de acompañarlo». (n. 66) Ante estas defecciones, Jesús no hace descuentos y no atenúa sus palabras, aún más obliga a realizar una opción precisa: o estar con Él o separarse de Él, y dice a los Doce: «¿También ustedes quieren irse?». (n. 67)

Entonces, Pedro hace su confesión de fe en nombre de los otros Apóstoles: «Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de Vida eterna. (n. 68) No dice: ‘¿dónde iremos?’, sino ‘¿a quién iremos?’. El problema de fondo no es ir y abandonar la obra emprendida, sino a quién ir. De esa pregunta de Pedro, nosotros comprendemos que la fidelidad a Dios es cuestión de fidelidad a una persona, con la cual nos enlazamos para caminar juntos por el mismo camino. Y esta persona es Jesús. Todo lo que tenemos en el mundo no sacia nuestra hambre de infinito. ¡Tenemos necesidad de Jesús, de estar con Él, de alimentarnos en su mesa, con sus palabras de vida eterna!

Creer en Jesús significa hacer de Él el centro, el sentido de nuestra vida. Cristo no es un elemento accesorio: es el ‘pan vivo’, el alimento indispensable. Ligarse a Él, en una verdadera relación de fe y de amor, no significa estar encadenados, sino ser profundamente libres, siempre en camino.

Cada uno de nosotros puede preguntarse, ahora: ¿Quién es Jesús para mí? ¿Es un nombre, una idea, es un personaje histórico solamente? O es verdaderamente aquella persona que me ama, que ha dado su vida por mí y camina conmigo. ¿Para ti quién es Jesús? ¿Intentas conocerlo en su palabra? ¿Lees el Evangelio todos los días, un pasaje, del Evangelio para conocer a Jesús? ¿Llevas el Evangelio todos los días, en la bolsa, para leerlo, en todas partes? Porque cuanto más estamos con Él, más crece el anhelo de permanecer con él. Ahora les pediré amablemente, hagamos un momentito de silencio y cada uno de nosotros en silencio, en su corazón, se pregunte: ¿quién es Jesús para mí? En silencio, cada uno responda, en su corazón: ¿quién es Jesús para mí?

Que la Virgen María nos ayude a ‘ir’ siempre a donde Jesús, para experimentar la libertad que Él nos ofrece, y que nos consiente limpiar nuestras opciones de las incrustaciones mundanas y de los miedos.»

(Traducción del italiano: Cecilia de Malak)
El Papa en su mensaje al Sínodo valdense: 
caminar hacia la plena comunión


(RV).- El Cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado de Su Santidad, mediante un telegrama en nombre del Papa Francisco envía un cordial y fraterno saludo, como signo de su cercanía espiritual a los participantes en el Sínodo de las Iglesias metodistas y valdenses que se celebra en la localidad de Torre Pellice, en Turín, desde este domingo y hasta el próximo 28 de agosto.

El Pontífice asegura su ferviente recuerdo en la oración, a fin de que el Señor conceda a todos los cristianos la oportunidad de caminar con corazón sincero hacia la plena comunión, para dar testimonio de Jesucristo y su Evangelio, cooperando al servicio de la humanidad, de modo especial, en defensa de la dignidad de la persona humana, en la promoción de la justicia y de la paz y en el hecho de dar respuestas comunes al sufrimiento que aflige a tanta gente, especialmente a los pobres y a los más débiles.

Recordamos que también el año pasado el Pontífice envió su saludo a este Sínodo, mientras el 22 de junio, durante su visita a Turín, Francisco visitó la iglesia valdense de esta ciudad, en lo que constituyó la primera visita de un Papa a esta antigua minoría cristiana in Italia. Durante aquel encuentro, dirigiéndose a los presentes, el Santo Padre pidió perdón, por las actitudes y comportamientos no cristianos de la Iglesia católica.

