En Comunión por la paz


P. Jorge Hernández, Misionero Argentino en Gaza ha tenido hoy un encuentro con el  Papa Francisco. Dijo luego de la entrevista: "nos ha dado mucha fuerza para continuar".


 Padre Jorge Hernández confesando a uno de los niños de su comunidad 

foto fuente: I.V.E.
El Papa Francisco recibió en audiencia este viernes al P. Jorge Hernández, misionero argentino del Instituto del Verbo Encarnado y párroco de Gaza, quien le ha transmitido la grave situación de los cristianos en Palestina. Después de su encuentro con el Santo Padre fue entrevistado por Radio Vaticana, y declaró que el Papa siempre ha estado muy cercano a ellos, cosa que es una “consolación enorme”. 

Además les ha animado mucho y les ha trasmitido mucha fuerza. 
El Padre Jorge Hernández contó cómo sobreviven a la guerra en Gaza, donde está al cuidado de 29 chicos discapacitados, mujeres con bebés y un grupo de monjas
La familia en Argentina,contó a medios de este país como vivía el Sacerdote día a día la guerra.
Decía el sacerdote:
La falta de agua potable es desesperante, es mi mayor preocupación. La gente está bebiendo agua servida, contaminada de basura y sangre”, reveló el cura.
Desde nuestra pequeña ciudad al Norte de Buenos Aires Argentina deseamos al Padre que Jesús lo Bendiga y la Ssma Virgen lo proteja a él, su familia, y a toda su comunidad de la Parroquia Sagrada Familia en Gaza.

Catholic.net :: Aprende a orar

MIRAME MADRE CELESTIAL

María Madre de Gracia

María Madre de Gracia y de la Misericordia, te pedimos que presurosa intersedas ante Nuestro Señor Jesucristo, para que convierta nuestros corazones, procurando ser más fieles cada día a Dios Padre.
Dignate... Madre Nuestra, a asistirno a cada momento, para ser más parecidos a Nuestro Señor Jesucristo, y así, lograr la santificación, para que al llegar a la muerte, podamos correr presurosos a los brazos de Nuestro Padre Celestial.
Señora de los cielos, no nos quites tus ojos maternales, no vuelvas tu rostro a estos... tus débiles hijos, que no dudan en ofender a Nuestro Señor Jesucristo.
Intercede Madre de los Cristianos, para que el Rey de Reyes y Señor de Señores, envie al Espíritu Santo... Divino Paráclito, y encienda nuestros Corazones con su Fuego, para que se consuman de Amor por tu Hijo, quien no dudó en dar su vida por nosotros.
Enciende Señor nuestros Corazones que se han congelado y endurecido por el pecado. ¡Quema Señor!... ¡Quema mi corazón para que se purifique!, para que se consuma mi vida de Amor por vos, como una braza se consume por el fuego. Que mi alma arda por tu fuego Santo y sea limpiada, para que quede blanca como la nieve.
Madre Mía... a tí acudo con este deseo ferviente, a tí clamo presuroso por una conversión profunda, por una unión más sólida con la Santa Iglesia, que es la unión con el Tres Veces Santo... con el León de Judá.
Mamá... Mamá del Cielo... acompañanos en este caminar para que seas tú nuestra dulce Guía.
////////////////////////////////////////AMÉN.