A LOS PIÉS DE LA INMACULADA

María Inmaculada: verdad, caridad, pureza, esplendor del Evangelio para el mundo entero. En Ti se hizo carne la Palabra de Dios
Recorriendo idealmente la peregrinación que tantas veces cumplieron sus predecesores, el Papa Francisco realiza también este año - el 8 de diciembre - el tradicional acto de veneración, homenaje y oración del Obispo de Roma a los pies de la imagen de la Madre de Dios, que vela sobre la diócesis del Papa, desde lo alto de la columna de la plaza de España. La misma que el beato Pío IX, hizo colocar sobre una columna como perenne recuerdo del Dogma de la Inmaculada Concepción de la Virgen María, que había proclamado el 8 de diciembre de 1854.
«La Inmaculada es fruto del amor de Dios que salva el mundo». «¡Qué bella es nuestra Madre que pone su mirada de amor sobre nosotros!» destacó el Papa Bergoglio el 8 de diciembre de 2013. Alabando la belleza de la Madre de Dios y Madre nuestra invitó a todos los fieles a reconocer en María nuestro destino verdadero, nuestra vocación más profunda: ser amados, ser transformados por el amor de Dios.
Nos preparamos a celebrar la Solemnidad de la Inmaculada Concepción, con el ruego que el Papa Francisco le dirigió en su oración a la Virgen Santa: «ayúdanos a escuchar la voz del Señor: el grito de los pobres, enfermos y necesitados, los ancianos y los niños, toda vida humana sea siempre amada y venerada»:

ORACIÓN DEL SANTO PADRE FRANCISCO

Solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Virgen María
Domingo 8 de diciembre de 2013


Virgen Santa e Inmaculada,
a Ti, que eres el orgullo de nuestro pueblo
y el amparo maternal de nuestra ciudad, 

nos acogemos con confianza y amor.
Eres toda belleza, María.
En Ti no hay mancha de pecado.
Renueva en nosotros el deseo de ser santos:
que en nuestras palabras resplandezca la verdad, 

que nuestras obras sean un canto a la caridad,
que en nuestro cuerpo y en nuestro corazón brillen la pureza y la castidad, 

que en nuestra vida se refleje el esplendor del Evangelio.
Eres toda belleza, María.
En Ti se hizo carne la Palabra de Dios.
Ayúdanos a estar siempre atentos a la voz del Señor:
que no seamos sordos al grito de los pobres, 

que el sufrimiento de los enfermos y de los oprimidos no nos encuentre distraídos,
que la soledad de los ancianos y la indefención de los niños no nos dejen indiferentes,

que amemos y respetemos siempre la vida humana.
Eres toda belleza, María.
En Ti vemos la alegría completa de la vida dichosa con Dios.
Haz que nunca perdamos el rumbo en este mundo:
que la luz de la fe ilumine nuestra vida, 

que la fuerza consoladora de la esperanza dirija nuestros pasos,
que el ardor entusiasta del amor inflame nuestro corazón, 

que nuestros ojos estén fijos en el Señor, 
fuente de la verdadera alegría.
Eres toda belleza, María.
Escucha nuestra oración, atiende a nuestra súplica: 

que el amor misericordioso de Dios en Jesús nos seduzca,
que la belleza divina nos salve, a nosotros, a nuestra ciudad y al mundo entero.

Amén

El Papa a la Comisión Teológica Internacional
“El teólogo es un creyente a la escucha de la Palabra del Dios vivo”

La escucha de la Palabra de Dios debe ser una de las principales actitudes de un teólogo antes que el estudio”, lo afirmó el Papa Francisco al recibir a los miembros de la Comisión Teológica Internacional, al inicio de un nuevo quinquenio de trabajo.En su discurso el Santo Padre invitó a prestar atención a los aportes de las mujeres en este ámbito y solicitó a todos los presentes a preservar la unidad en el pluralismo de puntos de vista. A los presentes les recordó la misión por la cual fue creada esta Comisión:
«estudiar los problemas doctrinales de gran importancia, especialmente aquellos que presentan nuevos aspectos, y de este modo ofrecer su ayuda al Magisterio de la Iglesia» (Estatutos, art. 1). Los veintisiete documentos publicados hasta ahora – recordó el Papa – son el testimonio de este compromiso y un punto de referencia para el debate teológico.
El Pontífice precisó además, que con su trabajo teológico, esta Comisión ofrece un servicio a la Iglesia universal y para ello es necesario escuchar la Palabra de Dios antes que estudiarla:
«Su misión es servir a la Iglesia, lo que presupone no solo capacidades intelectuales, sino también disposiciones espirituales. Entre estas últimas, quisiera llamar su atención sobre la importancia de la escucha… El teólogo es sobre todo un creyente que escucha la palabra del Dios vivo y lo recibe en el corazón y en la mente. Pero el teólogo también debe ponerse humildemente en escucha de «lo que el Espíritu dice a las Iglesias» (Ap. 2,7) … De hecho, junto a todo el pueblo cristiano, el teólogo abre los ojos y los oídos a los “signos de los tiempos”. Está llamado a «escuchar atentamente, discernir e interpretar los diversos lenguajes de nuestro tiempo, y saberlos juzgar a la luz de la Palabra de Dios – es ella la que juzga, la Palabra de Dios – para que la verdad revelada sea mejor entendida siempre, sea mejor comprendida y pueda venir presentada en forma más adecuada» (Conc. Ecum. Vat. II, Cost. Gaudium e spes, 44).
En esta óptica señaló el Santo Padre y refiriéndose a la composición tan diversificada de la Comisión, exhortó a una mayor presencia de la mujeres en este campo teológico. “Es necesario reflexionar sobre el rol que las mujeres tienen y deben tener en el campo de la teología”, afirmo Francisco. De hecho, «la Iglesia reconoce el aporte indispensable de la mujer en la sociedad, con una sensibilidad, una intuición y ciertas capacidades peculiares que son frecuentemente propias de las mujeres. Los invito pues, dijo el Obispo de Roma, a sacar el mayor provecho de este aporte especifico de las mujeres a la inteligencia de la fe. Evidenciando otra característica de esta Comisión, se refirió a su aspecto internacional:
«Otra característica de esta Comisión es su carácter internacional, que refleja la catolicidad de la Iglesia. La diversidad de los puntos de vista debe enriquecer la catolicidad sin dañar a la unidad. La unidad de los teólogos católicos nace de la común referencia a una sola fe en Cristo y se nutre de la diversidad de los dones del Espíritu Santo. A partir de este fundamento y en un sano pluralismo, varios aportes teológicos, desarrollados en diversos contextos culturales y con diversos métodos utilizados, no pueden ignorarse mutuamente, sino en el diálogo teológico deberían enriquecerse y corregirse recíprocamente».
El Papa Francisco concluyó su discurso hablando de la Virgen Inmaculada, como testigo privilegiado de los grandes eventos de la historia de la salvación, quien «conservaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón» (Lc 2,19):
«Mujer de la escucha, mujer de la contemplación, mujer de la cercanía a los problemas de la Iglesia y de la gente. … María es así el ícono de la Iglesia la cual, en la impaciente espera del Señor, progresa, día a día, en la inteligencia de la fe, gracias también al trabajo paciente de los teólogos y las teólogas. La Virgen, maestra de la auténtica teología, nos asegure, con su materna oración, que nuestra caridad «crezca siempre más en conocimiento y en pleno discernimiento» (Fil 1,9-10). En este camino los acompaño con mi Bendición y les pido por favor de rezar por mí. Orar teológicamente, gracias».
el Papa se dirigió a los voluntarios
“Vayan tras las huellas del buen Samaritano sirviendo a los pobres del mundo”
El Papa Francisco recibió en el Aula Pablo VI, a los más de dos mil voluntarios cristianos de la Federación de Organismos Internacionales de Voluntariado, en ocasión de la Jornada Internacional del Voluntariado.
En su discurso el Santo Padre recordó la importancia del servicio que prestan los voluntarios hoy, señalando que en el mundo “hay tanta necesidad de testimoniar el valor de la gratitud: ¡los pobres no pueden convertirse en una ocasión de ganancia!” afirmó el Pontífice.
“Ustedes – exhortó el Papa – están llamados a interpretar estos signos de los tiempos y a convertirse en un instrumento al servicio del protagonismo de los pobres”. Para ello recordó, es necesario promover la solidaridad y buscar la paz. Y “un signo de paz y de esperanza – afirmó Francisco – es su actividad en los campos de refugiados, donde encuentran a gente desesperada, rostros marcados por el atropello, niños que tienen hambre de alimentos, de libertad y de futuro”.
Sigan el ejemplo de tantos “voluntarios que han sido verdaderos testigos de la caridad, operadores de paz, constructores de justicia y de solidaridad”, les exhortó Francisco concluyendo su discurso. “Los encomiendo a cada uno de ustedes y a los organismos de su Federación a la protección de María Santísima. Los acompaña también mi Bendición”, les dijo al despedirse.
Texto completo del Discurso del Papa a la FOCSIV
Queridos hermanos y hermanas, ¡Buenos días!
Es un gusto recibirlos en ocasión de la Jornada Internacional del Voluntariado. Les dirijo un cordial saludo y agradezco al Presidente, que ha presentado su misión, en el contexto actual. Su Federación, que agrupa a los Organismos de Voluntariado de inspiración cristiana, desarrolla una preciosa acción en el mundo. Es imagen de una Iglesia que se pone el delantal y se inclina a servir a los hermanos en dificultad. De hecho, las diversas realidades que conforman la FOCSIV buscan conjugar el bagaje de experiencia de los propios miembros con la dimensión del servicio voluntario a los pobres siguiendo el estilo del buen Samaritano y en coherencia con los valores evangélicos. A partir de su identidad cristiana, ustedes se presentan como “voluntarios del mundo” con numerosos proyectos de desarrollo, para dar respuestas concretas a los escándalos del hambre y de las guerras.

