UN PAPA QUE SE PONE ZAPATOS, PERO ES DE ALPARGATAS 

El Papa sigue sorprendiendo con sus ocurrencias, tuvimos al Papa bueno, al Papa de la sonrisa, al Papa Viajero, este creo es el Papa de todos. Una vez más Francisco salió con un destino, pero desvió su caravana para estar con los más pobres.  




Queridos amigos, el domingo por la tarde, el Papa Francisco realizó una visita pastoral a la parroquia de Santa María Regina Pacis, en Ostia Lido, una fracción de Roma.
Pero antes de ir a la parroquia, el Papa se le ocurrió hacer un desvío y detenerse en un pequeño parque de atracciones. Allí, en roulottes (o caravanas), viven los feriantes, sus familias y algunas Pequeñas Hermanas de Jesús, de Charles De Foucauld.
Las hermanas comparten desde hace años el trabajo, la vida y la fe con las familias de los feriantes, sus alegrías y dificultades, como cuando hace pocos años cerraron otro parque de atracciones en el que estaban y muchos de ellos se quedaron sin trabajo.
Estas hermanas han llevado a los feriantes a audiencias del Papa y a la Misa de Pascua. En una de estas ocasiones, invitaron al Papa Francisco a visitar a las familias. Y el domingo vieron cumplido su deseo.
Entre otras cosas, el Papa dijo en su visita a Ostia Lido:
"La alegría no se compra en el mercado; no te la dan porque la ganas en un juego de la feria, ¡No!.
La alegría es un don, un regalo del Espíritu Santo, y debemos pedir: 'Señor, dame alegría'. Y no pongamos cara triste, melancólica. Eso no nos hace bien.
¡La alegría! La alegría de una persona que sabe mirar siempre lo positivo de la vida y que ofrece este lado positivo a los demás.
La alegría, que solamente Dios puede dar, es un don. Y debemos pedir la alegría. La alegría es un don del Espíritu Santo".

LAS FOTOS DE LA VISITA A CARAVANAS









VISITA A LA PARROQUIA SANTA MARIA
















Catholic.net :: Aprende a orar

MIRAME MADRE CELESTIAL

María Madre de Gracia

María Madre de Gracia y de la Misericordia, te pedimos que presurosa intersedas ante Nuestro Señor Jesucristo, para que convierta nuestros corazones, procurando ser más fieles cada día a Dios Padre.
Dignate... Madre Nuestra, a asistirno a cada momento, para ser más parecidos a Nuestro Señor Jesucristo, y así, lograr la santificación, para que al llegar a la muerte, podamos correr presurosos a los brazos de Nuestro Padre Celestial.
Señora de los cielos, no nos quites tus ojos maternales, no vuelvas tu rostro a estos... tus débiles hijos, que no dudan en ofender a Nuestro Señor Jesucristo.
Intercede Madre de los Cristianos, para que el Rey de Reyes y Señor de Señores, envie al Espíritu Santo... Divino Paráclito, y encienda nuestros Corazones con su Fuego, para que se consuman de Amor por tu Hijo, quien no dudó en dar su vida por nosotros.
Enciende Señor nuestros Corazones que se han congelado y endurecido por el pecado. ¡Quema Señor!... ¡Quema mi corazón para que se purifique!, para que se consuma mi vida de Amor por vos, como una braza se consume por el fuego. Que mi alma arda por tu fuego Santo y sea limpiada, para que quede blanca como la nieve.
Madre Mía... a tí acudo con este deseo ferviente, a tí clamo presuroso por una conversión profunda, por una unión más sólida con la Santa Iglesia, que es la unión con el Tres Veces Santo... con el León de Judá.
Mamá... Mamá del Cielo... acompañanos en este caminar para que seas tú nuestra dulce Guía.
////////////////////////////////////////AMÉN.