CARTELERA

muy pronto... COBERTURA EXCLUSIVA DESDE EL SANTUARIO DE SAN NICOLÁS

viernes, 6 de noviembre de 2015

Reapareció
VOLVIÓ EL "SAN FRANCISCO" DEL CONCLAVE.

Se llama Massimo Coppo de 64 años de edad fue profesor hasta los 32 años, cuando conoció a la comunidad. Hasta entonces era protestante - fue a esa edad que se encontró con un católico y comenzó a emplear lo que él llama vocación. "Conocí a algunos hombres en Perugia y se dio cuenta de que quería ser católico. Fue entonces cuando lo dejo todo, trabajo, bienes, etc, para orar y para dedicarse a Dios. Hizo declaraciones a ACI prensa.
ROMA, 04 Nov. 15 / 06:31 pm (ACI).- En marzo de 2013, cuando el cónclave elegía al Papa Francisco, un personaje llamó la atención de la prensa internacional: un hombre vestido como mendigo que rezaba de rodillas en la Plaza de San Pedro. Este martes el mismo “mendigo” ha regresado a Roma para rezar por la Iglesia y exhortar a los fieles a hacer penitencia.
“Estoy andando aquí para hacer penitencia por la Iglesia, para rezar desde esta mañana; para rezar a Dios que tenga piedad de su Iglesia, que está en una situación muy, muy difícil, y que son un escándalo lamentablemente”, expresó Massimo Coppo a ACI Prensa.
A pesar de parecer a simple vista un monje mendigo, Massimo aclaró que no es sacerdote, sino laico y miembro de la comunidad Familia de Belén, creada en la tierra de San Francisco de Asís hace más de 30 años.
Massimo vive en dicha localidad y eligió el voto de pobreza y la vida dedicada a la oración a los 32 años. Antes de eso había vivido su juventud en Estados Unidos, por lo que también domina el idioma inglés. Es licenciado en Ciencias de la Agricultura y ha sido profesor.
Sobre su presencia en la Plaza de San Pedro, relató que llegó por envío de su Marcelo, su “padre espiritual”, para pedir a Dios por su Iglesia. “He hecho mía la oración del profeta Daniel que dice ‘Señor, hemos pecado, pero aleja tu ira’, porque estamos en tiempos en que Dios está juzgando a su Iglesia”, advirtió.
Por ello, exhortó a los fieles a sumarse y hacer penitencia. “Es una palabra que no nos gusta. Debemos hacer penitencia (…). Cualquier cosa fea que sucede en esta plaza, en cualquier iglesia de Roma, en cualquier iglesia de Italia. Tenemos los enemigos externos que son sobre todo los terroristas islámicos; tenemos los enemigos internos, como los llamaba el Papa Ratzinger a los que generan escándalo dentro de la Iglesia”.
Ante esto, señaló, “solo podemos hacer una cosa: hacer penitencia por amor a Jesús y por amor a su Iglesia”.
SU APARICIÓN EN EL CÓNCLAVE

Quizá en el futuro se cuente la historia de cómo el mismísimo San Francisco de Asís, el poverello, estuvo rezando, descalzo, bastón, de rodillas, varios días bajo la lluvia, milagrosamente visible el 12 y 13 de marzo de 2013 en la Plaza de San Pedro, y cómo después un Papa hispanoamericano salió al balcón con el nombre, insólito, de Francisco.

Cuando se cuente esto, muchos historiadores lo desdeñarán como leyendas piadosas, "típicas de inicios del siglo XXI". Es evidente que los santos medievales no se aparecen en los Cónclaves. Y si alguien muestra fotos, quizá se desechen como "montajes".Pero la realidad es que sí había un hombre vestido como Francisco, descalzo como Francisco, humilde y paciente bajo la lluvia como Francisco, estos días en la Plaza de san Pedro. Y muchos periodistas le fotografiaron: las fotos que le sacó France Press llegaron a las redacciones de los periódicos. Y algunos periodistas hablaron con él. Se llama Massimo Coppo, es italiano, tiene 64 años. Vestía un hábito franciscano de yute, llevaba bastón, un bolso al hombro, y en la Plaza de San Pedro rezaba descalzo y de rodillas bajo la lluvia y el frío.Vino caminando desde Asís, a 180 kilómetros, y aunque no parece que caminara descalzo toda esa ruta, sí tenía los pies hinchados. Rezó y rezó. Explicó a los periodistas que quería "un nuevo pontífice para los pobres y que se acerque a ellos, que hable de la eternidad, del infierno y del retorno de Cristo". Massimo no es San Francisco, pero sin duda San Francisco puede estar satisfecho de haber sido bien representado.
La Iglesia tiene miles de santos. Y en San Pedro rezaban miles de personas, religiosas de cientos de carismas distintos, devotos de innumerables fundadores y órdenes.
Pero Massimo hacía que Francisco fuera el más visible. Y el nuevo Papa no se llama Domingo, ni Agustín ni Vicente ni Camilo. Y sin duda los dominicos, agustinos, vicencianos y camilos rezaron por el Papa estos días. Pero a quien se vio en la Plaza con una imagen profética fue a Francisco.



Entrada destacada

ahora TENEMOS NUEVO NOMBRE

QUERIDOS AMIGOS LECTORES:  Desde ahora nuestra página ha cambiado su denominación pero no su dominio, esto se debe a que la página, pa...