Les agradezco ¡por aquello que hacen y por como lo hacen! Sus intervenciones junto a los hombres y a las mujeres en dificultad son un anuncio vivo de la ternura de Cristo, que camina con la humanidad de todo tiempo. Prosigan en este camino del compromiso voluntario y desinteresado. Hay tanta necesidad de testimoniar el valor de la gratitud: ¡los pobres no pueden convertirse en una ocasión de ganancia! Hoy las pobrezas cambian de rostro – ¡existen las nuevas pobrezas! – y también algunos entre los pobres maduran diversas expectativas: aspiran ser protagonistas, se organizan, y sobre todo practican aquella solidaridad que existe entre cuantos sufren, entre los últimos. Ustedes están llamados a interpretar estos signos de los tiempos y a convertirse en un instrumento al servicio del protagonismo de los pobres. Solidaridad con los pobres es pensar y actuar en términos de comunidad, de prioridad de la vida de todos sobre la apropiación de los bienes por parte de algunos. Es también luchar contra las causas estructurales de la pobreza: la desigualdad, la falta de un trabajo y de una casa, la negación de los derechos sociales y laborales. La solidaridad es un modo de hacer la historia con los pobres, evitando presuntas obras altruistas que reducen al otro a la pasividad.
Entre las principales causas de la pobreza hay un sistema económico que saquea la naturaleza, pienso particularmente en la deforestación, pero también en las catástrofes ambientales y en la perdida de la biodiversidad. Es necesario remarcar que la creación no es una propiedad de la cual pueden disponer como les plazca, y mucho menos es una propiedad de algunos cuantos. La creación es un don maravilloso que Dios nos ha dado para poder cuidarlo y lo utilicemos en beneficio de todos, con respeto. Por lo tanto los animo a continuar en este compromiso para que la creación permanezca como un patrimonio de todos, de entregar en toda su belleza a las generaciones futuras.
Muchos de los países en los cuales operan conocen el escándalo de la guerra. Trabajando por el desarrollo de los pueblos, ustedes también cooperan en construir la paz, buscando con perseverante tenacidad desarmar las mentes, de acercar a las personas, de construir puentes entre las culturas y las religiones. La fe les ayudará a realizarlo también en los Países más difíciles, donde la espiral de la violencia parece no dejar espacio a la razón. Un signo de paz y de esperanza es su actividad en los campos de refugiados, donde encuentran a gente desesperada, rostros marcados por el atropello, niños que tienen hambre de alimentos, de libertad y de futuro. ¡Cuánta gente en el mundo huye de los horrores de la guerra! ¡Cuántas personas son perseguidas por motivo de su fe, obligadas a abandonar sus casas, sus lugares de culto, sus tierras, sus afectos! ¡Cuántas vidas quebradas! ¡Cuánto sufrimiento, cuánta destrucción! Frente a todo esto, el discípulo de Cristo no se echa para atrás, no cambia la mirada de otra parte, pero si busca hacerse cargo de esta humanidad sufriente, con proximidad y acogida evangélica.
Pienso en los migrantes y en los refugiados, los cuales buscan dejar atrás las duras condiciones de vida y todo tipo de peligros. Es necesario la colaboración de todos, de instituciones, de ONG’s y comunidades eclesiales, para promover cominos de convivencia armoniosa entre personas y culturas diversas. Los movimientos migratorios solicitan adecuadas modalidades de acogida que no dejen a los emigrantes a merced del mar y de las bandas de traficantes inescrupulosos. Al mismo tiempo, es necesaria una colaboración factible entre los Estados, para reglamentar y administrar eficazmente estos fenómenos.
Queridos hermanos y hermanas, en más de cuarenta años de vida, en su Federación han obrado voluntarios que han sido verdaderos testigos de la caridad, operadores de paz, constructores de justicia y de solidaridad. Los animo a proseguir con alegría en este camino de fidelidad al hombre y a Dios, poniendo siempre más al centro la persona de Jesús. Les ayudará mucho encontrar cada día tiempo para el encuentro personal con Dios en la oración: esta será su fuerza en los momentos más difíciles, de desilusiones, de soledad, de incomprensión. Encomiendo a cada uno de ustedes y a los organismos de su Federación a la protección de María Santísima. Los acompaña también mi Bendición. ¡Y ustedes recuérdense de orar por mí! Gracias.

Papa Francisco
LA FAMILIA TIENE UNA POSICIÓN INSUSTITUIBLE


La reactivación económica de la sociedad inicia en la familia, y esto se debe apoyar con estrategias con coraje: lo dijo el Papa en el mensaje escrito en ocasión del Festival de la Familia que tuvo lugar este viernes en Riva del Garda, en la provincia de Trento, Italia.

La familia tiene una "posición fundamental e insustituible" es "en la sociedad civil y en la comunidad eclesial" - escribe el Papa - pero hoy en día ya no es suficiente para reiterar la importancia que ésta tiene: se necesita "una estrategia extraordinaria y valiente" en su favor, para "iniciar también una recuperación económica para el país ", visto la preocupante tendencia demográfica".

Para el Papa es el momento de aplicar en la práctica los derechos de la familia, porque es el futuro de la sociedad depende de la institución familiar, que "necesita apoyo y garantías."

"Porque es una responsabilidad y un compromiso, el traer hijos al mundo, las familias necesitan ayuda adecuada de los organismos públicos y las empresas, argumenta el Papa. "Debe ser "una sinergia entre lo público y lo privado, entre empresas y las familias", añadió.

Saludo al Papa 
Carta del XIII Encuentro Continental de la Red Informática de la Iglesia en América Latina y del Caribe

"Querido Santo Padre, con alegría y con mucho Entusiasmo le saludamos desde Lima, junto a la Basílica de Santa Rosa, los 130 Participantes En El XIII Encuentro Continental de la Red Informática de la Iglesia en América Latina y del Caribe (RIIAL) ". Así Comienza la carta Que Mons. Claudio María Celli,
Presidente del Pontificio Consejo párr las Comunicaciones Sociales, Hizo Llegar al Papa Francisco, En Donde los Participantes llegados desde 20 Países del Continente manifiestan Que se congregaron En Este encuentro con el deseo de Acoger El Desafío planteado Por Su Santidad en la XLVIII Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales: Comprender y vivir la Comunicación Y Sus redes siempre al Servicio de Una auténtica cultura del encuentro, con especial Atención a las periferias existenciales Presentes En El Mundo digital.

"No es la Tecnología La que Logra inflamar los corazones, - Escriben - es la ternura de Dios Que Nos sentimos invitados a transparentar Como SUS Testigos". Por Eso los comunicadores Sociales en su carta renuevan su comunión y adhesion al ministerio del Papa, Servidor de Servidores, asegurando SUS Oraciones al Pontífice y consagrando su Ministerio de Nuestra Señora de Guadalupe, madre de la RIIAL y patrona de las Américas.

