En Argentina se recuerda a José Manuel de Estrada

FELIZ DÍA DEL PROFESOR

En conmemoración de la muerte de José Manuel Estrada, quien falleció un 17 de septiembre de 1897, hoy se celebra el Día del Profesor.
José Manuel Estrada fue profesor, político, orador, escritor, periodista y educador. Además de ser reconocido en todos estos campos, fue respetado por su fortaleza moral, el contenido de sus ideas y su pasión para comunicarlas y sostenerlas.
Dedicó largos años de su vida a ser profesor, primero de educación secundaria, y luego en la universidad, y defendió siempre la libertad de cátedra. En 1884 fue destituido de sus cargos por tener pensamientos contrarios a la dirigencia. 

Su fe fue la razón de ser de su quehacer, la cual sustentaba una ética fuerte y profunda. En el catolicismo fundamentaba su percepción de las relaciones sociales, ya que, “la comunión del pan es el signo de la confraternidad”. Desde esa posición se enfrentó decididamente a “los caracteres [que] se corrompen de día en día por la infatuación desplegada en la vida exterior, y el avasallamiento de la conciencia bajo las ideas y las costumbres dominantes.” Señalando luego que “los caracteres morales de las naciones son una resultante; de suerte que si no progresan en moralidad los individuos que las constituyen, tampoco ellas progresarán."
Sus estudiantes, que fueron hasta su casa para brindarle apoyo, escucharon estas palabras:

“De las astillas de las cátedras destrozadas por el despotismo, haremos tribunas para enseñar la justicia y predicar la libertad”

Catholic.net :: Aprende a orar

MIRAME MADRE CELESTIAL

María Madre de Gracia

María Madre de Gracia y de la Misericordia, te pedimos que presurosa intersedas ante Nuestro Señor Jesucristo, para que convierta nuestros corazones, procurando ser más fieles cada día a Dios Padre.
Dignate... Madre Nuestra, a asistirno a cada momento, para ser más parecidos a Nuestro Señor Jesucristo, y así, lograr la santificación, para que al llegar a la muerte, podamos correr presurosos a los brazos de Nuestro Padre Celestial.
Señora de los cielos, no nos quites tus ojos maternales, no vuelvas tu rostro a estos... tus débiles hijos, que no dudan en ofender a Nuestro Señor Jesucristo.
Intercede Madre de los Cristianos, para que el Rey de Reyes y Señor de Señores, envie al Espíritu Santo... Divino Paráclito, y encienda nuestros Corazones con su Fuego, para que se consuman de Amor por tu Hijo, quien no dudó en dar su vida por nosotros.
Enciende Señor nuestros Corazones que se han congelado y endurecido por el pecado. ¡Quema Señor!... ¡Quema mi corazón para que se purifique!, para que se consuma mi vida de Amor por vos, como una braza se consume por el fuego. Que mi alma arda por tu fuego Santo y sea limpiada, para que quede blanca como la nieve.
Madre Mía... a tí acudo con este deseo ferviente, a tí clamo presuroso por una conversión profunda, por una unión más sólida con la Santa Iglesia, que es la unión con el Tres Veces Santo... con el León de Judá.
Mamá... Mamá del Cielo... acompañanos en este caminar para que seas tú nuestra dulce Guía.
////////////////////////////////////////AMÉN.