(María Fernanda Bernasconi - RV).
(from Vatican Radio)
La voz de los peregrinos en Roma
"El Papa nos invitó a rezar en familia y así lo haremos".
(RV).- Miles de peregrinos quisieron estar cerca del Papa Francisco durante su peregrinación a la tumba de San Pedro, este miércoles en el que el Obispo de Roma habló de la importancia de la oración en familia. Y sobre ello, sobre las palabras de Francisco, hablan fieles en la ciudad eterna para el micrófono de Radio Vaticano.
“Yo rezo a todas horas, muchas veces solo, muchas otras con mi familia” explica una peregrino argentino residente en España quien enseña orgulloso su cruz con la imagen de Santa Teresa de Ávila. Guadalupe viajó a Roma junto con su madre y su hija, y explica lo importante que es agradecer a Dios todo lo que tenemos y hacerlo con nuestros seres queridos, y que esto vaya pasando de generación en generación. Marta añade lo importante que es enseñar a los niños a ser buenas personas, guiados por la Biblia.


(MZ-RV) (from Vatican Radio)
Hacia las 100 Audiencias Generales del Santo Padre Francisco

(RV).- Del 25 al 29 de agosto en Lourdes, Francia, se realizará la peregrinación diocesana nacional de la Obra Romana de Peregrinaciones que presidirá el Cardenal Agostino Vallini,Vicario del Papa para la diócesis de Roma. Serán cinco días de oración y recogimiento que representan una cita fija desde el año 1957. El tema pastoral elegido para este año por el Santuario es “La alegría de la Misión”.
El miércoles 26 de agosto el Papa Francisco celebrará, a las 10.00, en el Aula Pablo VI de la Ciudad del Vaticano, su tradicional Audiencia General ante la presencia de varios miles de fieles y peregrinos procedentes de diversos países, deseosos de escuchar su catequesis y de recibir su bendición apostólica. Será ésta la 100ª Audiencia semanal del Santo Padre desde el inicio de su Pontificado.

Del 26 al 27 de agosto en Irlanda, en el Santuario mariano de Knock, se celebrará el Congreso Eucarístico Nacional titulado “Cristo, nuestra esperanza”. El tema se inspira en el del 51ºCongreso Eucarístico Internacional que se celebrará en enero del próximo año 2016 en Cebú,Filipinas.

Del 26 al 30 de agosto en Angola, en la provincia de Huambo, se celebrará la Primera Jornada Nacional de la Juventud Católica sobre el tema “Jóvenes sean testigos del amor de Cristo”.

El jueves 27 de agosto se celebrará la memoria litúrgica de Santa Mónica, madre de San Agustín.

Del 27 al 30 de agosto se celebrará en la ciudad italiana de Bari, la 66ª Semana litúrgica nacional bajo el tema de: “Eucaristía, matrimonio y familia”. Organizado por el Centro de acción litúrgica, este evento de formación y espiritualidad reunirá a laicos, agentes pastorales, representantes de las diócesis y de los Institutos religiosos de toda Italia. Mientras el tema elegido para la edición de este año pretende seguir profundizando el aspecto litúrgico-sacramental de la Eucaristía, culmen de la iniciación cristiana y fuente del carácter nupcial de la Iglesia-esposa”.

El viernes 28 de agosto se celebrará la memoria litúrgica de San Agustín, Obispo y Doctor de la Iglesia.

Del 28 al 29 de agosto en la ciudad italiana de L’Aquila se celebrará la 721ª edición del Perdón Celestiniano. El Cardenal Beniamino Stella, Prefecto de la Congregación para el Clero, abrirá la Puerta Santa de la Basílica de Collemaggio.

El sábado 29 de agosto, memoria litúrgica del martirio de San Juan Bautista, tendrán lugar en la localidad italiana de Castelgandolfo, las celebraciones tradicionales dedicadas a la Virgen del Lago, que presidirá el Cardenal Angelo Sodano, Decano del Colegio Cardenalicio.

Del 29 de agosto al 2 de septiembre en Estambul, Turquía, se celebrará la reunión de laAsamblea de los obispos del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla. En el centro de los trabajos se destaca el camino de preparación hacia el Concilio pan-ortodoxo del próximo año 2016 y la celebración (el 1º de septiembre) en la unanimidad de la oración, del nuevo Año eclesial.