Los firmantes hijo Por La Conferencia Episcopal de Chile el Diacono Jaime Coiro, Portavoz del Episcopado y director de Comunicaciones y Prensa; y encargado de la tela el de Iglesia.cl y Referente nacional RIIAL, Carlos Correa.
Primera predicación de Adviento: 
La paz como don de Dios en Cristo Jesús

A las 9 de la mañana, en la Capilla Redemptoris Mater del Palacio apostólico vaticano, el Papa Francisco asistió a la primera Predicación de Adviento, junto a los demás miembros de la Curia Romana.
Tal como explicó el Padre Raniero Cantalamessa, predicador de la Casa Pontificia, en una entrevista concedida al periódico de la Santa Sede, L’Osservatore Romano, “Paz en la tierra a los hombres que Dios ama”, es el tema inspirado en el Evangelio de San Lucas que ha elegido precisamente por su dolorosa actualidad, junto a la necesidad de volver a dar a esta palabra la riqueza de significado que tiene en la Biblia.
La meditación del primer viernes de Adviento estuvo dedicada a la paz como don del Señor en Cristo Jesús. Porque como afirmó el predicador, “la Palabra de Dios nos enseña que la primera y más esencial paz es la vertical, entre Dios y la humanidad”.
“Si se pudiera escuchar el grito más fuerte que hay en el corazón de millones de personas, se oiría, en todas las lenguas del mundo, una sola palabra: ¡paz! La dolorosa actualidad de este tema, unida a la necesidad de dar de nuevo a la palabra paz la riqueza y la profundidad de significado que ésta tiene en la Biblia, me ha impulsado a dedicar a este tema las meditaciones de Adviento de este año. Nos ayudará, espero, a escuchar con oídos nuevos el anuncio navideño: “Paz en la tierra a los hombres que ama el Señor” y también a comenzar a vivir en nuestro interior el mensaje que la Iglesia, cada año, dirige al mundo en la jornada mundial de la paz”.
Entre los puntos tocados por el Predicador de la Casa Pontificia destacamos: “La paz de Dios prometida y donada”; “La paz, fruto de la cruz de Cristo”; “¡Reciban el Espíritu Santo!” y “¡Dejarse reconciliar con Dios!”.
Al explicar que una de las causas de la alienación del hombre moderno de la religión y de la fe es la imagen distorsionada que se tiene de Dios. El Padre Cantalamessa dijo que ésta es también la causa de un cristianismo apagado, sin entusiasmo y sin alegría, vivido más como un deber que como un don.
De ahí que recordara cuán grandiosa era la imagen de Dios Padre en la Capilla Sixtina, cuando la vio por primera vez a pesar de estar cubierta por una pátina oscura, y cómo se la ve ahora, tras la restauración, con los colores brillantes y los contornos definidos, tal como salió del pincel de Miguel Ángel. A lo que añadió: “Una restauración más urgentes de la imagen de Dios Padre debe tener lugar en los corazones de los hombres, incluidos nosotros los creyentes”.
Y al destacar que el Espíritu Santo nos comunica el sentimiento que Jesús tenía de su Padre, el Predicador concluyó diciendo:
“De aquí brota el sentimiento filial que se traduce espontáneamente en el grito: ¡Abba, Padre! Como quien dice: “Yo no te conocía, o te conocía sólo de oídas; ahora te conozco, sé quién eres”.
“Salimos ahora a nuestro trabajo cotidiano con una pregunta en el corazón: ¿Qué idea de Dios Padre tengo yo dentro de mí: la del mundo o la de Jesús?”.
Y dado que “el Señor viene”, recordamos que durante la audiencia general del primer miércoles de diciembre, en sintonía con este tiempo litúrgico, el Papa Francisco saludaba a los peregrinos procedentes de América Latina y de España con un deseo muy actual:
“Que la preparación del nacimiento del Señor, en este tiempo de Adviento, les haga crecer en el amor a Jesús y en el deseo de comunicarlo a todos los demás. Muchas gracias y que Dios los bendiga a todos”.
Papa Francisco
Oremos por los frutos 
de mi viaje a Turquía
Oraciones por la unidad entre los cristianos y la paz en Oriente Medio, solidaridad a los más necesitados y San Francisco Javier, Patrono de las Misiones, centraron los saludos del Papa Francisco. En su primer encuentro con los peregrinos de tantas partes del mundo, en su audiencia general, al regreso de su VI Viaje Apostólico internacional, el Obispo de Roma recordó su peregrinación a Turquía y pidió que se siga rezando por los frutos de su viaje, en especial en este Tiempo de Adviento:
«En este Tiempo de Adviento que prepara nuestros corazones a la venida entre nosotros del Príncipe de la paz, los invito a rezar sin cesar para que mi Viaje Apostólico a Turquía brinde frutos de unidad entre los cristianos y de paz en Oriente Medio»
Así como en su bienvenida a los peregrinos de lengua francesa, también a los polacos, el Papa Bergoglio pidió que se rece con él, en particular por los cristianos que viven en Turquía y Oriente Medio:
«Queridos hermanos y hermanas, mientras doy gracias a Dios por haberme dado la posibilidad de encontrar a los hermanos cristianos que viven en Turquía y en Oriente Medio, les pido que recen conmigo por ellos, para que afianzados en la fe, en el amor y en la esperanza, sean para toda la Iglesia un signo de la comunión fraterna. Alabado sea Jesucristo».
El tiempo que nos prepara a la Navidad favorezca en todos un renovado compromiso de adhesión a Cristo y de solidaridad hacia los hermanos más necesitados, deseó el Santo Padre, antes de dirigirse a los jóvenes, a los enfermos y a los recién casados, en el día en que se celebra a San Francisco Javier: Patrono de las Misiones. Con el anhelo de que su vigor espiritual impulse a tomar en serio la fe a los queridos jóvenes. Su confianza en Cristo Salvador sostenga a los queridos enfermos, en los momentos de mayor dificultad. Y su entrega apostólica recuerde a los queridos recién casados la necesidad de la donación recíproca en la relación conyugal.
Esperando el Nacimiento

La Plaza San Pedro se viste de Navidad

Ciudad del Vaticano, 4 diciembre 2014 Ha llegado esta mañana al Vaticano el abeto de Navidad que este año, con sus 25 metros y medio de altura, adornará la Plaza de San Pedro. El árbol, de la especie Abeto Blanco, proviene de Passo dell'Abbate, provincia italiana de Fabrizia (Calabria), y tiene una particularidad especial, un tronco doble o ''gemelar'', es decir, dos troncos unidos en uno.
La ceremonia de iluminación se llevará a cabo la tarde del 19 de diciembre a las 16.30 y este año coincidirá también con la iluminación y descubrimiento del Belén. Con el título ''Il Presepe in Opera'', el nacimiento, compuesto de casi 25 estatuas de terracota de tamaño natural, es un regalo de la ''Fondazione Verona per l'Arena'' y su escenografía se inspira en la lírica, arte que distingue a esa ciudad. De ahí el título que juega con la palabra opera (obra) y su doble significado en italiano, es decir: ''El Nacimiento a la obra'' porque el mensaje que transmite ''actúa'' y ''El Nacimiento en la Opera'' porque la escenografía procede de una obra lírica, concretamente del ''El elixir de amor'' de Gaetano Donizetti.
Impacto en la Diócesis de San Nicolás
Homenaje al Padre Luis Lobos
Profundo Pésame de la comunidad de Pergamino.

Padre Luis Lobos Director de Cáritas Diocesana
Ocurrió en la Ruta 9, en el km173, del carril Buenos Aires-Rosario. El presbítero Luis Lobo, párroco de Luján de la ciudad de San Nicolás viajaba en una camioneta Eco Sport que conducía un seminarista que permanece internado en grave estado. El vehículo impactó contra uno de la empresa Cinco Vial.

Los religiosos venían de San Pedro donde participaron de la ordenación sacerdotal de un joven de esa ciudad. Producto de la colisión el querido Padre Luis Lobos nacido en Pergamino perdió la vida en el acto. 
El Sacerdote era director de Cáritas diocesana viajaba de acompañante. Conducía el vehículo, Federico Pinto, Seminarista, que permanece internado en grave estado. Según da cuenta San Pedro Informa, cerca de las 16:30 del sábado se produjo el trágico accidente de tránsito sobre el kilómetro 173 de la Ruta Nacional Nº 9 carril Buenos Aires- Rosario.
La camioneta colisionó sobre el lado lateral izquierdo trasero de una camioneta perteneciente a la empresa concesionaria Cinco Vial. El sacerdote Luis Lobos, pertenecía a la parroquia Nuestra Señora de Lujan de San Nicolás,
Seminarista Federico Pintos
oramos por tu pronta recuperación 
y junto a Pinto regresaban de una celebración de ordenamiento efectuada en la Iglesia Nuestra Señora del Socorro en San Pedro. 
El resto de los presentes, personal de la empresa que trabajaba en el lugar y del micro resultaron ilesos. 

El vehículo de auxilio mecánico se encontraba asistiendo a un micro que había sufrido un desperfecto sobre ese lugar, a pocos metros del puente del paraje Tablas. Según se pudo saber el rodado que guiaba el seminarista mordió la banquina, se descontroló y terminó chocando con su lateral delantero.

Tras el violento impacto, el padre Lobos falleció en el acto y su acompañante fue trasladado a la Guardia del Hospital “Emilio Ruffa” de San Pedro con diversos traumatismos. Pinto ingresó inconsciente pero momentos después fue estabilizado, los profesionales del lugar indicaron que presentaba un hemoneumotórax y fractura de pelvis. Según nos informaron extraoficialmente, el seminarista permanece internado en la ciudad de San Nicolás, y según nos contaron, se encuentra estable. Elevamos nuestras oraciones y pedimos a Ustedes oración para que tenga una pronta mejoría.
Federico, quiera el Señor Jesús rey de reyes, que sanes pronto, y la Santísima Virgen te proteja con su manto.  

