Papa: Llego a Filadelfia 

Su anhelo, saludar y estar con las familias!!!!

(RV).- “¡Queridas familias nos vemos en Filadelfia: estaré allí porque ustedes estarán allí! Los medios estadounidenses están transmitiendo un vídeo en inglés con este saludo entrañable del Papa Francisco, con su anhelo de saludar con gratitud y alegría a los peregrinos y al pueblo de la ciudad estadounidense que acoge el VIII Encuentro Mundial de las Familias.
La parada de Filadelfia en el camino sinodal de la familia con el Papa Francisco, tiene lugar  21 años después del primer encuentro mundial con  las familias, en Roma, en 1994, celebrado por San Juan Pablo II.
Familia ¿quién dices que eres?, fue el tema que él eligió y al que dio también una respuesta: "soy alegría y esperanza"... ‘¡En la Iglesia y en la sociedad es la hora de la familia’!, exclamó en un intenso discurso improvisado - "nacido de la oración" y del "corazón".
La Familia: don y compromiso fue el tema del II Encuentro Mundial de la Familia que tuvo lugar en Río de Janeiro, en 1997. Tres años después, volvió a Roma, el III Encuentro fue en el Gran Jubileo del 2000, con el lema: "Los hijos, primavera de la familia y de la sociedad".
En 2003, el IV Encuentro Mundial de las Familias, con un mensaje especial de Juan Pablo II, se celebró en Manila, Filipinas, con el lema “La familia cristiana: una buena nueva para el tercer milenio”.
En 2006, el V Encuentro Mundial de las Familias, fue en Valencia,
España, con el lema “La transmisión de la fe en
la familia”. Fue el primer encuentro mundial de las familias de Benedicto XVI.
En 2009, el VI Encuentro fue en México, con el lema: "La Familia formadora de Valores”, que culminó con un Mensaje del Papa Benedicto XVI.
Y luego el VII, en Milán, también con el Papa Ratzinger, con el lema: "La familia. el trabajo y la fiesta".

Catholic.net :: Aprende a orar

MIRAME MADRE CELESTIAL

María Madre de Gracia

María Madre de Gracia y de la Misericordia, te pedimos que presurosa intersedas ante Nuestro Señor Jesucristo, para que convierta nuestros corazones, procurando ser más fieles cada día a Dios Padre.
Dignate... Madre Nuestra, a asistirno a cada momento, para ser más parecidos a Nuestro Señor Jesucristo, y así, lograr la santificación, para que al llegar a la muerte, podamos correr presurosos a los brazos de Nuestro Padre Celestial.
Señora de los cielos, no nos quites tus ojos maternales, no vuelvas tu rostro a estos... tus débiles hijos, que no dudan en ofender a Nuestro Señor Jesucristo.
Intercede Madre de los Cristianos, para que el Rey de Reyes y Señor de Señores, envie al Espíritu Santo... Divino Paráclito, y encienda nuestros Corazones con su Fuego, para que se consuman de Amor por tu Hijo, quien no dudó en dar su vida por nosotros.
Enciende Señor nuestros Corazones que se han congelado y endurecido por el pecado. ¡Quema Señor!... ¡Quema mi corazón para que se purifique!, para que se consuma mi vida de Amor por vos, como una braza se consume por el fuego. Que mi alma arda por tu fuego Santo y sea limpiada, para que quede blanca como la nieve.
Madre Mía... a tí acudo con este deseo ferviente, a tí clamo presuroso por una conversión profunda, por una unión más sólida con la Santa Iglesia, que es la unión con el Tres Veces Santo... con el León de Judá.
Mamá... Mamá del Cielo... acompañanos en este caminar para que seas tú nuestra dulce Guía.
////////////////////////////////////////AMÉN.