El Papa a la Comisión Teológica Internacional
“El teólogo es un creyente a la escucha de la Palabra del Dios vivo”

La escucha de la Palabra de Dios debe ser una de las principales actitudes de un teólogo antes que el estudio”, lo afirmó el Papa Francisco al recibir a los miembros de la Comisión Teológica Internacional, al inicio de un nuevo quinquenio de trabajo.En su discurso el Santo Padre invitó a prestar atención a los aportes de las mujeres en este ámbito y solicitó a todos los presentes a preservar la unidad en el pluralismo de puntos de vista. A los presentes les recordó la misión por la cual fue creada esta Comisión:
«estudiar los problemas doctrinales de gran importancia, especialmente aquellos que presentan nuevos aspectos, y de este modo ofrecer su ayuda al Magisterio de la Iglesia» (Estatutos, art. 1). Los veintisiete documentos publicados hasta ahora – recordó el Papa – son el testimonio de este compromiso y un punto de referencia para el debate teológico.
El Pontífice precisó además, que con su trabajo teológico, esta Comisión ofrece un servicio a la Iglesia universal y para ello es necesario escuchar la Palabra de Dios antes que estudiarla:
«Su misión es servir a la Iglesia, lo que presupone no solo capacidades intelectuales, sino también disposiciones espirituales. Entre estas últimas, quisiera llamar su atención sobre la importancia de la escucha… El teólogo es sobre todo un creyente que escucha la palabra del Dios vivo y lo recibe en el corazón y en la mente. Pero el teólogo también debe ponerse humildemente en escucha de «lo que el Espíritu dice a las Iglesias» (Ap. 2,7) … De hecho, junto a todo el pueblo cristiano, el teólogo abre los ojos y los oídos a los “signos de los tiempos”. Está llamado a «escuchar atentamente, discernir e interpretar los diversos lenguajes de nuestro tiempo, y saberlos juzgar a la luz de la Palabra de Dios – es ella la que juzga, la Palabra de Dios – para que la verdad revelada sea mejor entendida siempre, sea mejor comprendida y pueda venir presentada en forma más adecuada» (Conc. Ecum. Vat. II, Cost. Gaudium e spes, 44).
En esta óptica señaló el Santo Padre y refiriéndose a la composición tan diversificada de la Comisión, exhortó a una mayor presencia de la mujeres en este campo teológico. “Es necesario reflexionar sobre el rol que las mujeres tienen y deben tener en el campo de la teología”, afirmo Francisco. De hecho, «la Iglesia reconoce el aporte indispensable de la mujer en la sociedad, con una sensibilidad, una intuición y ciertas capacidades peculiares que son frecuentemente propias de las mujeres. Los invito pues, dijo el Obispo de Roma, a sacar el mayor provecho de este aporte especifico de las mujeres a la inteligencia de la fe. Evidenciando otra característica de esta Comisión, se refirió a su aspecto internacional:
«Otra característica de esta Comisión es su carácter internacional, que refleja la catolicidad de la Iglesia. La diversidad de los puntos de vista debe enriquecer la catolicidad sin dañar a la unidad. La unidad de los teólogos católicos nace de la común referencia a una sola fe en Cristo y se nutre de la diversidad de los dones del Espíritu Santo. A partir de este fundamento y en un sano pluralismo, varios aportes teológicos, desarrollados en diversos contextos culturales y con diversos métodos utilizados, no pueden ignorarse mutuamente, sino en el diálogo teológico deberían enriquecerse y corregirse recíprocamente».
El Papa Francisco concluyó su discurso hablando de la Virgen Inmaculada, como testigo privilegiado de los grandes eventos de la historia de la salvación, quien «conservaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón» (Lc 2,19):
«Mujer de la escucha, mujer de la contemplación, mujer de la cercanía a los problemas de la Iglesia y de la gente. … María es así el ícono de la Iglesia la cual, en la impaciente espera del Señor, progresa, día a día, en la inteligencia de la fe, gracias también al trabajo paciente de los teólogos y las teólogas. La Virgen, maestra de la auténtica teología, nos asegure, con su materna oración, que nuestra caridad «crezca siempre más en conocimiento y en pleno discernimiento» (Fil 1,9-10). En este camino los acompaño con mi Bendición y les pido por favor de rezar por mí. Orar teológicamente, gracias».

Catholic.net :: Aprende a orar

MIRAME MADRE CELESTIAL

María Madre de Gracia

María Madre de Gracia y de la Misericordia, te pedimos que presurosa intersedas ante Nuestro Señor Jesucristo, para que convierta nuestros corazones, procurando ser más fieles cada día a Dios Padre.
Dignate... Madre Nuestra, a asistirno a cada momento, para ser más parecidos a Nuestro Señor Jesucristo, y así, lograr la santificación, para que al llegar a la muerte, podamos correr presurosos a los brazos de Nuestro Padre Celestial.
Señora de los cielos, no nos quites tus ojos maternales, no vuelvas tu rostro a estos... tus débiles hijos, que no dudan en ofender a Nuestro Señor Jesucristo.
Intercede Madre de los Cristianos, para que el Rey de Reyes y Señor de Señores, envie al Espíritu Santo... Divino Paráclito, y encienda nuestros Corazones con su Fuego, para que se consuman de Amor por tu Hijo, quien no dudó en dar su vida por nosotros.
Enciende Señor nuestros Corazones que se han congelado y endurecido por el pecado. ¡Quema Señor!... ¡Quema mi corazón para que se purifique!, para que se consuma mi vida de Amor por vos, como una braza se consume por el fuego. Que mi alma arda por tu fuego Santo y sea limpiada, para que quede blanca como la nieve.
Madre Mía... a tí acudo con este deseo ferviente, a tí clamo presuroso por una conversión profunda, por una unión más sólida con la Santa Iglesia, que es la unión con el Tres Veces Santo... con el León de Judá.
Mamá... Mamá del Cielo... acompañanos en este caminar para que seas tú nuestra dulce Guía.
////////////////////////////////////////AMÉN.