Doble tragedia 
El dolor de la comunidad de Pergamino se agravó al enterarnos que el día de ayer, que el Papá del padre Luis Lobo falleció a concecuencia de un infarto, debido al impacto emocional. Acercamos a la familia el más sentido pésame y todo el cariño, de parte de todo el equipo de Argentina Canta y Camina y LT35 Radio Mon. 

***************************************************
Dios les de el Eterno descanso. 
............................................y brille para ellos la luz que no tiene fin
*********************************************************

Oremos por la familia del Padre Luis,
y por la pronta recuperación del Seminarista Federico Pinto
Solicitamos a nuestros radioescuchas y lectores de este blog elevemos una oración para pedir por el consuelo de la familia del Padre Luis, y por la pronta recuperación del seminarista Federico Pinto. 
Ambos juntos 

Los niños tienen derecho a una familia con un padre y una madre, no a familia ideológica
Los niños tienen derecho a una familia con un padre y una madre, capaces de crear un ambiente idóneo a su desarrollo y a su maduración afectiva: lo subrayó el Papa Francisco a los participantes en el
Coloquio Internacional sobre la complementariedad entre el hombre y la mujer, promovido en el Vaticano por la Congregación para la Doctrina de la Fe.
El Papa ha recalcado que no hay que caer en la trampa de calificar la familia con conceptos de naturaleza ideológica que solamente tienen fuerza en un momento de la historia y luego decaen. La familia es un hecho antropológico, la familia es familia. La familia es en sí misma, tiene una fuerza en sí misma.
Reflexionando sobre el título del coloquio el Pontífice destacó que “complementariedad”, es una palabra preciosa, con múltiples valencias, que puede referirse a diversas situaciones, en las cuales, un elemento completa al otro o suple una carencia suya. No obstante, prosiguió el Santo Padre, la complementariedad es mucho más que esto.
"Reflexionar sobre la complementariedad - dijo - no es otra cosa que meditar sobre las armonías dinámicas que están al centro de toda la Creación. Ésta es la palabra clave: armonía. La complementariedad, es la base del matrimonio y la familia, primera escuela en donde aprendemos a apreciar nuestros dones y aquellos de los otros y en donde se aprende el arte de vivir juntos”.
Esta complementariedad entre hombre y mujer, continuó el Papa, asume muchas formas porque cada hombre y cada mujer aporta la propia contribución personal en el matrimonio y en la educación de los hijos. La propia riqueza personal, el propio carisma personal y la complementariedad se transforman así en una gran riqueza, y no sólo es un bien, sino también belleza.
Y observó que en nuestro tiempo, el matrimonio y la familia están en crisis. “Vivimos en una cultura de lo provisorio, en la cual tantas personas renuncian al matrimonio como compromiso público. Esta revolución en las costumbres y en la moral, que a menudo, ha hecho flamear la bandera de la libertad ‘entre comillas’, en realidad ha traído devastación espiritual y material a un sinnúmero de seres humanos, especialmente los más vulnerables”, constató.
Finalmente la exhortación del Pontífice a pensar en los jóvenes y a no dejar que se dejen envolver por la mentalidad dañina de lo provisorio. “Ir contracorriente, y no caer en la trampa de ser calificados con conceptos ideológicos. La familia es un hecho antropológico y en consecuencia un hecho social, cultural, afirmó el Papa. No podemos calificarla con conceptos de naturaleza ideológica que  solamente tienen  fuerza en un momento de la historia y luego decaen. Hoy no se puede hablar de familia conservadora y familia progresista, la familia es familia. La familia es en sí misma, tiene una fuerza en sí misma. No se dejen calificar así, por este u otros conceptos de naturaleza ideológica”.
Al concluir el discurso, la confirmación del Papa de su próxima visita a Filadelfia, en septiembre del 2015, en ocasión de octavo Encuentro Mundial de las Familias.
(MCM-RV)
Texto completo del Discurso del Papa Francisco
Queridos hermanos y hermanas,
Los saludo cordialmente y agradezco al Cardenal Müller por las palabras con las cuales ha introducido este encuentro.
 1.     Ante todo, quisiera compartir una reflexión sobre el título de su Coloquio. “Complementariedad”: es una palabra preciosa, con múltiples valencias. Puede referirse a diversas situaciones en el cual un elemento completa al otro o lo sustituye en una carencia suya. Todavía, complementariedad es mucho más que esto. Los cristianos encuentran el significado en la Primera Carta de San Pablo a los Corintios, donde el apóstol dice que el Espíritu ha dado a cada uno diversos dones en modo que, como los miembros del cuerpo humano se complementan para el bien del entero organismo, los dones de cada uno  pueden contribuir para el bien de todos (cfr 1 Cor 12). Reflexionar sobre la complementariedad no es otra cosa que meditar sobre las armonías dinámicas que están al centro de toda la Creación. Y esta es la palabra clave: armonía. Todas las complementariedades el Creador los ha hecho para que el Espíritu Santo, que es el autor de la armonía, haga esta armonía.
Oportunamente se han reunido en este Coloquio Internacional para profundizar el tema de la complementariedad entre el hombre y la mujer. De hecho, esta complementariedad está a la base del matrimonio y de la familia, que es la primera escuela donde aprendemos a apreciar nuestros dones y aquellos de los demás y donde comenzamos a aprender el arte del vivir juntos. Para la mayor parte de nosotros, la familia constituye el lugar principal en el cual iniciamos a “respirar” valores e ideales, como también a realizar nuestro potencial de virtudes y de caridad. Al mismo tiempo, como sabemos, las familias son lugares de tensiones: entre egoísmo y altruismo, entre razón y pasión, entre deseos inmediatos y objetivos a largo tiempo, etc. Pero las familias también proporcionan el ambiente en el cual se resuelven tales tensiones: y esto es importante. Cuando hablamos de complementariedad entre hombre y mujer en este contexto, no debemos confundir tales términos con la idea simplicista que todos los roles y las relaciones de ambos sexos están comprendidas en un modelo único y estático. La complementariedad asume muchas formas, porque cada hombre y cada mujer aportan su propia contribución personal al matrimonio y a la educación de los hijos. La propia riqueza personal, el propio carisma personal, y la complementariedad se convierten así en una grande riqueza. Y no sólo es un bien, sino también es belleza.
 2.     En nuestro tiempo el matrimonio y la familia están en crisis. Vivimos en una cultura de lo provisorio, en el cual siempre más personas renuncian al matrimonio como compromiso público. Esta revolución en las costumbres y en la moral muchas veces ha agitado la bandera de la libertad – entre comillas –, pero en realidad ha traído devastación espiritual y material a numerosos seres humanos, especialmente a los más vulnerables. Es siempre más evidente que el declino de la cultura del matrimonio está asociado a un aumento de la pobreza y a una serie de otros numerosos problemas sociales que hieren de manera desproporcionada a las mujeres, los niños y los ancianos. Y son siempre ellos los que sufren más, en esta crisis.
La crisis de la familia ha dado origen a una crisis de ecología humana, porque los ambientes sociales, como los ambientes naturales, tiene necesidad de ser protegidos. Si bien la humanidad ha comprendido ahora la necesidad de afrontar lo que constituye una amenaza para los ambientes naturales, somos lentos – pero somos lentos, ¿eh?, en nuestra cultura, también en nuestra cultura católica – somos lentos en reconocer que también nuestros ambientes sociales están en riesgo. Es pues indispensable promover una nueva ecología humana y hacerla caminar adelante.
 3.     Es necesario insistir sobre los pilares fundamentales que sostienen una nación: sus bienes inmateriales. La familia permanece en el fundamento de la convivencia y la garantía contra la exfoliación social. Los niños tienen el derecho de crecer en una familia, con un papá y una mamá, capaces de crear un ambiente idóneo a su desarrollo y a su maduración afectiva. Por esta razón, en la Exhortación apostólica Evangelii Gaudium, he puesto el acento sobre la contribución «indispensable» del matrimonio a la sociedad, contribución que «supera el nivel de la emotividad y de la necesidad contingente de la pareja» (n. 66). Por esto les estoy agradecido por el énfasis puesto por su Coloquio sobre los beneficios que el matrimonio puede aportar a los hijos, a los mismos esposos y a la sociedad.
En estos días, mientras reflexionaran sobre la complementariedad entre el hombre y la mujer, los exhorto a dar realce a otra verdad concerniente al matrimonio: que el compromiso definitivo en relación de la solidaridad, de la fidelidad y del amor responde a los deseos más profundos del corazón humano. Pensemos sobre todo a los jóvenes que representan el futuro: es importante que ellos no se dejen envolver por la mentalidad dañina de los provisional y sean revolucionarios con el coraje para buscar un amor fuerte y duradero, es decir de ir contracorriente: se debe hacer esto. Y sobre esto quisiera decir una cosa, ¿no? No debemos caer en la trampa de ser calificados con conceptos ideológicos. La familia es un hecho antropológico, y consecuentemente un hecho social, de cultura, etc. Y nosotros no podemos calificarla con conceptos de naturaleza ideológica que solamente tiene fuerza en un momento de la historia, y después caen. No se puede hablar hoy de familia conservadora o de familia progresista: la familia es familia. Pero no se dejen calificar así por esto o por otros conceptos, de naturaleza ideológica. La familia es en sí misma, tiene una fuerza en sí misma.
Pueda este Coloquio ser fuente de inspiración para todos aquellos que buscan sostener y reforzar la unión del hombre y de la mujer en el matrimonio como un bien único, natural, fundamental y bello para las personas, las familias, las comunidades y la sociedad.
En este contexto me gustaría confirmar que, a Dios rogando, en septiembre de 2015 iré a Philadelphia para el octavo Encuentro Mundial de las Familias.
Les agradezco por sus oraciones con las cuales acompañan mi servicio a la Iglesia. Yo también rezo por ustedes y los bendigo de corazón.
Muchas gracias.

