El Papa en la  3° Congregación General 
"un camino de todo el Pueblo de Dios”.

(RV).- “Esta Asamblea sinodal se sitúa en continuidad con aquella del 2014, durante la cual la doctrina católica sobre el matrimonio no ha sido modificada”. Lo afirmó el Papa Francisco, en su breve intervención durante la Tercera Congregación General. El Pontífice, evidenció los tres documentos oficiales sobre los cuales se deben reflexionar: la Relatio Synodi y los dos discursos pontificios de apertura y de clausura de los trabajos sinodales.
El Portavoz Vaticano, el Padre Federico Lombardi hablando en Conferencia de prensa explicó la importancia del Instrumentum Laboris del Sínodo de los Obispos:
“No debemos dejarnos condicionar y reducir nuestro horizonte de trabajo en este Sínodo, como si el único problema fuese aquel de la comunión de los divorciados y de los que se vuelven a casar. Se debe tener en cuenta la amplitud de los problemas y las cuestiones que son propuestos en la Asamblea sinodal, de los cuales el Instrumentum Laboris da una amplia prospectiva”.
Respondiendo a los periodistas, Mons. Claudio María Celli, Presidente de la Comisión para la Información dijo que, “me parece que la intervención del Papa esta mañana, al recordar que los documentos de referencia en la discusión son la Relatio Synodi y los dos discursos, de apertura y clausura, mantenga abierta una actitud de la Iglesia profundamente pastoral en relación a la realidad de los divorciados. Pero también, está presente lo que decía el Papa esta mañana, es decir, que el Sínodo no tiene como único punto de referencia esto. Es uno de muchos otros puntos”.

Catholic.net :: Aprende a orar

MIRAME MADRE CELESTIAL

María Madre de Gracia

María Madre de Gracia y de la Misericordia, te pedimos que presurosa intersedas ante Nuestro Señor Jesucristo, para que convierta nuestros corazones, procurando ser más fieles cada día a Dios Padre.
Dignate... Madre Nuestra, a asistirno a cada momento, para ser más parecidos a Nuestro Señor Jesucristo, y así, lograr la santificación, para que al llegar a la muerte, podamos correr presurosos a los brazos de Nuestro Padre Celestial.
Señora de los cielos, no nos quites tus ojos maternales, no vuelvas tu rostro a estos... tus débiles hijos, que no dudan en ofender a Nuestro Señor Jesucristo.
Intercede Madre de los Cristianos, para que el Rey de Reyes y Señor de Señores, envie al Espíritu Santo... Divino Paráclito, y encienda nuestros Corazones con su Fuego, para que se consuman de Amor por tu Hijo, quien no dudó en dar su vida por nosotros.
Enciende Señor nuestros Corazones que se han congelado y endurecido por el pecado. ¡Quema Señor!... ¡Quema mi corazón para que se purifique!, para que se consuma mi vida de Amor por vos, como una braza se consume por el fuego. Que mi alma arda por tu fuego Santo y sea limpiada, para que quede blanca como la nieve.
Madre Mía... a tí acudo con este deseo ferviente, a tí clamo presuroso por una conversión profunda, por una unión más sólida con la Santa Iglesia, que es la unión con el Tres Veces Santo... con el León de Judá.
Mamá... Mamá del Cielo... acompañanos en este caminar para que seas tú nuestra dulce Guía.
////////////////////////////////////////AMÉN.