El Auto Presidencial Argentino




TESTIGOS DE NUESTRA HISTORIA

No soy un erudito de la historia, no soy un gran conocedor del patrimonio cultural, no soy un fanático de los autos... pero sé reconocer, lo importante que es conservar la historia y el patrimonio de los Argentinos. Ojalá estos coches, vuelvan a llevar al Presidente como tantas veces lo hicieron.

Integrantes del Rambler Car Club le propusieron a Andrés Mage, director del Complejo Museográfico Enrique Udaondo, la puesta en valor de las dos unidades Rambler Ambassador que prestaron servicio en Presidencia de la Nación y que actualmente se exhiben en el Área 3, donde funciona el Museo del Transporte.
La propuesta sumó adherentes e inmediatamente se integraron los editores deAutohistoria y Coche Argentino, y los organizadores de Expo Auto Argentino.
Los coches habían sido donados en el año 2000 al mencionado museo y padecieron durante los últimos 15 años un deterioro agravado por las frecuentes inundaciones que afectaron a Luján y sus alrededores.
La puesta en valor incluyó el recambio de piezas dañadas, limpieza integral, tratamiento superficial, recuperación de tapizados, puesta a punto del propulsor y, por sobre todas las cosas, un intangible difícil de conseguir en estos tiempos: compromiso con la historia argentina.
Tanto los integrantes del Rambler Car Club, como el personal del museo, su director, y otros colaboradores, se sumaron desinteresadamente para que las horas de esfuerzo individual se convirtiesen en un emotivo logro grupal.
De diferentes lugares del país llegaron donaciones de piezas y componentes que faltaban o era necesario remplazar. La suma de voluntades hizo posible que semanas antes de la fecha prevista para la caravana, uno de los Rambler volviera rodar.
El evento fue declarado de Interés Municipal y comenzó puntualmente a las 10 de la mañana cuando la Banda de Bomberos Voluntarios de Luján “9 de Julio” rompiera el silencio. La ceremonia inaugural fue ganando en emotividad y alcanzó su cota más alta en el momento en que se izaron las banderas de Argentina, Provincia de Buenos Aires y el Vaticano. También se interpretó el Himno Nacional.
Luego de las palabras de bienvenida de integrantes de la organización, todo quedó listo para el comienzo de la caravana.
A las 11 de la mañana, Eduardo Nolazco, socio del Rambler Car Club, puso primera y el Ambassador comenzó a rodar. El público saludaba entusiasmado y se acercaban ante el paso del majestuoso auto de IKA (Industrias Kaiser Argentina). Allí tenían origen vehículos míticos, como el Torino, o el Jeep Ika-Renault, o la inolvidable Estanciera. 
En el Ambassador, el confortable asiento trasero había quedado deliberadamente desocupado. El vacío se llenaba con un claro mensaje de la organización: “Señor Presidente: Este lugar es suyo, lo estamos esperando”.
La caravana bordeó la imponente basílica y luego tomó por la Avenida Nuestra Señora de Luján hacia la Ruta 7. El recorrido, de alrededor de 15 kilómetros, incluyó el paso por la localidad vecina de Jáuregui y el regreso al centro de Luján. El coche presidencial era escoltado por una “guardia de honor” de modelos Ambassador, seguida, a su vez, por una extensa hilera de autos de producción nacional provistos por los clubes y particulares invitados.
A su paso, el público se fue sumando espontáneamente nutriendo al desfile con más de un centenar de vehículos de diferentes épocas y orígenes. Por momentos, la columna superó los 1.500 metros de extensión. Un pintoresco autobomba del cuerpo de Bomberos de Luján marcaba el punto final.
El intenso ulular de la sirena del auto oficial y los bocinazos del resto de la comitiva se combinaron para alterar la típica calma del mediodía e interrumpir asados y picadas de vecinos sorprendidos, que salieron a las veredas para ver qué pasaba.
Luego de poco más de una hora de circulación, y un recorrido final por el casco céntrico de Luján, el Ambassador presidencial ingresó a los jardines del Área 3 del Museo Udaondo, donde detuvo su marcha. Misión cumplida para los organizadores.
Por la tarde, el museo abrió sus puertas y el público pudo apreciar el auto y escuchar de boca de los protagonistas cómo fue el proceso de puesta en valor. Todavía queda mucho por hacer, pero se dio un paso fundamental para recuperar estos vehículos y su historia.
A solo 5 días de la asunción de la nueva administración, la idea de volver a contar con un auto presidencial producido en el país fue oportunamente instalada.
De concretarse, sería un gesto político que levantaría el pulgar de muchos argentinos.

Catholic.net :: Aprende a orar

MIRAME MADRE CELESTIAL

María Madre de Gracia

María Madre de Gracia y de la Misericordia, te pedimos que presurosa intersedas ante Nuestro Señor Jesucristo, para que convierta nuestros corazones, procurando ser más fieles cada día a Dios Padre.
Dignate... Madre Nuestra, a asistirno a cada momento, para ser más parecidos a Nuestro Señor Jesucristo, y así, lograr la santificación, para que al llegar a la muerte, podamos correr presurosos a los brazos de Nuestro Padre Celestial.
Señora de los cielos, no nos quites tus ojos maternales, no vuelvas tu rostro a estos... tus débiles hijos, que no dudan en ofender a Nuestro Señor Jesucristo.
Intercede Madre de los Cristianos, para que el Rey de Reyes y Señor de Señores, envie al Espíritu Santo... Divino Paráclito, y encienda nuestros Corazones con su Fuego, para que se consuman de Amor por tu Hijo, quien no dudó en dar su vida por nosotros.
Enciende Señor nuestros Corazones que se han congelado y endurecido por el pecado. ¡Quema Señor!... ¡Quema mi corazón para que se purifique!, para que se consuma mi vida de Amor por vos, como una braza se consume por el fuego. Que mi alma arda por tu fuego Santo y sea limpiada, para que quede blanca como la nieve.
Madre Mía... a tí acudo con este deseo ferviente, a tí clamo presuroso por una conversión profunda, por una unión más sólida con la Santa Iglesia, que es la unión con el Tres Veces Santo... con el León de Judá.
Mamá... Mamá del Cielo... acompañanos en este caminar para que seas tú nuestra dulce Guía.
////////////////////////////////////////AMÉN.