El Papa agradece a los jóvenes su lucha contra de la trata de personas

El Papa visitó la Pontificia Academia de las Ciencias, para saludar a los jóvenes que partitiparon en el simposio en contra de la prostitución y la trata de personas que se celebró este fin de semana en el Vaticano. Estas fueron sus palabras:

"Agradecerles el trabajo que están haciendo. Es una lucha que todos estamos llamados a realizar. Una lucha contra ese movimiento que lleva a la humanidad a que piense que una persona es un objeto que se usa y se tira, un objeto de uso. Rescatar la dignidad de la persona. Estamos ciertamente en una época donde la persona humana es usada como objeto y termina siendo material de descarte. A los ojos de Dios no hay material de descarte, hay solo dignidad. Entonces, el trabajo que ustedes hacen, la inquietud que ustedes llevan es volver a rescatar lo que quiere ser descartado para volver a ungirlo con dignidad. Gracias, gracias por eso que hacen. Gracias por el trabajo -que no es fácil- y gracias por comprometerse. Comprometerse es dar la vida, gastar la vida.
Un humorista argentino, Landrecina hacía ver la diferencia que hay entre colaborar y comprometerse. Todos tienen que colaborar pero los cristianos tenemos que comprometernos. Landrecina decía: la vaca cuando nos da la leche colabora para nuestra alimentación, se da la leche y se hace el queso, entonces hacemos un sándwich, el sándwich de queso es un poco soso, entonces hay que ponerle jamón, entonces vamos a ver al chancho y, el chancho para hacer el jamón, no colabora, se compromete y da la vida y nos da el jamón. Comprometerse es dar la vida, es jugarse la vida y la vida tiene sentido solamente si uno está dispuesto a jugarla, a hacerla correr para el bien de los demás. A mí me gusta ver a tantos jóvenes que estén con esas ganas de comprometerse. Acuérdense, acuérdense del sándwich de jamón y queso, colaborar sí, pero comprometerse!. Y esto ciertamente, esta lucha por recuperar la dignidad de las personas, pide compromiso. Así que les agradezco lo que ustedes están haciendo y comprometerse por esto. Bueno, les agradezco mucho que me hayan recibido un ratito aquí. Gracias".


Un encuentro con mucho peso para la sociedad actual en la que están muy presente la esclavitud y la trata de las personas en países de todo el mundo. Los jóvenes escribieron una declración final sobre las conclusiones del encuentro:

• El Estado debe implementar programas de capacitación con funcionarios públicos de las diferentes áreas, y sensibilizar al personal que trabaja en instituciones de procuración de justicia y las fuerzas de seguridad.

• El Estado debe proteger los Derechos Humanos y brindar la asistencia necesaria a las víctimas de la Prostitución y la Trata de Personas.

• Resulta fundamental que los Estados asignen de manera concreta y efectiva, recursos económicos y partidas presupuestarias para la prevención y lucha contra la Prostitución y la Trata de Personas.

• Es necesaria la creación de un observatorio y/o alerta para evidenciar la normalización de la violencia contra las mujeres a partir de la sobre erotización y la feminización de la violencia en los medios de comunicación.

• La educación es un instrumento de transformación cultural y social. Por tal motivo es fundamental, la creación de campañas de formación de profesores y profesoras para que tengan herramientas para brindar conocimientos adecuados a los y las jóvenes sobre sexualidad, debido a que abarca un campo muy amplio y complejo, el cual se desconoce, abre la puerta a un mecanismo de dominación utilizado por los explotadores. A través de la educación, un objetivo fundamental es lograr que los varones no compren sexo, ya que los mismos se vuelven parte de la cosificación de los seres humanos y de la ercantilización de los cuerpos.

• Es de vital importancia que la sociedad conozca el fenómeno de la explotación sexual, buscando las estrategias adecuadas para sensibilizar y lograr que la ciudadanía se comprometa, participe en la lucha contra este flagelo, dejando de lado la indiferencia. La información adecuada genera responsabilidad.

• Resulta elemental la creación de espacios de seguridad para las mujeres que se encuentran en situación de riesgo y espacios de acompañamiento adecuados en los que se respeten los procesos individuales de cada mujer.

• Es indispensable la penalización del cliente de prostitución y de trata de personas en cualquiera de sus variantes. Debido a que aceptar la esclavitud de las personas, en cualquier de sus formas, es dar la posibilidad a que los traficantes puedan ejercen algún tipo de explotación contra un ser humano. No condenamos a las víctimas, sino a toda la cadena de explotación.

• Instar a los Estados, Instituciones, sociedad civil y ciudadanía a comprometerse a continuar el trabajo de investigación y lucha contra la Trata de Personas.

Los jóvenes mantenemos la premisa, que todos los hombres y mujeres del mundo somos personas iguales y libres, y que debemos aunar esfuerzos para rescatar, empoderar y restituir los derechos fundamentales de las personas que han sido victima de la trata de personas y cualquier otro tipo de esclavitud.

Jesús no pide que conservemos su gracia en una caja fuerte


Este domingo al mediodía en durante el rezo del Ángelus ante miles de fieles y
peregrinos, el Papa se refirió al Evangelio de hoy: la parábola de los talentos. Mientras en el lenguaje común el término “talento” indica una resaltante calidad individual – por ejemplo en la música, en el deporte, etcétera –, en la parábola los talentos representan los bienes del Señor, que Él nos confía para que los hagamos fructificar. El pozo cavado en el terreno por el «servidor malo y perezoso» indica el temor del riesgo que bloquea la creatividad y la fecundidad del amor. Jesús no nos pide que conservemos su gracia en una caja fuerte, sino que quiere que la usemos para provecho de los demás. Es como si nos dijese: “He aquí mi misericordia, mi ternura, mi perdón: tómalos y úsalos abundantemente”.

¡Queridos hermanos y hermanas, buenos días!

El Evangelio de este domingo es la parábola de los talentos, tomada de san Mateo (25,14-30). Narra de un hombre que, antes de partir para un viaje, convoca a sus servidores y les confía su patrimonio en talentos, monedas antiguas de un gran valor. Ese hombre confía al primer servidor cinco talentos, al segundo dos, al tercero uno. Durante la ausencia del hombre, los tres servidores deben hacer fructificar este patrimonio. El primer y el segundo servidor duplican cada uno el capital inicial; el tercero, en cambio, por miedo a perder todo, entierra en un pozo el talento recibido. Al regreso del señor, los primeros dos reciben felicitaciones y la recompensa, mientras el tercero, que devuelve solamente la moneda recibida, es reprendido y castigado.

El significado de esto es claro. El hombre de la parábola representa a Jesús, los servidores somos nosotros y los talentos son el patrimonio que el Señor nos confía. ¿Cuál es el Patrimonio? Su Palabra, la Eucaristía, la fe en el Padre celeste, su perdón… en resumen, tantas cosas, sus más preciosos bienes. Este es el patrimonio que Él nos confía. No solamente para custodiar, sino para multiplicar. Mientras en el lenguaje común el término “talento” indica una resaltante cualidad individual – por ejemplo un talento en la música, en el deporte, etcétera –, en la parábola los talentos representan los bienes del Señor, que Él nos confía para que los hagamos fructificar. El pozo cavado en el terreno por el «servidor malo y perezoso» (v. 26) indica el temor del riesgo que bloquea la creatividad y la fecundidad del amor. Porque el miedo de los riesgos en el amor nos bloquea. Jesús no nos pide que conservemos su gracia en una caja fuerte. Jesus no nos pide esto, sino que quiere que la usemos para provecho de los demás. Todos los bienes que hemos recibido son para darlos a los demás, y así se multiplican. Es como si nos dijese: “He aquí mi misericordia, mi ternura, mi perdón: tómalos y úsalos abundantemente”. Y nosotros ¿qué hemos hecho con ellos? ¿A quién hemos “contagiado” con nuestra fe? ¿A cuántas personas hemos alentado con nuestra esperanza? ¿Cuánto amor hemos compartido con nuestro prójimo? Son preguntas que nos hará bien formularnos.Cualquier ambiente, también el más lejano y árido, puede convertirse en un lugar donde hacer fructificar los talentos. No existen situaciones o lugares excluidos a la presencia y al testimonio cristiano. El testimono que Jesús nos pide no es cerrado, es abierto, depende de nosotros.

