El Papa en su mensaje al Sínodo valdense: 
caminar hacia la plena comunión


(RV).- El Cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado de Su Santidad, mediante un telegrama en nombre del Papa Francisco envía un cordial y fraterno saludo, como signo de su cercanía espiritual a los participantes en el Sínodo de las Iglesias metodistas y valdenses que se celebra en la localidad de Torre Pellice, en Turín, desde este domingo y hasta el próximo 28 de agosto.

El Pontífice asegura su ferviente recuerdo en la oración, a fin de que el Señor conceda a todos los cristianos la oportunidad de caminar con corazón sincero hacia la plena comunión, para dar testimonio de Jesucristo y su Evangelio, cooperando al servicio de la humanidad, de modo especial, en defensa de la dignidad de la persona humana, en la promoción de la justicia y de la paz y en el hecho de dar respuestas comunes al sufrimiento que aflige a tanta gente, especialmente a los pobres y a los más débiles.

Recordamos que también el año pasado el Pontífice envió su saludo a este Sínodo, mientras el 22 de junio, durante su visita a Turín, Francisco visitó la iglesia valdense de esta ciudad, en lo que constituyó la primera visita de un Papa a esta antigua minoría cristiana in Italia. Durante aquel encuentro, dirigiéndose a los presentes, el Santo Padre pidió perdón, por las actitudes y comportamientos no cristianos de la Iglesia católica.

(María Fernanda Bernasconi - RV).
(from Vatican Radio)

Catholic.net :: Aprende a orar

MIRAME MADRE CELESTIAL

María Madre de Gracia

María Madre de Gracia y de la Misericordia, te pedimos que presurosa intersedas ante Nuestro Señor Jesucristo, para que convierta nuestros corazones, procurando ser más fieles cada día a Dios Padre.
Dignate... Madre Nuestra, a asistirno a cada momento, para ser más parecidos a Nuestro Señor Jesucristo, y así, lograr la santificación, para que al llegar a la muerte, podamos correr presurosos a los brazos de Nuestro Padre Celestial.
Señora de los cielos, no nos quites tus ojos maternales, no vuelvas tu rostro a estos... tus débiles hijos, que no dudan en ofender a Nuestro Señor Jesucristo.
Intercede Madre de los Cristianos, para que el Rey de Reyes y Señor de Señores, envie al Espíritu Santo... Divino Paráclito, y encienda nuestros Corazones con su Fuego, para que se consuman de Amor por tu Hijo, quien no dudó en dar su vida por nosotros.
Enciende Señor nuestros Corazones que se han congelado y endurecido por el pecado. ¡Quema Señor!... ¡Quema mi corazón para que se purifique!, para que se consuma mi vida de Amor por vos, como una braza se consume por el fuego. Que mi alma arda por tu fuego Santo y sea limpiada, para que quede blanca como la nieve.
Madre Mía... a tí acudo con este deseo ferviente, a tí clamo presuroso por una conversión profunda, por una unión más sólida con la Santa Iglesia, que es la unión con el Tres Veces Santo... con el León de Judá.
Mamá... Mamá del Cielo... acompañanos en este caminar para que seas tú nuestra dulce Guía.
////////////////////////////////////////AMÉN.