La voz de los peregrinos en Roma
"El Papa nos invitó a rezar en familia y así lo haremos".
(RV).- Miles de peregrinos quisieron estar cerca del Papa Francisco durante su peregrinación a la tumba de San Pedro, este miércoles en el que el Obispo de Roma habló de la importancia de la oración en familia. Y sobre ello, sobre las palabras de Francisco, hablan fieles en la ciudad eterna para el micrófono de Radio Vaticano.
“Yo rezo a todas horas, muchas veces solo, muchas otras con mi familia” explica una peregrino argentino residente en España quien enseña orgulloso su cruz con la imagen de Santa Teresa de Ávila. Guadalupe viajó a Roma junto con su madre y su hija, y explica lo importante que es agradecer a Dios todo lo que tenemos y hacerlo con nuestros seres queridos, y que esto vaya pasando de generación en generación. Marta añade lo importante que es enseñar a los niños a ser buenas personas, guiados por la Biblia.


(MZ-RV) (from Vatican Radio)

Catholic.net :: Aprende a orar

MIRAME MADRE CELESTIAL

María Madre de Gracia

María Madre de Gracia y de la Misericordia, te pedimos que presurosa intersedas ante Nuestro Señor Jesucristo, para que convierta nuestros corazones, procurando ser más fieles cada día a Dios Padre.
Dignate... Madre Nuestra, a asistirno a cada momento, para ser más parecidos a Nuestro Señor Jesucristo, y así, lograr la santificación, para que al llegar a la muerte, podamos correr presurosos a los brazos de Nuestro Padre Celestial.
Señora de los cielos, no nos quites tus ojos maternales, no vuelvas tu rostro a estos... tus débiles hijos, que no dudan en ofender a Nuestro Señor Jesucristo.
Intercede Madre de los Cristianos, para que el Rey de Reyes y Señor de Señores, envie al Espíritu Santo... Divino Paráclito, y encienda nuestros Corazones con su Fuego, para que se consuman de Amor por tu Hijo, quien no dudó en dar su vida por nosotros.
Enciende Señor nuestros Corazones que se han congelado y endurecido por el pecado. ¡Quema Señor!... ¡Quema mi corazón para que se purifique!, para que se consuma mi vida de Amor por vos, como una braza se consume por el fuego. Que mi alma arda por tu fuego Santo y sea limpiada, para que quede blanca como la nieve.
Madre Mía... a tí acudo con este deseo ferviente, a tí clamo presuroso por una conversión profunda, por una unión más sólida con la Santa Iglesia, que es la unión con el Tres Veces Santo... con el León de Judá.
Mamá... Mamá del Cielo... acompañanos en este caminar para que seas tú nuestra dulce Guía.
////////////////////////////////////////AMÉN.