Esta parábola nos empuja a no esconder nuestra fe y nuestra pertenencia a Cristo, a no sepultar la Palabra del Evangelio, sino a hacerla circular en nuestra vida, en las relaciones, en las situaciones concretas, como fuerza que pone en crisis, que purifica, que renueva. Así como también el perdón, que el Señor nos dona especialmente en el Sacramento de la Reconciliación: no lo tengamos encerrado en nosotros mismos, sino dejémoslo que desate su fuerza, que haga caer los muros que nuestro egoísmo ha levantado, que nos haga dar el primer paso en las relaciones bloqueadas, retomar el diálogo donde no hay más comunicación… Hacer que estos talentos, estos regalos, estos dones que el Señor nos ha dado, sean para los demás, crezcan, den fruto con nuestro testimonio.

Creo que hoy sería una cosa buena que cada uno en casa tomase el Evangelio, el Evangelio de San Mateo, capítulo 25, versículos del 14 al 30, Mateo 25, 14-30, leer esto y meditarlo un poco: "los talentos, las riquezas, todo aquello que Dios me ha dado de espiritual, de bondad, la Palabra de Dios. ¿Cómo hago para que crezcan en los demas? ¿O solamente los custodio en una caja fuerte?".

Además el Señor no da a todos las mismas cosas y de la misma manera: nos conoce personalmente y nos confía aquello que es justo para nosotros; pero en todos, en todos hay algo de igual: la misma, inmensa confianza. Dios se fía de nosotros, Dios tiene esperanza en nosotros. Esto es igual para todos ¡No lo defraudemos! ¡No nos dejemos engañar por el miedo, sino intercambiemos confianza con confianza! La Virgen María encarna esta actitud de la forma más bella y más plena. Ella ha recibido y acogido el don más sublime, Jesús en persona, y a su vez lo ha ofrecido a la humanidad con corazón generoso. Pidámosle ayudarnos a ser “servidores buenos y fieles”, para participar “de la alegría de nuestro Señor”.

Después de rezar el Ángelus, siguiendo la actualidad, el Obispo de Roma recordó las tensiones de estos días en la capital italiana entre residentes e inmigrados. De ahí su invitación a las Instituciones a asumir como prioridad lo que ya constituye una emergencia social que corre el riesgo de degenerar cada vez más.



Y al recordar que hoy se celebra la “Jornada mundial de las víctimas de la carretera”, el Pontífice invitó a rezar por cuantos han perdido la vida, deseando el empeño constante en la prevención de los accidentes de circulación.

Queridos hermanos y hermanas:

En estos días, en Roma, hubo tensiones más bien fuertes entre residentes e inmigrados. Son hechos que suceden en diversas ciudades europeas, especialmente en barrios periféricos marcados por otras necesidades. Invito a las Instituciones, de todos los niveles, a asumir como prioridad lo que ya constituye una emergencia social y que, si no es afrontada lo más pronto posible y de modo adecuado, hace que se corra el riesgo de degenerar cada vez más.

La comunidad cristiana se empeña de modo concreto para que no haya desencuentro, sino encuentro. Ciudadanos e inmigrados, con los representantes de las instituciones, pueden encontrarse, también en una sala de la parroquia, y hablar juntos de la situación. Lo importante es no ceder a la tentación del desencuentro, rechazar toda violencia. Es posible dialogar, escucharse, proyectar juntos, y de este modo superar la sospecha y el prejuicio y construir una convivencia cada vez más segura, pacífica e inclusiva.

Hoy se celebra la “Jornada mundial de las víctimas de la carretera”. Recordamos en la oración a cuantos han perdido la vida, deseando el empeño constante en la prevención de los accidentes de circulación, así como también un comportamiento prudente y respetuoso de las normas por parte de los automovilistas.

Saludo a todos ustedes, familias, parroquias, asociaciones y fieles, que han venido de Italia y de tantas partes del mundo. De manera especial, saludo a los peregrinos procedentes de Murcia, España, Cagliari, Teramo, Gubbio y Lissone; al coro Amadeus de Villafranca, a la asociación de “Acompañantes a los Santuarios Marianos en el Mundo” y a los chicos de la Confirmación de Monte San Savino y de Torano Nuovo. Saludo a los empleados del Hospital Fatebenefratelli de Roma y al grupo de músicos del Teatro de la Opera de Roma.

Y no se olviden, hoy en casa, de tomar el Evangelio de Mateo, San Mateo, capítulo 25, versículo 14, y leerlo. Y hacerse las preguntas que vengan.



A todos deseo bueno domingo. Por favor, no se olviden de rezar por mí. ¡Buen almuerzo y hasta la vista!


 «la vida humana es siempre sagrada, válida e inviolable»
¡Estamos en un tiempo en el que ‘se juega con la vida’ y eso es pecado contra Dios!» Ante una ‘falsa compasión’ que presenta como ayuda el aborto, la eutanasia, la ‘producción de un hijo’ y los experimentos sobre la vida humana, - que «son pecados contra el Creador» - cuidar a la persona, amarla y defenderla sobre todo cuando sufre, es frágil e indefensa, con valentía fue la exhortación del Papa Francisco, este sábado, a los miembros de la Asociación de médicos católicos italianos. Alentándolos a tener la valentía de ir contracorriente y de la objeción de conciencia en su misión humana y espiritual, que es un verdadero apostolado laical. Recordando la importancia de la ética en la ciencia y la medicina, el Obispo de Roma reiteró asimismo la misión de la Iglesia de presentar el Evangelio, impulsando la tutela de la vida humana:

«La atención a la vida humana, en especial a la que está en mayor dificultad, es decir, al enfermo, al anciano y al niño implica profundamente la misión de la Iglesia. La Iglesia se siente llamada a participar en el debate que tiene como objeto la vida humana, presentando su propia propuesta fundada en el Evangelio. Para muchos la calidad de la vida está ligada prevalentemente a las posibilidades económicas, al ‘bienestar’ a la belleza y a la vida física, olvidando otras dimensiones más profundas – relacionales, espirituales y religiosas – de la existencia. En realidad, a la luz de la fe y de la recta razón, la vida humana es siempre sagrada y siempre ‘de calidad’. No existe una vida humana cualitativamente más significativa que otra, sólo en virtud de medios, derechos, oportunidades económicas y sociales mayores. Esto es lo que ustedes, médicos católicos, intentan afirmar, ante todo con su estilo profesional. Su obra quiere testimoniar con la palabra y el ejemplo que la vida humana es siempre sagrada, válida e inviolable y como tal debe ser amada, defendida y cuidada».

Tras invitar a los médicos católicos a colaborar con cuantos, también desde distintas perspectivas religiosas o de pensamiento, reconocen la dignidad humana de cada persona, el Papa Bergoglio los alentó a la cercanía, la compasión verdadera y la ayuda concreta - con las palabras de Jesús y como el Buen Samaritano. Y a actuar con valentía, llegando a la objeción de conciencia, contra cierta opinión pública que presenta una ‘falsa compasión’ y no respeta la dignidad de la vida humana, en todas sus etapas. El significado de ‘matar’ es siempre el mismo ayer y hoy, advirtió el Santo Padre, poniendo en guardia contra los pecados contra Dios:

«El pensamiento dominante propone a veces una ‘falsa compasión’: la que se presenta como una ayuda a la mujer el favorecer el aborto; como acto de dignidad procurar la eutanasia; como una conquista científica ‘producir’ un hijo considerado como un derecho y no como un don; o usar vidas humanas como conejillos de Indias para salvar presumiblemente a otras. La compasión evangélica, sin embargo, es la que acompaña en el momento de la necesidad, es decir la del Buen Samaritano, que ‘ve’, ‘se compadece’, se acerca y ofrece ayuda concreta. (cfr Lc 10,33). La misión de los médicos los pone cada día en contacto con tantas formas de sufrimiento: los aliento a hacerse cargo de ellos como ‘buenos samaritanos’, cuidando de forma especial a los ancianos, a los enfermos y a los discapacitados. La fidelidad al Evangelio de la vida y al respeto de la misma como don de Dios requiere a veces opciones valientes y contracorriente que, en particulares circunstancias, pueden llegar a la objeción de conciencia.