El 30 de agosto, XXII domingo del tiempo ordinario, el Santo Padre Francisco rezará a mediodía la oración mariana del Ángelus con los miles de fieles y peregrinos que se darán cita en la Plaza de San Pedro, deseosos de escuchar su comentario al Evangelio y de recibir su bendición apostólica.

Ese mismo día, en la ciudad italiana de Bobbio, tendrá lugar la solemne celebración Eucarística con ocasión del XVIII mitin internacional de las Comunidades Columbanas, en el 1400° aniversario de la muerte de San Columbano, con la participación del Cardenal Angelo Scola, Arzobispo de Milán, enviado especial del Papa Francisco.

Del 30 de agosto al 5 de septiembre en Taizé, Francia, se celebrará el Coloquio internacional sobre la aportación del Hermano Roger al pensamiento teológico dirigido a estudiantes de teología y con la participación de investigadores protestantes, ortodoxos y católicos de diversos países.

El 30 de agosto se realizará en todas las parroquias, comunidades y casas misioneras deCuba una Colecta Nacional, en preparación a la visita del Papa Francisco. Se ha elegido esa fecha en coincidencia con el inicio de la Novena a la Virgen de la Caridad del Cobre.

Mientras en todas las diócesis de Colombia se celebrará la campaña “Dona Nobis” para el sustento de la Iglesia local. La iniciativa, organizada por la Conferencia episcopal colombiana tiene como tema: “¡Es el momento de levantar las manos y ayudar a la Iglesia!”.

Y en Australia, la Iglesia local celebrará la 101ª Jornada Mundial de los Emigrantes y Refugiados, en el ámbito del mes dedicado a la sensibilización sobre la cuestión de las migraciones, centrado en la acogida y la solidaridad de quienes piden asilo procedentes de Oriente Medio.

El lunes 31 de agosto se cumplirán dos años del nombramiento del Cardenal Pietro Parolincomo Secretario de Estado de Su Santidad, y se recordará el tercer aniversario del fallecimiento del Cardenal Carlo Maria Martini, Arzobispo emérito de Milán.

(María Fernanda Bernasconi - RV).
(por Radio Vaticano)

Catholic.net :: Aprende a orar

MIRAME MADRE CELESTIAL

María Madre de Gracia

María Madre de Gracia y de la Misericordia, te pedimos que presurosa intersedas ante Nuestro Señor Jesucristo, para que convierta nuestros corazones, procurando ser más fieles cada día a Dios Padre.
Dignate... Madre Nuestra, a asistirno a cada momento, para ser más parecidos a Nuestro Señor Jesucristo, y así, lograr la santificación, para que al llegar a la muerte, podamos correr presurosos a los brazos de Nuestro Padre Celestial.
Señora de los cielos, no nos quites tus ojos maternales, no vuelvas tu rostro a estos... tus débiles hijos, que no dudan en ofender a Nuestro Señor Jesucristo.
Intercede Madre de los Cristianos, para que el Rey de Reyes y Señor de Señores, envie al Espíritu Santo... Divino Paráclito, y encienda nuestros Corazones con su Fuego, para que se consuman de Amor por tu Hijo, quien no dudó en dar su vida por nosotros.
Enciende Señor nuestros Corazones que se han congelado y endurecido por el pecado. ¡Quema Señor!... ¡Quema mi corazón para que se purifique!, para que se consuma mi vida de Amor por vos, como una braza se consume por el fuego. Que mi alma arda por tu fuego Santo y sea limpiada, para que quede blanca como la nieve.
Madre Mía... a tí acudo con este deseo ferviente, a tí clamo presuroso por una conversión profunda, por una unión más sólida con la Santa Iglesia, que es la unión con el Tres Veces Santo... con el León de Judá.
Mamá... Mamá del Cielo... acompañanos en este caminar para que seas tú nuestra dulce Guía.
////////////////////////////////////////AMÉN.