El Papa no renunció al encuentro con los últimos, pobres y enfermos de Florencia.

Durante su visita pastoral a Prato y Florencia, el Papa Francisco no se olvidó de los últimos de la sociedad, ni de las periferias. En la Basílica de la Anunciación de María, el Pontífice rezó la oración mariana del Ángelus y saludó a los enfermos; luego se trasladó a las instalaciones del comedor San Francisco Poverino para almorzar con los pobres.
El Santo Padre no quiso renunciar al encuentro con los últimos en Florencia. Por ello, visitó y saludó afectuosamente a los enfermos y discapacitados de la Obra Diocesana de Asistencia de Florencia, quienes se habían reunido en el atrio de la Basílica de la Santísima Anunciación para rezar junto al Papa el Ángelus, entre ellos también un grupo de niños. El Obispo de Roma rezó delante de la imagen de la Virgen a los pies de la cual dejó una rosa blanca. A los presentes el Papa les aseguró su cercanía espiritual y como es habitual, les pidió sus oraciones. Recordando a su predecesor que 29 años atrás había realizado el mismo gesto y en el mismo lugar.
Al finalizar la oración mariana, el Vicario de Cristo fue recibido entre coros y aplausos, a lo largo del camino que lo llevo hasta la Obra de Caritas, de San Francisco Poverino, camino que recorrió junto al Cardenal de Florencia, Giuseppe Betori. Fue aquí, donde el Pontífice se registró como todos los huéspedes y se sentó en la misma mesa con los 60 pobres, los del segundo turno, y almorzó con ellos platos típicos de esta región, utilizando utensilios de plástico como todos los pobres que frecuentan esta Obra de Caritas Italia.
Este lugar es el símbolo de la caridad de la ciudad de Florencia desde 1949, la Posada de San Francisco Poverino es el punto de referencia para muchos indigentes que sólo pueden tomar un alimento al día, por sus escasos recursos. La Obra organizada y administrada por Caritas Italia, cuenta con la colaboración de 50 voluntarios que siguiendo el ejemplo del Buen Samaritano, sólo en el 2014 recibieron a más de 1,079 huéspedes de 59 países distintos.

Catholic.net :: Aprende a orar

MIRAME MADRE CELESTIAL

María Madre de Gracia

María Madre de Gracia y de la Misericordia, te pedimos que presurosa intersedas ante Nuestro Señor Jesucristo, para que convierta nuestros corazones, procurando ser más fieles cada día a Dios Padre.
Dignate... Madre Nuestra, a asistirno a cada momento, para ser más parecidos a Nuestro Señor Jesucristo, y así, lograr la santificación, para que al llegar a la muerte, podamos correr presurosos a los brazos de Nuestro Padre Celestial.
Señora de los cielos, no nos quites tus ojos maternales, no vuelvas tu rostro a estos... tus débiles hijos, que no dudan en ofender a Nuestro Señor Jesucristo.
Intercede Madre de los Cristianos, para que el Rey de Reyes y Señor de Señores, envie al Espíritu Santo... Divino Paráclito, y encienda nuestros Corazones con su Fuego, para que se consuman de Amor por tu Hijo, quien no dudó en dar su vida por nosotros.
Enciende Señor nuestros Corazones que se han congelado y endurecido por el pecado. ¡Quema Señor!... ¡Quema mi corazón para que se purifique!, para que se consuma mi vida de Amor por vos, como una braza se consume por el fuego. Que mi alma arda por tu fuego Santo y sea limpiada, para que quede blanca como la nieve.
Madre Mía... a tí acudo con este deseo ferviente, a tí clamo presuroso por una conversión profunda, por una unión más sólida con la Santa Iglesia, que es la unión con el Tres Veces Santo... con el León de Judá.
Mamá... Mamá del Cielo... acompañanos en este caminar para que seas tú nuestra dulce Guía.
////////////////////////////////////////AMÉN.