Y a tantas otras consecuencias sociales... Estamos en un tiempo en el que se hacen experimentos con la vida... Mal... Se ‘hacen’ hijos, en lugar de acogerlos como don de Dios. En un tiempo en que se ‘juega con esa vida’ ¡Cuidado! ¡Éste es un pecado contra el creador! ¡Contra Dios Creador! Que creó las cosas así.

Cuando tantas veces me preguntaban a mí como sacerdote si es un problema religioso, no. No es un problema religioso. No es filosófico. Es ‘científico’. Porque es una vida humana y no es lícito liquidad, matar una vida humana para resolver un problema. Pero es el pensamiento moderno... ¡Escucha, en el pensamiento antiguo y en el pensamiento moderno la palabra ‘matar’ significa lo mismo! Y lo mismo vale para la eutanasia. La eutanasia escondida, en la cultura del descarte, con los ancianos... ¡Es pecado contra Dios! ¡Piensen bien en ello!».

Al coincidir esta audiencia pontificia con el 70 aniversario de la Asociación de Médicos Católicos Italianos, el Papa Francisco concluyó su discurso alentándolos a perseverar en su camino, inspirándose en san Camilo de Lelis, patrono de los enfermos, con el amparo de la Madre de Dios:

«Les deseo que los setenta años de vida de su Asociación impulsen un ulterior camino de crecimiento y de maduración. Que puedan colaborar de forma constructiva con todas las personas e instituciones que comparten con ustedes el amor a la vida y se esperan en el servicio a su dignidad, sacralidad e inviolabilidad. San Camilo de Lelis, sugiriendo la forma más eficaz para cuidar a los enfermos decía simplemente: «Pongan más corazón en esas manos». Y éste es también mi deseo. Que la Virgen Santa, Salud de los enfermos, sostenga los propósitos con los que se esmeran e proseguir su acción. Les pido por favor que recen por mí y de corazón los bendigo.




Dar a los niños ejemplos de fe y no palabras
Para transmitir la fe a los niños y a los jóvenes de hoy, y ayudarlos a experimentar “la verdad y el amor”, los adultos deben ofrecerles ejemplos más que palabras. Lo afirmó el Papa Francisco durante la homilía de la Misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta, en la que participó un grupo de niños y adolescentes de una parroquia romana.

¿Cómo se transmite la fe a los nativos digitales? Con la modalidad que mejor puede impactar a quien vive constantemente estimulado por las imágenes: el ejemplo. Mientras los chicos presentes en esta misa pierden su inicial timidez para responder después a las preguntas del Papa, Francisco se pone en los paños del catequista y, al mismo tiempo, del formador de los catequistas. Parece que estamos en la “Misa de los chicos”, dijo el Obispo de Roma al ver a estos niños y jóvenes, y prosiguió diciendo “es ver una promesa, es ver el mundo que vendrá”. Y se preguntó: ¿Pero qué dejaremos a nuestro futuro?:

“¿Enseñamos lo que hemos oído en la Primera lectura: caminar en el amor y en la verdad? ¿O lo enseñamos con las palabras, pero nuestra vida va por otra parte? ¡Pero para nosotros ver a los chicos es una responsabilidad! Un cristiano debe cuidar con solicitud a los chicos, a los niños y transmitirles la fe, transmitir lo que vive, que está en su corazón. ¡Nosotros no podemos ignorar a las plantitas que crecen!”.

Todo, afirmó el Papa Francisco, depende de la justa actitud hacia los niños. Y volvió a preguntarse: ¿Cómo es mi actitud? ¿Es una actitud de hermano, de padre, de madre, de hermana, que lo hace crecer o es una actitud de indiferencia: “ellos crecen, yo hago mi vida…?”:

“Todos nosotros tenemos la responsabilidad de dar lo mejor que tenemos y lo mejor que tenemos es la fe. Darla a ellos, ¡pero darla con el ejemplo! Con las palabras no sirve, con las palabras… ¡Hoy las palabras no sirven! En este mundo de la imagen, todos estos tienen el celular y las palabras no sirven… ¡Ejemplo! ¡Ejemplo! ¿Qué cosa les doy a ellos?”

A este punto, comenzó el diálogo. El Papa preguntó a los chicos por qué participaban en esta misa, y alguno, después de cierto tiempo, se armó de valor y admitió: “Para verte…”. El Papa Francisco replicó: “También a mí me agrada verlos a ustedes”. Y se informó acerca de si ya recibieron la Primera Comunión, y también la Confirmación, y repitió a todos que el Bautismo “abre la puerta a la vida cristiana” y que, inmediatamente después, inicia un “camino largo cuanto toda la vida”.

El recorrido descripto en la Carta de Juan escuchado poco antes: “Caminar en la verdad y en el amor”. Y más adelante, indicó el Papa, llegarán otros Sacramentos como el matrimonio. Pero este camino, reafirmó, “es importante saber vivirlo, saber vivirlo como Jesús”:

“¿En estos Sacramentos – les pregunto – la oración es un Sacramento?... ¡Fuerte!… ¡No! ¡Es verdad!, ¿no? La oración no es un Sacramento, pero debemos rezar. ‘¿No saben si deben rezar? Bien… ¡Sí! Rezar al Señor, rezar a Jesús, rezar a la Virgen, para que nos ayuden en este camino de la verdad y del amor. ¿Entendieron? Han venido para verme. ¿Quién de ustedes lo había dicho? Tú. Es verdad. Pero también para ver a Jesús. ¿De acuerdo? ¿O dejamos de lado a Jesús? Ahora viene Jesús al altar. ¡Y lo veremos todos! ¡Es Jesús! En este momento debemos pedir a Jesús que nos enseñe a caminar en la verdad y en el amor. ¿Lo decimos juntos? ‘Caminar en la verdad y en el amor’”.



La complementariedad del hombre y la mujer
Con la presencia del Papa Francisco, este lunes 17 de noviembre, inicia en el Vaticano el Coloquio Interreligioso sobre el tema “La complementariedad del hombre y la mujer”. Este importante evento durará tres días y es promovido por 4 dicasterios vaticanos, entre ellos: la Congregación para la Doctrina de la Fe y los Pontificios Consejos para la Familia, para el Diálogo Interreligioso y para la Unidad de los Cristianos.
Los trabajos de este encuentro serán introducidos por el Card. Gerhard Müller, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Entre los participantes estarán presentes estudiosos y líderes religiosos, hebreos, cristianos, musulmanes y representantes de otras confesiones, que tienen por finalidad – se lee en el comunicado de los organizadores – proponer de nuevo la belleza de la unión natural entre el hombre y la mujer en el matrimonio.

Los relatores desarrollaran los diversos aspectos de esta complementariedad “para sostener y fortalecer el matrimonio y la vida familiar”. También se presentaran testimonios que tomando “la sabiduría de sus propias tradiciones religiosas y de su experiencia cultural, darán a conocer la fuerza y la vitalidad de la complementariedad del hombre y la mujer”.

El Papa Francisco había intervenido sobre el tema de la complementariedad del hombre y la mujer, el pasado 11 de abril, cuando recibió a la Delegación de la Oficina Internacional Católica de la Infancia (Bice). En esa ocasión, el Pontífice subrayó “el derecho de los niños a crecer en una familia, con un papá y una mamá, capaces de crear un ambiente idóneo a su desarrollo y a su maduración afectiva. Continuando la madurez en la relación, en la confrontación con los que es la masculinidad y la femineidad de un padre y de una madre y así preparando la madurez afectiva”.

“Esto comporta al mismo tiempo – dijo el Papa – sostener el derecho de los padres en la educación moral y religiosa de sus propios hijos”. Y en este sentido, el Obispo de Roma, expresó su “rechazo a todo tipo de experimentación educativa con los niños. Con los niños y con los jóvenes – exclamó Francisco – no se puede experimentar. ¡No son conejillos de indias! Los horrores de la manipulación educativa que hemos visto en las grandes dictaduras del siglo XX – afirmó con fuerza el Papa – no han desaparecido; conservan su actualidad en diversas formas y propuestas, con la excusa de la modernidad, empujan a los niños y a los jóvenes a caminar por la vía dictatorial del pensamiento único”. Y citando la frase de un grande educador, que se refería a proyectos concretos de educación, concluía: “A veces, no se sabe si con estos proyectos… se manda un niño a la escuela o a un campo de reeducación”.

