ACOMPAÑANDO AL PAPA

HOY EL SANTO PADRE SE REUNIÓ CON MONSEÑOR HUGO NORBERTO SANTIAGO ojalá el señor los ilumine a ambos en la tarea como pastores... uno de la Iglesia Universal y otro como pastor de la Diócesis

sábado, 7 de noviembre de 2015



el Papa al Movimiento por la Vida

Continúen con confianza siendo buenos Samaritanos

(RV).- "¡Les agradezco por el bien que han hecho y los aliento a proseguir con confianza en este camino y a continuar siendo buenos samaritanos!" Fueron palabras del Papa Francisco al recibir en audiencia este viernes, en la Sala Regia en el Vaticano, a más de 500 participantes en el Congreso de los Centros de Ayuda a la Vida.

En su discurso el Pontífice dispensó a los presentes palabras de aliento para proseguir la importante obra que realizan en favor de la vida desde la concepción hasta su natural final, teniendo en cuenta las condiciones de sufrimiento en que viven tantos hermanos. “Es necesario, destacó Francisco, nutrir sensibilidad personal hacia aquellas situaciones de pobreza y de explotación que afectan a las personas más débiles y desfavorecidas”.

El Papa recordó la vulnerabilidad de las familias por la pobreza, la soledad de los ancianos, los jóvenes desorientados, víctimas de dependencias y esclavitudes, subrayando que para ser discípulos de Cristo, es necesario estar al lado de quien sufre, haciéndose cargo de sus fragilidades y dolores. "Estas personas -dijo Francisco- son iconos de aquel hombre del Evangelio que recorriendo el camino de Jerusalén a Jericó encontró unos bandidos que le robaron y golpearon". “También en nuestro tiempo, subrayó, existen tantos heridos a causa de los bandidos de hoy que los despojan de sus haberes y también de su dignidad”.

Instándolos a no cansarse de obrar “por la tutela de la personas más indefensas", el Papa hizo hincapié en “la necesidad de trabajar, en distintos niveles y con perseverancia, en la promoción y defensa de la familia y sobre todo, en referencia al don de los hijos y en la afirmación de la dignidad de la mujer”. “Me gusta subrayar - continuó el Papa - que en su actividad, ustedes han acogido siempre a todos, prescindiendo de la religión y de la nacionalidad”.

El Obispo de Roma concluyó su discurso expresando la certeza de que, en el Año de la Misericordia, la actividad realizada por el Movimiento por la Vida recibirá un especial beneficio. “Que esto sea para ustedes, dijo, un fuerte estímulo de renovación interior para hacerse misericordiosos como es misericordioso nuestro Padre”.

(MCM – RV)



Texto Completo del discurso a los participantes del Congreso de los Centros de Ayuda a la Vida:

Queridos hermanos y hermanas del Movimiento por la Vida

Han venido a Roma de toda Italia para participar en la conferencia nacional y renovar una vez más el compromiso de defender y promover la vida humana. Los saludo a todos cordialmente, empezando por su Presidente, a quien agradezco las palabras con las que ha introducido este encuentro. Los animo a continuar con su importante labor a favor de la vida desde la concepción hasta su fin natural, teniendo en cuenta también las difíciles condiciones que tantos hermanos y hermanas deben afrontar y a veces sufrir.

En las dinámicas existenciales todo está relacionado y se debe alimentar la sensibilidad personal y social tanto para acoger una nueva vida y también hacia las situaciones de pobreza y explotación que afectan a los más vulnerables y desfavorecidos. Si por una parte «no parece factible un camino educativo para acoger a los seres débiles que nos rodean si no se protege a un embrión humano» (Lett. enc. Laudato si’,120), por otra parte «la propia vida es un don que debe ser protegido de diversas formas de degradación» (ibid., 5). Efectivamente constatamos con dolor que son tantas las personas probadas por condiciones de vida difíciles que requieren nuestra atención y nuestro compromiso solidario.

El suyo no es sólo un servicio social, es justo y noble. Para los discípulos de Cristo, ayudar a la vida humana herida significa ir al encuentro de las personas que lo necesitan, para estar a su lado, hacerse cargo de su fragilidad y su dolor para que puedan recuperarse. ¡Cuántas familias son vulnerables debido a la pobreza, la enfermedad, la falta de trabajo y de una casa! ¡Cuántos ancianos! –padecen la carga de sufrimiento y soledad! ¡Cuántos jóvenes se pierden, amenazados por las adicciones y otras esclavitudes, y en espera de recuperar la confianza en la vida! Estas personas, heridas en cuerpo y espíritu, son iconos del hombre del Evangelio que, por el camino de Jerusalén a Jericó cayó en manos de ladrones que le robaron y golpearon. Él experimentó primero la indiferencia de algunos y luego la proximidad del buen samaritano (cf. Lc 10,30-37).

En ese camino, por el desierto de la vida, en nuestro tiempo todavía hay muchos heridos, a causa de los ladrones de hoy en día, que lo despojaron no sólo los bienes, sino también su dignidad. Y de cara al dolor y las necesidades de estos hermanos indefensos, algunos miran al otro lado o pasan de largo mientras otros se detienen y responden con generosa dedicación a su grito de ayuda. Ustedes, miembros del Movimiento por la Vida, en cuarenta años han tratado de imitar el Buen Samaritano. Frente a las diversas formas de amenazas a la vida humana, se han acercado a la fragilidad del prójimo, han trabajado para que no se sientan excluidos y rechazados por la sociedad aquellos que viven en condiciones precarias. Por la acción principal de los "Centros de Ayuda a la Vida", extendida por toda Italia, ha sido motivo de esperanza y renacimiento para muchas personas.

Le doy las gracias por el bien que han hecho y que hacen con tanto amor, y los animo a continuar con confianza en este camino, sin dejar de ser buenos samaritanos! No se cansen de trabajar por la protección de las personas más indefensas, que tienen el derecho a nacer a la vida, así como cuántos están pidiendo una existencia más sana y digna. En particular, existe la necesidad de trabajar en diferentes niveles y con perseverancia, en la promoción y defensa de la familia, el primer recurso de la sociedad, sobre todo en referencia al don de los hijos y la afirmación de la dignidad de la mujer. En este sentido, me gustaría resaltar que en su actividad, siempre han dado la bienvenida a todos, independientemente de la religión y la nacionalidad. El número de mujeres, especialmente los inmigrantes, que vienen a sus centros demuestra que cuando se les ofrece un apoyo concreto, la mujer, a pesar de los problemas y limitaciones, es capaz de triunfar en su interior una sensación de amor, la vida y la maternidad.

Queridos hermanos y hermanas, estoy seguro de que su actividad, pero antes su espiritualidad, recibirán un beneficio especial del inminente Año Santo de la Misericordia. Sea para ustedes fuerte estímulo para la renovación interior, para ser "misericordiosos como nuestro Padre es misericordioso" (Lc 6:36). Encomiendo a cada uno de ustedes y todos sus buenos proyectos a María, Madre de los vivientes. Los acompaño con mi bendición, y les pido que por favor oren por mí.

Entrada destacada

ahora TENEMOS NUEVO NOMBRE

QUERIDOS AMIGOS LECTORES:  Desde ahora nuestra página ha cambiado su denominación pero no su dominio, esto se debe a que la página, pa...