(Renato Martínez - RV).
Globalizar la solidaridad por el bien de la humanidad



Ante la apremiante y dramática actualidad en tantas partes del mundo, debe prevalecer la «dignidad humana de los trabajadores» - por encima de la burocracia sin alma y de «los intereses utilitaristas y del provecho salvaje» - y «la economía y la finanza están llamadas a favorecer el bienestar de toda la humanidad», con especial atención a «los más débiles y pobres» reiteró el Papa Francisco a los participantes en el Congreso mundial de la Federación internacional de Contadores, que recibieron con grandes aplausos sus palabras. Recordando que, como nos enseña la Doctrina Social de la Iglesia, el principio de solidaridad, armonizado con el de subsidiaridad está siempre al servicio del hombre, para «impulsar la justicia, sin la cual no puede haber paz verdadera y duradera».

Con su cordial bienvenida, este viernes, a los miembros de la organización mundial para la profesión de contador, que representa aproximadamente a 2 millones y medio de contadores, de 124 países, el Obispo de Roma expresó su gratitud a los congresistas por haber querido este encuentro con el Papa, recordando «el Evangelio de Cristo, como fuente perenne de inspiración para la renovación personal y social», en especial ante el difícil y dramático momento presente:

«El actual contexto socioeconómico plantea de forma apremiante la cuestión del trabajo. Ustedes, desde su observatorio profesional, se dan cuenta de la dramática realidad de tantas personas que tienen un trabajo precario, o que lo han perdido; de tantas familias que pagan las consecuencias de esta realidad; de tantos jóvenes que buscan su primer empleo y un trabajo digno. Son numerosos los que están obligados a trabajar ‘en negro’ y que carecen de las garantías jurídicas y económicas más elementales, sobre todo inmigrantes».

En este contexto, el Papa Bergoglio reiteró la importancia de la justicia y la legalidad, sin caer en la tentación de defender los intereses particulares, tutelando la dignidad humana ante la fría burocracia, y la responsabilidad de los profesionales cristianos:

«Sabiendo que detrás de cada papel hay una historia, hay rostros. En este compromiso, que, como decíamos, requiere la colaboración de todos, el profesional cristiano encuentra en la oración y en la Palabra de Dios la fortaleza ante todo para cumplir su propio deber, con competencia y sabiduría. Y luego, para ir más allá, que quiere decir salir al encuentro de la persona en dificultad; ejercitar esa creatividad que te permite encontrar soluciones en situaciones estancadas; hacer valer las razones de la dignidad humana, ante la rigidez de la burocracia».

Tras señalar que «la economía y la finanza son dimensiones de la actividad humana y pueden ser ocasión de encuentro, de diálogo, de cooperación, de derechos reconocidos y de servicios brindados, de dignidad afirmada en el trabajo», el Santo Padre reiteró que para ello «es necesario poner siempre en el centro al hombre con su dignidad», y nunca el dinero:

«Cuando el dinero se vuelve el fin y la razón de toda actividad e iniciativa, entonces prevalecen la óptica utilitarista y las lógicas salvajes del provecho, que no respeta a las personas, con la consiguiente caída de los valores de la solidaridad y del respeto de la persona humana. Los que trabajan en los diversos ámbitos de la economía y de la finanza están llamados a cumplir opciones que favorezcan el bienestar social y económico de toda la humanidad, ofreciendo a todos la oportunidad de realizar su propio desarrollo».

A los contadores que ofrecen sus conocimientos económicos y financieros no sólo a empresas, sino también a las familias y a los individuos, el Papa los alentó a impulsar la justicia, la atención a los más necesitados y la ética de la economía:

«Los animo a obrar siempre responsablemente, favoreciendo relaciones de lealtad, de justicia y de fraternidad, afrontando con valentía, sobre todo los problemas de los más débiles y de los más pobres. No basta dar respuestas concretas a las demandas económicas y materiales. Hay que suscitar y cultivar una ética de la economía, de la finanza y del trabajo. Hay que mantener vivo el valor de la solidaridad - esta palabra que corre el riego de ser borrada del diccionario - como actitud moral, expresión de la atención hacia el otro en todas sus legítimas exigencias».

El Papa Francisco reiteró una vez más el magisterio de la Doctrina Social de la Iglesia y la importancia de la globalización de la solidaridad, pensando también en nuestra responsabilidad para con las generaciones venideras:

«Si queremos entregar mejorado, a las generaciones futuras, el patrimonio ambiental, económico, cultural y social que hemos heredado, estamos llamados a asumirnos la responsabilidad de trabajar para impulsar una globalización de la solidaridad. La solidaridad es una exigencia que mana de la misma de red de interconexiones que se desarrollan con la globalización. Y la Doctrina Social de la Iglesia nos enseña que el principio de solidaridad se realiza en armonía con el de la subsidiaridad. Gracias al efecto de estos dos principios los procesos van al servicio del hombre y crece la justicia, sin la cual no puede haber paz verdadera y duradera». (CdM – RV)(from Vatican Radio)




Programa del viaje apostólico del Papa a Sri Lanka y Filipinas


Ciudad del Vaticano, 14 noviembre 2014 (VIS).-La Oficina de Prensa de la Santa Sede publicó el programa del viaje apostólico que el Papa Francisco efectuará a Sri Lanka y Filipinas del 12 al 19 de enero de 2015.

El Santo Padre saldrá del aeropuerto romano de Fiumicino el lunes, 12 de enero, a las 19,00 y llegará a Colombo, la capital de Sri Lanka el martes 13 a las 9 de la mañana. Después de la ceremonia de bienvenida se encontrará con los obispos de ese país en el arzobispado y después efectuará una visita de cortesía al Presidente de la República. La jornada concluirá con un encuentro interreligioso en el Bandaranaike Memorial.

El miércoles, 14 de enero, durante una misa celebrada a las 8,30 en el Galle Face Green canonizará al beato Joseph Vaz para trasladarse posteriormente al santuario de Nuestra Señora del Rosario en Madhu. Desde allí regresará en helicóptero a Colombo.

La jornada del jueves comenzará con una visita a la capilla de Nuestra Señora de Lanka en Bolawalana, finalizada la cual el Papa se despedirá de Sri Lanka y emprenderá, a las 9 de la mañana el vuelo para Manila, capital de Filipinas, donde será acogido oficialmente a las 17,45.

El viernes, 16 de enero, Francisco se encontrará, en visita de cortesía, con el Presidente de Filipinas en el Palacio Presidencial donde posteriormente pronunciará un discurso ante las autoridades y el cuerpo diplomático. A las 11,15 en la catedral de la Inmaculada Concepción, celebrará misa con los obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas. El último acto del jueves será el encuentro con las familias en la Arena Mall of Asia.

El sábado, 17 de enero, el Pontífice se desplazará en avión a Tacloban donde celebrará una misa en el aeropuerto y almorzará con los supervivientes del tifón Yolanda. Por la tarde bendecirá el Centro para los Pobres Papa Francisco y se encontrará con los sacerdotes, religiosos, religiosas, seminaristas y familias de los supervivientes del tifón en la catedral de Palo. Después regresará a Manila.

El domingo, 18 de enero, se encontrará con los líderes religiosos de Filipinas en la Universidad Santo Tomás de Manila y más tarde con los jóvenes en el campo deportivo de ese ateneo. La jornada acabará con luna misa celebrada en el parque Rizal.

El lunes, 19 de enero, el Papa concluirá su viaje dejando Manila a las 10 de la mañana para regresar a Roma, donde su llegada está prevista alrededor de las 17,40.

Catholic.net :: Aprende a orar

MIRAME MADRE CELESTIAL

María Madre de Gracia

María Madre de Gracia y de la Misericordia, te pedimos que presurosa intersedas ante Nuestro Señor Jesucristo, para que convierta nuestros corazones, procurando ser más fieles cada día a Dios Padre.
Dignate... Madre Nuestra, a asistirno a cada momento, para ser más parecidos a Nuestro Señor Jesucristo, y así, lograr la santificación, para que al llegar a la muerte, podamos correr presurosos a los brazos de Nuestro Padre Celestial.
Señora de los cielos, no nos quites tus ojos maternales, no vuelvas tu rostro a estos... tus débiles hijos, que no dudan en ofender a Nuestro Señor Jesucristo.
Intercede Madre de los Cristianos, para que el Rey de Reyes y Señor de Señores, envie al Espíritu Santo... Divino Paráclito, y encienda nuestros Corazones con su Fuego, para que se consuman de Amor por tu Hijo, quien no dudó en dar su vida por nosotros.
Enciende Señor nuestros Corazones que se han congelado y endurecido por el pecado. ¡Quema Señor!... ¡Quema mi corazón para que se purifique!, para que se consuma mi vida de Amor por vos, como una braza se consume por el fuego. Que mi alma arda por tu fuego Santo y sea limpiada, para que quede blanca como la nieve.
Madre Mía... a tí acudo con este deseo ferviente, a tí clamo presuroso por una conversión profunda, por una unión más sólida con la Santa Iglesia, que es la unión con el Tres Veces Santo... con el León de Judá.
Mamá... Mamá del Cielo... acompañanos en este caminar para que seas tú nuestra dulce Guía.
////////////////////////////////////////AMÉN.